Tiroides en el embarazo: hipotiroidismo e hipertiroidismo

Tiroides: todo lo que hay que saber durante el embarazo

¿Los trastornos de la tiroides repercuten en el embarazo? A continuación hablamos sobre el hipertiroidismo y el hipotiroidismo.

¿Qué es la tiroides?

La tiroides es una pequeña glándula que pesa unos 20 gramos, situada en la base del cuello. Tiene forma de mariposa con una parte central fina (el istmo), rodeada por un lóbulo derecho y otro izquierdo.

¿Para qué sirve la tiroides?

La tiroides es como el director de orquesta de nuestro cuerpo. Como cualquier glándula, segrega hormonas, comúnmente llamadas T3 y T4. Estos actúan sobre la regulación del metabolismo, es decir, sobre la utilización de la energía por el organismo. Nuestra temperatura corporal, el ritmo cardíaco, pero también los sistemas digestivo y nervioso están bajo la influencia de la tiroides. También influye en la calidad de nuestra piel y cabello. Nuestro estado de ánimo, nuestra líbido o la regularidad de nuestro ciclo menstrual están bajo su influencia. Es gracias al yodo de los alimentos que se fabrican las hormonas tiroideas. Las hormonas tiroideas se segregan en función de nuestras necesidades gracias a la acción reguladora de una hormona de la hipófisis, llamada TSH. La hipófisis es una pequeña glándula situada cerca del cerebro.

¿Qué papel desempeña la tiroides durante el embarazo?

El embarazo es una época de cambios en la función tiroidea. Para las necesidades del feto, especialmente para el crecimiento y el desarrollo del cerebro, la tiroides de la futura madre debe adaptarse y producir más hormonas.

Para producir esta gran cantidad de hormonas, la tiroides necesita más yodo. La falta de yodo es frecuente durante este periodo porque una fracción pasa al feto a través de la placenta, y la otra parte es eliminada por los riñones en mayor medida que fuera del embarazo. En algunas madres, esta deficiencia provoca un aumento significativo de la glándula tiroidea, conocido como bocio. La mayoría de las veces, este fenómeno es reversible. Las hormonas del embarazo también juegan un papel estimulante sobre la glándula tiroides.

Prepara la llegada de tu bebé ⬇⬇⬇lista de nacimiento bebe

¿El feto también tiene tiroides?

Durante el primer trimestre del embarazo, la tiroides fetal aún no es capaz de producir sus propias hormonas, por lo que la tiroides materna se encarga de esta función. Participa principalmente en la maduración del sistema nervioso. No es hasta el cuarto mes de vida intrauterina cuando el bebé comienza a producir parcialmente sus propias hormonas tiroideas.

Hipertiroidismo durante el embarazo

A veces, la glándula tiroidea se dispara (hipertiroidismo). Esta enfermedad afecta a un 2% de las mujeres embarazadas. La mayoría de las veces, esta condición es transitoria y desaparece entre el tercer y el quinto mes. Ciertos signos pueden alertar a la futura madre: puede vomitar mucho, perder peso, sentirse cansada y tener un latido más rápido de lo habitual. Este trastorno, si persiste, puede provocar un retraso en el crecimiento del bebé o una prematuridad y aumentar el riesgo de toxemia del embarazo en la madre.

Hipotiroidismo durante el embarazo

En otros casos (0,2%), ocurre lo contrario: la glándula tiroidea funciona más lentamente (hipotiroidismo). La futura madre puede tener la piel seca, ganar demasiado peso o tener un ritmo cardíaco más lento de lo habitual. Esto puede ser grave para el bebé, que puede presentar anomalías en el desarrollo psicomotor e intelectual. Afortunadamente, este problema se detecta sistemáticamente después del nacimiento mediante la prueba de Guthrie.

Problemas de tiroides durante el embarazo

¿Se pueden tratar y prevenir los trastornos tiroideos?

Cuando una madre muestra signos de disfunción tiroidea, se prescribe un chequeo y se plantea un tratamiento. Las futuras madres pueden prevenir la carencia de yodo consumiendo determinados alimentos, principalmente algas, pescado, marisco y productos lácteos. Algunos alimentos tienden a destruir el yodo: la col (en todas sus formas), los rábanos, la mostaza y la mandioca. Las mujeres embarazadas también deben dejar de fumar, ya que, además de sus conocidos efectos nocivos, tiende a aumentar el tamaño de la tiroides. En algunas lugares con escasez de yodo, se puede prescribir a la futura madre un suplemento de yodo.

🔆 También te puede interesar leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!