collares de lactancia

Collar mordedor de lactancia - Tipos y beneficios para el bebé

Los collares de lactancia están hechos de bolas de colores y formas diferentes y sirven para que el bebé juegue con ellos mientras se alimenta o mientras lo lleves en brazos (porteo) y ayuda a evitar que te tire del pelo o te pellizque.

Tipos de collares de lactancia

Los más habituales son: Los de madera cubiertos con algodón tejido a ganchillo, y los de silicona alimentaria, ideales para cuando empiezan a salir los dientes.

Se venden en tiendas especializadas en artículos para bebés, también pueden comprarse de forma online. Por supuesto tienen que cumplir las normas de salud y utilizar materiales adecuados y no tóxicos.

¿Qué beneficios le aporta al bebé un collar de lactancia?

  • Le ayuda a desarrollar la motricidad fina.
  • Le entretiene.
  • Le relaja.
  • Le sirve de mordedor para aliviar las molestias ocasionadas por la salida de los dientes.

**A tener en cuenta:

Recuerda que el collar no es un juguete, no debes dejar al bebé solo con él. Debes usarlo cuando lo tengas en brazos.

Los collares se pueden lavar con agua y jabón o en el lavavajillas. También puedes ponerlo en la nevera para que esté frío y le calme el dolor cuando lo muerda.

Hay muchos modelos con diferentes colores, diseños y precios. Aquí te dejamos una muestra:

        

Por otro lado existen los collares de ámbar, nada recomendados, te contamos por qué.

¿Qué es un collar de ámbar?

Un collar de ámbar se compone de cuentas de ámbar montadas en una cadena o un cordón, que se coloca alrededor del cuello del niño para aliviar el dolor de la dentición. El ámbar es una resina de conífera fosilizada, a la que se le atribuyen muchas virtudes, entre ellas la de aliviar el dolor dental.

Collar de ámbar: ¿para qué sirve?

En realidad, no hay ningún estudio que demuestre que el ámbar tenga un efecto beneficioso para los dolores dentales, es una costumbre que los pediatras no recomiendan.

El collar de ámbar, ¿es peligroso para los bebés?

Si la profesión médica no recomienda el collar de ámbar para niños pequeños, no es sólo porque su eficacia no esté probada. El collar de ámbar también puede representar un peligro para los bebés. Un bebé aún no controla sus movimientos, y se llevará regularmente la mano a la boca, sobre todo cuando le duelan las encías. El riesgo es entonces que pase la mano entre el collar y el pecho, y puede ahogarse o estrangularse.

Hay otro peligro, que es el incumplimiento de las normas de fabricación. Si el collar no está hecho según las normas, puede desprenderse o romperse al ser manipulado por la mano del niño. El bebé puede entonces tragar una o más cuentas. Por lo tanto, existe un riesgo de asfixia.

El tercer peligro se refiere a los materiales utilizados. No siempre conocemos la composición de estos collares, que a menudo proceden de China o Europa del Este. Si no se trata de ámbar, existe un riesgo tóxico en contacto con la piel del bebé o si se traga una perla.

También te puede interesar leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!