Cómo organizar una fiesta de Halloween para niños

Ya sea que esté planeando una gran fiesta de Halloween o una pequeña reunión de amigos, un poco de planificación previa puede ayudar a garantizar que todos se diviertan. Sigue algunas pautas básicas de seguridad mientras animas a los adolescentes a relajarse y divertirse, y seguro que tendrás una fiesta que tu hijo no olvidará.

Haz que tu hijo se involucre

Asegúrate de que tu hijo adolescente participe en la planificación de la fiesta. Después de todo, es importante organizar una fiesta que entusiasme a los jóvenes si quieres que se lo pasen bien. Antes de empezar a planificar la fiesta, reparte las tareas.

Considera la posibilidad de organizar la fiesta junto con otros padres. Así tendrás la garantía de contar con al menos una persona más que te ayude con el presupuesto, así como con otro adulto que supervise la fiesta.

Decidan qué tareas están dispuestas a hacer los niños y cuáles van a realizar ustedes mismos.

Deja claro las reglas que tendrás para el adolescente y los invitados a la fiesta. Asegúrate de que tu hijo está de acuerdo contigo antes de seguir adelante con tus planes.

De 4 a 6 semanas antes

Es posible organizar una gran fiesta en el último minuto si esa es tu única opción. Dile a tu hijo que llame a algunos amigos, que vengan disfrazados y pide pizza. Pero lo ideal es empezar a planificar con un mes o más de antelación.

Tomarse tiempo para planificar con antelación puede hacer que la fiesta sea mejor. No sólo te aseguras de que puedan asistir más adolescentes, sino que también tendrás tiempo para decorar y planificar algunas actividades divertidas.

Aquí tienes algunas cosas que debes decidir con un mes o mes y medio de antelación.

Toma las decisiones básicas

Cuando empieces a planificar la fiesta, siéntate con tu hijo y hazle unas cuantas preguntas básicas. Acordar las respuestas a estas preguntas con antelación facilitará mucho la planificación. Aquí tienes algunas cosas que debes tener en cuenta.

¿Podemos hacerla en casa o necesitamos un espacio más grande? (Si necesitas un lugar más grande, busca un lugar que se ajuste a tu presupuesto y asegúralo ahora).

  • ¿Cómo se imagina tu hijo la fiesta?
  • ¿A cuántos invitados quiere convocar?
  • ¿Cuáles van a ser las normas?
  • ¿Qué día y hora será la fiesta?

Si decides organizar la fiesta en tu casa, es posible que quieras utilizar sólo una pequeña parte de la casa, preferiblemente con acceso directo al baño. Planea bloquear el resto de la casa con telas de araña, sábanas negras u otras decoraciones, que ayudarán a dejar claro que los asistentes a la fiesta deben permanecer en la zona de la fiesta.

Establece un presupuesto

Piensa en cuánto quieres invertir en la fiesta. Luego, considera cuánto gastar en la decoración, la comida y las actividades. Recuerda que la comida también puede servir de decoración. Por ejemplo, el ponche de Halloween con una mano flotante congelada es una estupenda decoración para la mesa de Halloween. Por otro lado, las decoraciones que brillan en la oscuridad también pueden dar juego en la fiesta.

Elige un tema de Halloween

¿Tu fiesta va a ser espeluznante, basada en superhéroes o ambientada en una época concreta como los años 70? Aunque un tema no siempre es necesario, puede ayudar a los adolescentes a saber qué ponerse y a establecer el tono de la fiesta. Sea cual sea el tema que elija tu hijo para la fiesta de Halloween, debe ser divertido para todos. Así que asegúrate de tenerlo en cuenta si te decides por un tema.

Convoca a los invitados

Después de fijar la fecha y la hora de la fiesta, tu hijo tendrá que ayudar a preparar las invitaciones. Aunque las invitaciones formales enviadas por correo solían ser la forma predeterminada de invitar a los demás, muchos adolescentes prefieren enviar sus invitaciones a través de mensajes de texto en grupo o a través de las redes sociales. También puedes considerar la posibilidad de ayudar a tu hijo a enviar una invitación por correo electrónico.

Si tu hijo decide invitar a la gente de manera más informal, prepárate para que aparezcan invitados adicionales. Un amigo de un amigo puede enterarse de la fiesta y querer asistir.

Para evitarlo, dile a tu hijo que no publique una invitación general en Instagram o Twitter. Querrás tener una idea de cuántos niños se presentarán con antelación. Demasiados niños pueden ser una receta para el desastre cuando hay muchos coches en la calle o el nivel de ruido es demasiado alto. Debes asegurarte de que eres respetuosa con tus vecinos y de que no viene un montón de gente al azar.

También es posible que los padres quieran ponerse en contacto contigo para asegurarse de que vas a estar en casa o para confirmar que no se va a servir alcohol. Asegúrate de hacer todo lo posible para comunicar por adelantado toda la información posible sobre la fiesta.

De 2 a 4 semanas antes

Una vez que hayas planeado el panorama general, puedes empezar a organizar los detalles más pequeños de la fiesta. Ten en cuenta que no es necesario gastar mucho tiempo y dinero en disfraces, comida y decoraciones para tener una gran fiesta.

Elige un disfraz de Halloween

Ayuda a tu hijo adolescente a decidir de qué disfrazarse. Asegúrate de que esté en consonancia con el tema de la fiesta, si es que la hay. También puedes decidir que tú y otros acompañantes se disfracen también. Sólo asegúrate de tener algo que te distinga de los demás invitados.

Planifica el menú

¿Planeas hacer tus propias recetas de Halloween, o vas a comprar la mayoría de las golosinas? Escoge alimentos que puedas preparar el día anterior a la fiesta para que puedas liberar tiempo para la decoración y los disfraces. A no ser que los niños vayan a comer sentados, opta por alimentos que puedan comerse de pie. Eso animará a los adolescentes a mezclarse y pasear durante la fiesta.

Decide las actividades

Aunque no quieras que la fiesta sea completamente estructurada, unas cuantas actividades pueden ayudar mucho a mantener a los niños entretenidos. Piensa en actividades que puedan realizarse en cualquier momento, como una pizarra de firmas con rotuladores de colores en la que los adolescentes puedan hacer garabatos. Aquí tienes otras actividades que puedes considerar.

  • Un concurso relacionado con la comida. Organiza un concurso de comer tartas, de buscar manzanas o de buscar gusanos (gusanos de goma en un plato lleno de nata montada). Utiliza un mantel de plástico negro para mantener la casa limpia.
  • Un divertido concurso de manzanas. Hay muchas cosas diferentes que puedes hacer con las manzanas. Por ejemplo, cuelga manzanas del techo a diferentes alturas. Comprueba lo rápido que los niños pueden comer la manzana con las manos en la espalda. O haz que los adolescentes compitan entre sí empujando las manzanas por el suelo con la nariz. Incluso puedes organizar un juego de "Un minuto para ganar" en el que los niños tengan que ver cuántas manzanas pueden apilar en una pirámide en un minuto.
  • Organiza un concurso de disfraces. Utiliza categorías como el disfraz más original, el disfraz más espeluznante, el disfraz más divertido y el mejor disfraz de grupo. Ofrece pequeños premios como caramelos, medallas o una mini calabaza con la etiqueta de que han ganado.
  • Ideas de juegos para fiestas de Halloween para niños

Prepara la decoración

Es posible que puedas utilizar algunas cosas que ya tienes en casa para decorar. Por ejemplo, las luces navideñas o las velas encendidas pueden añadir un toque de misterio a la sala de fiestas. Eso sí, asegúrate de que las velas estén lo suficientemente apartadas para que no prendan fuego a los disfraces o se caigan durante los juegos.

La música también puede ayudar a ambientar la fiesta. Busca listas de reproducción de Halloween que puedas poner durante la fiesta. La música espeluznante en el vestíbulo cuando los niños entran también puede crear ambiente. Mientras tanto, busca decoraciones baratas. Las telas de araña, las calabazas y los manteles blancos convertidos en fantasmas pueden ayudar mucho a crear un ambiente espeluznante para la fiesta.

Compra de suministros

Haz una lista de las cosas que necesitas en varias tiendas (tienda de artículos para fiestas, tienda de comestibles, tienda de segunda mano, tienda online, etc.) y anótalo todo. Revisa tus recetas para ver qué ingredientes necesitas y luego vuelve a comprobar tu despensa y tu nevera para ver si tienes algo a mano.

No des por sentado que tienes leche, huevos o mantequilla sin comprobarlo antes. Es fácil olvidarse de las cosas sencillas y puede ser una molestia volver a la tienda a por un ingrediente de la receta muy necesario, como la mantequilla, cuando estás intentando preparar la fiesta y tienes poco tiempo.

El día de la fiesta de Halloween

Cuando llegue el día de la fiesta, tómate un tiempo para relajarte y disfrutar del evento. No tiene sentido estresarse por algo que se te ha olvidado hacer. Los invitados de tu hijo nunca sabrán que tenías la intención de tallar calabazas en el porche pero te olvidaste. En lugar de eso, céntrate en divertirte y en ayudar a tu hijo a saludar a sus invitados cuando lleguen.

Como acompañante, debes estar cerca y al tanto de lo que ocurre en la fiesta, pero trata de no ser invasivo. En su lugar, concéntrate en mantener la mesa de comida abastecida, las bebidas heladas y los suministros para las actividades fácilmente disponibles. Si hay algún problema, trata de resolverlo discretamente, sin gritar ni montar una escena.

Cuando termine la fiesta, asegúrate de que tu hijo y algunos amigos se queden para ayudar a limpiar. Al fin y al cabo, se trata de la fiesta de tu hijo y no debe esperar que lo hagas todo tú. Este tiempo juntos también te dará la oportunidad de medir cómo cree tu hijo que ha ido la fiesta mientras habla con sus amigos durante la limpieza.

Recursos para Halloween

Comparte este artículo!