manchas de nacimientos y erupciones piel bebé

Las manchas de nacimiento puedes encontrarlas con frecuencia en los recién nacidos. Por lo general, casi todas son inocuas y no requieren tratamiento.

Manchas salmón (picotazos de cigüeña): Son pequeñas, planas y de color rosado claro. Suelen aparecer en el 30/50% de los bebés. Son acumulaciones de vasos sanguíneos cerca de la piel. Cuando el bebé llore o cambie la temperatura, las manchas de la cara y cuello se verán más intensas. Estas manchas suelen ser más notorias al principio y van desapareciendo sobre el primer año. Suelen permanecer las que están en la parte posterior del cuello, pero apenas se notarán cuando crezca el pelo.

Los hemangiomas son tumores benignos formados por vasos sanguíneos recientes. Suelen ser de color rojo brillante y aparecen en cualquier lugar del cuerpo. Los hemangiomas en fresa, suelen aparecer en los dos primeros meses de vida, crecen, mantienen un tamaño y luego empiezan a desaparecer. Predominan más en el cuero cabelludo, cara, tórax y espalda. Por lo general no llevan tratamiento, salvo algunos que aparecen en el rostro. Una vez desaparece la mancha puede dejar alguna alteración pigmentaria o pequeña superficie rugosa donde estaba hemangioma.

Los hemangiomas cavernosos son más profundos que los anteriores. Suelen ser una masa esponjosa con un color rojo azulado formados por un tejido lleno de sangre. Su evolución es impredecible. Algunos desaparecen solos. Otros, dependiendo del tamaño y localización pueden tratarse con medicamentos o láser.

Las manchas en vino de Oporto es un hemangioma plano formado por capilares dilatados. Suele aparecer en la cara y su tamaño varía. Es permanente. Se puede tratar con láser.

Las erupciones suelen aparecer durante la lactancia, no suelen ser graves. Pero también pueden aparecer como síntoma de una enfermedad infecciosa como podría ser la varicela. En caso de erupciones acompañadas de fiebre, ampollas, furúnculos, pus, costras, etc. Consulta con el médico inmediatamente.

Dermatitis del pañal: es una reacción de la piel a la humedad y sustancias irritantes. Suele desaparecer con cambios de pañales más frecuentes y exposición al aire con tanta frecuencia como se pueda. Evita usar toallitas y polvos de talco. En cuanto a cremas o pomadas consulta con el pediatra.

Costra láctea o dermatitis seborreica: se presenta en el cuello cabelludo, con placas secas y descamación. Puede darse en el nacimiento del pelo, los párpados, las cejas, detrás de las orejas y nariz. En caso de costra, evita lavar con frecuencia el pelo del bebé con champús. Una vez a la semana es suficiente. Una vez enjabonado, dale masajes en el cuero cabelludo con un cepillo dental suave. Puedes aplicar aceite una hora antes de aplicar el champú. Consulta con el pediatra si es necesario algún tratamiento. â‡’ más información en: Costra láctea o dermatitis seborreica del lactante

Exantema por la saliva: En la zona de las mejillas y barbilla. Originado por el contacto con alimentos y con el contenido regurgitado del estómago. Limpia bien la piel del bebé después de cada toma y coloca un pañal de tela debajo de su cara mientras duerme para que absorba la saliva y demás.

Miliaria: Pequeños abultamientos de color rosado en la piel que aparecen sobre todo en la parte posterior del cuello y superior de la espalda. Sucede al bloquearse las glándulas sudoríparas. Suele ocurrir con el tiempo húmedo y caluroso, en caso de fiebre, o exceso de ropa.

Eccema del lactante (dermatitis atópica): Exantema áspero, rojo y en placas. La piel suele ser seca y sensible. Aparece en mejillas y frente. Puede prolongarse hasta el cuello y detrás de las orejas. En algunos bebés la erupción puede estar relacionada con la dieta, cambio de leche, tejidos, detergentes, etc. La principal complicación de los eccemas es la infección. Para evitar más daño en la piel o infecciones, mantén las uñas del bebé muy cortas o ponle manoplas de algodón cuando duerma. Evita las temperaturas extremas, la sudoración agrava el problema. Evita las prendas de lana. Hidrata la piel con aceite de baño. Consulta tratamiento con el pediatra.

Acné miliar: Pequeños bultitos o quistes de color blanco que aparecen en la cara del bebé, en unas semanas los poros se abren y desaparecen.

Acné del lactante: La causa está relacionada con las hormonas materna que atraviesan la placenta antes del parto. Es temporal y suele desaparecer en unas semanas o meses.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!