¿Por qué son importantes las tradiciones familiares para los niños?

Tradiciones familiares ¿Por qué son tan importantes para los niños?

¿Cuáles son los rituales en la vida de un niño?

A lo largo del año, varias fiestas y rituales jalonan la vida familiar. Están las grandes fiestas que se celebran todos los años en la misma época, como Navidad, Año Nuevo y Halloween. También hay fiestas que celebran momentos importantes de nuestra vida, como los cumpleaños. Y luego están los rituales propios de cada familia, como hacer tortitas los domingos o hacer un picnic con los primos cada verano.

Los beneficios de los rituales para los niños

Tanto si se inventan sus propios rituales como si se celebran los acontecimientos y las fiestas que son importantes para ustedes, los beneficios para los niños son muchos. Rituales y celebraciones:

  • Dan a tu hijo una sensación de seguridad y le ayudan a construir su identidad.
  • Refuerza los lazos familiares, proporciona a tu hijo buenos recuerdos e influye positivamente en los rituales que llevará a cabo en el futuro.
  • Contribuyen al desarrollo social, emocional e intelectual del niño, ya que las tradiciones le proporcionan seguridad y confianza como individuo y miembro de una familia.
  • Son tranquilizadoras porque se repiten a lo largo del tiempo y tu hijo las reconoce bien, por lo que las espera con impaciencia. Además, las fiestas que se repiten cada año les ayudan a situarse en el tiempo.
  • Crean un sentimiento de pertenencia a un grupo, ya que se celebran al mismo tiempo por un gran número de personas (por ejemplo, Navidad y Halloween).
  • Refuerzan el sentido de pertenencia de tu hijo a tu familia cuando son rituales que tú mismo has establecido. Por ejemplo, ver una película en pijama todos los viernes por la noche o ir a cenar a casa de los abuelos todos los sábados puede enriquecer el vínculo y la cercanía entre los miembros de la familia.

Ideas para reinventar los rituales navideños

No es necesario reproducir exactamente las Navidades de tu infancia para pasar unas buenas fiestas. En lugar de ello, empieza por los valores que aprecias (por ejemplo, el amor, el compartir, la familia) y haz actividades juntos que representen estos valores de forma divertida.

Aquí tienes algunas ideas de actividades sencillas que pueden convertirse en rituales que se repitan cada año en tu familia en Navidad.

  • Despierta a los niños un poco antes de la medianoche del 24 de diciembre para dar un paseo por el barrio en familia y admirar las decoraciones y las luces. Pueden terminar su paseo con un chocolate caliente en la nieve.
  • Organiza una búsqueda del tesoro para encontrar los regalos.
  • Haz un corto en familia con una tableta o un teléfono móvil. Se puede hacer de un pequeño escenario inventado en el que cada uno juega un papel. También puede adoptar la forma de un breve reportaje en el que cada uno hable de un bonito recuerdo navideño. Y los abuelos pueden contar cómo celebraban la Navidad en el pasado.
  • Vean juntos una película navideña la noche del 24 de diciembre y luego duerman juntos en el salón junto al árbol.
  • El 24 de diciembre, hornea galletas (o una receta pequeña y fácil) con tu hijo. Coloca las galletas en bolsitas y pide a tu hijo que las decore. Cuando llegue la noche, podrá regalar las bolsas a los abuelos, tíos, primos, etc.

El enfoque de confort, juego y enseñanza para convertir la vida cotidiana en rituales

Aquí tienes algunas ideas para convertir el precioso tiempo que pasas reconfortando, jugando y enseñando en rituales familiares.

  1. Cuando compartes con tu hijo canciones infantiles, rimas y nanas, tu hijo aprende palabras y melodías a través de momentos de interacción y ternura que querrá repetir una y otra vez.
  2. Cuando conviertes ciertas comidas en ocasiones especiales, como un almuerzo dominical, un picnic o una barbacoa familiar anual, tu hijo espera estos momentos especiales recurrentes que le dan la oportunidad de compartir historias y una buena comida con los miembros de la familia.
  3. Cuando pides a los familiares de distintas generaciones o que viven en otro país que compartan fotos, historias y recuerdos con tu hijo (las fotos digitales, los correos electrónicos y las historias grabadas pueden ser un gran regalo), tu hijo aprende sobre sus raíces o sobre otras culturas al conocer a sus parientes, dónde viven y qué les hace únicos.
  4. Cuando hablas con tu hijo de tus creencias y valores para ayudarle a entender los rituales que son importantes para ti, tu hijo descubre lo que es importante para su familia escuchando, haciendo preguntas y, a su vez, diciendo lo que estos rituales significan para él.

En resumen

  • Las fiestas y los rituales refuerzan el sentido de pertenencia del niño hijo a un grupo.
  • Los rituales tranquilizan al niño porque sabe lo que le espera.
  • Es posible crear actividades sencillas que se conviertan en rituales familiares.
  • Los rituales familiares que son divertidos enriquecen los vínculos entre los miembros de la familia.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!