Ansiedad por no quedar embarazada

Cómo mantener la cordura mientras intentas quedarte embarazada

Intentar concebir puede ser estresante. Sobre todo en la era de Internet, en la que parece que todas tus amigas en edad fértil publican fotos de su embarazo o de su bebé en las redes sociales.

Para empeorar las cosas, la gente te dirá que lo mejor que puedes hacer para aumentar tus probabilidades de concebir es relajarte. Esto te lleva a tener lo que se llama ansiedad metacognitiva, o ansiedad por tu ansiedad. Te estresas cuando notas que te sientes ansiosa porque te preocupa que esté perjudicando tus posibilidades de concebir.

No es fácil, pero aquí tienes algunos consejos básicos para mantener la cordura durante el proceso de intentar concebir.

Cuando estás agonizando durante dos semanas de espera, mirando esa señal negativa una vez más, y repitiendo el proceso mes tras mes, hacer un bebé puede empezar a pasar factura a tu estado emocional. Y si alguna vez has compartido con otras personas que estás intentando concebir, probablemente habrás escuchado el consejo: "Relájate y sucederá". Pero, "en realidad, ése es uno de los peores consejos" "Es espectacularmente inútil". Entonces, ¿Cómo puedes "relajarte"? Prueba algunas de estas ideas de los expertos.

Acepta que tienes ansiedad

Cuando tratas de alejar la ansiedad de forma agresiva, ésta tiende a devolverla con más fuerza. Por eso, aceptar que te sientes angustiada puede hacer que te sientas menos ansiosa.

Desde una perspectiva evolutiva, el propósito útil de la ansiedad es ponernos al acecho del peligro. Es un sistema de hipervigilancia. Si pudiéramos apagar fácilmente la ansiedad o distraernos con pensamientos positivos, la ansiedad no sería tan útil.

Tu ansiedad te está recordando que estás haciendo algo que es importante para ti.

Lleva un diario brutalmente honesto

Puede sonar un poco patético -¿estás teniendo recuerdos de tu fase de diario en la escuela secundaria? Pero no te limites a repetir tu día: se trata de sacar todos los pensamientos complejos y negativos de tu pecho y ponerlos sobre el papel (o la pantalla). ¿Te preocupa en secreto ser infértil? ¿Qué tu pareja lo sea? ¿Qué tu hermana pequeña pueda ser madre antes que tú? Escríbelo todo. Escribir en un diario te ayuda a desahogarte, evitando que "rumies" -que los pensamientos negativos se repitan una y otra vez en tu mente-, lo que se ha demostrado que contribuye a la depresión y la ansiedad.

Acude a un amigo

Haz esto después de haber desatado tus sentimientos en tu diario. Hablar con un amigo puede ayudarte a desestresarte, siempre y cuando no sea un amigo que sólo fomente más esa "rumiación". Escoge a alguien de tu círculo que te escuche bien, pero que no te deje deprimirte ni hundirte.

Utiliza las herramientas adecuadas para la concepción

El tiempo es la clave cuando se trata de concebir. A menos que seas una de esas personas que tienen relaciones todos los días, tendrás que hacer un seguimiento de tu ciclo menstrual y de tu fertilidad si quieres aumentar realmente tus probabilidades de quedarte embarazada. (Y a fin de cuentas, cuanto más tiempo pase, más estresante será, ¿verdad?)

"Eso es muy falso. Los beneficios superan con creces el estrés que puede causar". Hay muchas herramientas, como los kits de predicción de la ovulación o los termómetros de temperatura corporal basal, que pueden ayudarte, así que utiliza las que te resulten más cómodas. Así podrás estar más tranquila sabiendo que estás haciendo todo lo posible para quedarte embarazada.

♦ Puedes elegir y comprar tu test de ovulación aquí ⇓⇓

♦ Puedes elegir y comprar tu termómetro basal fertilidad aquí ⇓⇓

Salir al aire libre

Pasar tiempo al aire libre se ha relacionado con menores índices de depresión y ansiedad, así que planifica algunas actividades divertidas para que tú y tu pareja las hagáis juntos: Hagan un picnic, jueguen un partido de tenis en pareja, vayan a la piscina o, si hace frío, vayan a esquiar. No sólo pasarán tiempo al aire libre (que es una buena forma de obtener más vitamina D), sino que también es una forma estupenda de establecer un vínculo con el otro sin centrarse en sus problemas de fertilidad.

Encuentra un mantra

¿Eres espiritual? La repetición de una frase con significado espiritual ayuda a las personas a afrontar diversos problemas, como la ansiedad y el insomnio. Crea un mantra personal basado en tus propias creencias; elige uno que te haga sentir tranquila y repítelo a lo largo del día.

Utiliza un lenguaje positivo

Aunque estés empezando a desanimarte, evita utilizar un lenguaje y un pensamiento negativos. Básicamente, sé positiva cuando hables de concebir y contigo misma. En lugar de decir o pensar: "Soy un fracaso porque no puedo quedarme embarazada", di algo como: "Estoy haciendo todo lo que puedo para intentar quedarme embarazada". Y en el fondo sabes que es verdad.

Haz ejercicio, pero no te vuelvas loca

Hacer ejercicio es uno de los alivios del estrés más conocidos, así que salga a hacer ejercicio.

Pero recuerda: no debes excederte. El ejercicio extremadamente vigoroso podría interferir con la ovulación. Así que escucha a tu cuerpo y reconoce cuándo te está diciendo que te tomes las cosas con más calma.

Tómate un descanso, si lo necesitas

Si el intento de concebir se está apoderando de tu vida, no pasa nada si te tomas un par de meses para reagruparte. Acuerda con tu pareja que te vas a tomar un "descanso" en tu intento de concebir y dedica tu energía a otra cosa que te guste: Apúntate a alguna actividad que te guste, planea un viaje por carretera o haz algún trabajo de voluntariado. Despejar la mente del proceso de concebir puede ser realmente beneficioso para algunas parejas.

Pero si la idea de perder unos meses te estresa aún más, sigue adelante. Todo depende de lo que te haga sentir mejor. Y ten en cuenta que los expertos recomiendan acudir a un especialista en fertilidad si llevas un año -seis meses si tienes más de 35 años- intentándolo sin éxito.

Tener relaciones por diversión

¿Recuerdas a esa persona de ahí, con la que estás intentando tener un bebé? Necesitáis pasar un rato en pareja que no implique hablar del moco cervical o de la movilidad de los espermatozoides.

Planifica algunas citas para pasar tiempo juntos y divertiros; considera la posibilidad de ir a ver una comedia romántica o un espectáculo. El mero hecho de anticipar una carcajada disminuye los niveles de las hormonas del estrés.

Ah, ¡y tengan intimidad! No estamos hablando de relaciones cuando te sale una carita sonriente en tu test de ovulación o cuando el flujo para clara de huevo. Aunque la intimidad reduce el estrés, es más probable que lo haga cuando no existe la presión de intentar concebir. Así que no importa en qué punto de tu ciclo te encuentres, simplemente hazlo y disfrútalo por lo que es.

Considera la posibilidad de limitar la lectura de sitios de Internet y foros sobre el embarazo

Con cualquier forma de ansiedad, las personas tienden a adoptar comportamientos compulsivos de comprobación y búsqueda de seguridad.

Buscar mucha información sobre el embarazo en Internet puede convertirse en un tipo de comportamiento compulsivo. A veces, encontrarás información útil. Otras veces, te hará estar más preocupada o confundida. Si la lectura de información en Internet te parece un poco compulsiva, probablemente te esté provocando más ansiedad en general.

Intenta encontrar el punto óptimo para ti. Si parece que leer sobre el intento de concebir o el embarazo te hace sentir más ansiosa, tómate un descanso. Si no es un problema para ti, no es necesario que dejes de hacerlo.

Está bien querer una segunda opinión de un Endocrinólogo Reproductivo

Hay mucha ayuda disponible para quienes están intentando concebir. Dado que, para muchas personas, concebir es sobre todo una cuestión de tiempo y de calendario, normalmente no se les ofrecen todas las pruebas y la asistencia disponibles, al menos al principio.

Si quieres hacerte más pruebas o recibir más ayuda de la que te ofrece tu obstetra o tu médico de cabecera, acude a un especialista en reproducción asistida. Si tienes más de 30 años y no te han ofrecido pruebas de sangre como especificas, puedes preguntar por estas pruebas.

Pedir una quinta o sexta opinión es probablemente un signo de un trastorno de ansiedad saludable, pero pedir una segunda opinión no lo es.

Abandona la vergüenza

La gente puede sentirse avergonzada por tardar en concebir o por necesitar ayuda. Sé amable contigo misma: cualquier vergüenza que sientas no está justificada.

Hay muchas más personas que tardan en concebir o necesitan ayuda que las que hablan de ello. No quedarse embarazada de inmediato o necesitar ayuda para la fertilidad no te hace menos mujer.

Conoce la psicología que hay detrás del goteo de los síntomas

El goteo de los síntomas se produce cuando, durante las dos semanas que transcurren entre la ovulación y el periodo, estás muy atenta a cualquier signo de que estás o no estás embarazada. Como se ha mencionado anteriormente, la ansiedad está diseñada como un sistema de hipervigilancia. Te pone en alerta. Cuando alguien tiene algún tipo de ansiedad relacionada con la salud, esta hipervigilancia suele extenderse a la vigilancia estrecha de su propio cuerpo. Notarás muchas sensaciones que normalmente no notarías.

Independientemente de lo que notes durante las dos semanas de espera -ya sean signos que te hagan sentir esperanzada de estar embarazada o la falta de síntomas que te hagan sentir desanimada-, mantén esos pensamientos a raya. Cuanto más puedas reconocer que lo que estás notando puede o no tener ningún significado, menos será la montaña rusa emocional de las dos semanas de espera.

En general, reaccionar a la ansiedad volviéndose hiperconsciente es parte de un propósito funcional. Es como se supone que debe funcionar. Por desgracia, este aspecto no es útil en todas las situaciones.

Planifica actividades divertidas para las dos semanas de espera

Algunas formas de distracción pueden ser muy útiles para afrontar la ansiedad. Una de ellas es realizar actividades agradables, especialmente aquellas que implican salir de tu entorno habitual. Intenta planear un viaje de fin de semana o de una noche para ayudar a romper la espera de dos semanas.

Intenta tener algo emocionante y positivo en tu vida, aparte de intentar concebir

Mantén un equilibrio entre no asumir demasiadas cosas y no convertir el intento de concebir en la única emoción de tu vida. Asegúrate de tener al menos otro proyecto en marcha con el que te sientas ilusionada.

No evites hacer lo básico

La mayoría de las personas con ansiedad entran en modo de hipervigilancia. Hay algunas personas que entran en modo de evitación y reaccionan a la ansiedad "improvisando". Esto ocurre porque centrarse en la fuente de su ansiedad hace que ésta se dispare. Por lo tanto, la persona puede evitar hacer el tipo de cosas sencillas que ayudan a las personas a programar correctamente sus intentos de concebir. Por ejemplo, controlar el moco cervical, utilizar las pruebas de ovulación y hacer un seguimiento de los ciclos cada mes. 

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños