Crisis de lactancia o Brotes de Crecimiento ¿Cuándo ocurren y que hacer?

Crisis de lactancia o Brotes de Crecimiento ¿Cuándo ocurren y que hacer?

Hay periodos de la vida de un niño en los que se pone de muy mal humor y tiende a llorar a menudo. También tiende a aferrarse mucho más a su madre y se niega a soltarla. Son las llamadas Crisis o brotes de crecimiento. ¿Pero qué ocurre durante estos periodos?

Son cambios significativos en el desarrollo de la mente de tu hijo. En estos 10 periodos, su mente se vuelve muy activa y experimenta un gran cambio.

Como ya hemos dicho, esto le agitará un poco y le hará estar mucho más irritable, incluso puede tener más o menos apetito. â‡’ Huelgas de Lactancia y Crisis de Crecimiento

Es importante aflojar cualquier norma durante estos 10 brotes de desarrollo, ya que los bebés no suelen ser fáciles de manejar durante sus inquietantes semanas de crecimiento.

¿Cuándo son las semanas clave en el crecimiento del bebé?

Los cambios en el bebé de los que hablamos suelen producirse de la siguiente manera:

  • El primer salto - Semana 5
  • El segundo salto - Semana 8
  • El tercer salto - Semana 12
  • El cuarto salto - Semana 19
  • El quinto salto - Semana 26 - Sobre los 5-6 meses
  • Sexto salto - Semana 37 - Sobre los 8-9 meses
  • Séptimo salto - Semana 46 - Sobre los 10 meses
  • Octavo salto - Semana 55 - Sobre los 12 meses
  • Noveno salto - Semana 64 - Sobre los 14-15 meses
  • El último salto - Semana 75 - Sobre los 17 meses

Estos periodos son bastante fáciles de predecir y son similares en casi todos los bebés -algunos pueden tener sus saltos unos días o una semana antes o después, pero eso es algo raro.

Estos periodos también pueden durar desde uno o dos días hasta un par de semanas completas, lo que puede ser todo un reto a superar para los padres.

Los 10 hitos del crecimiento del bebé

El primer hito - Semana 5 - Una perspectiva confusa

En las primeras semanas desde el nacimiento, los sentidos de tu bebé están algo embotados, al igual que el resto de su cuerpo.

Será más bien tranquilo y basará su existencia estrictamente en la alimentación y el sueño mientras su cuerpo se desarrolla.

Y estos desarrollos se producen con bastante rapidez, ya que el físico de los bebés cambia drásticamente en los dos primeros años de su vida.

Alrededor de la quinta semana es cuando se produce el primer salto y los sentidos del bebé empiezan a agudizarse y a ser más sensibles: todo su mundo cambia al recibir toda la información nueva del mundo exterior a la vez. Puede resultar bastante abrumador, especialmente para un bebé.

Este es el principal motivo por el que se pone de mal humor durante este periodo y hay que tenerlo en cuenta.

Este periodo es la primera vez que el bebé consigue diferenciar la vida dentro del útero y la vida fuera de él, y es el primer paso hacia el crecimiento.

El segundo hito - Semana 8 - Todo es interesante

El segundo salto se produce muy cerca del primero, y es aquel en el que el bebé ha aprendido a adaptarse a sus nuevos sentidos.

Todo empieza a fascinarle y lo mira con asombro, ya sean las luces parpadeantes de sus nuevos juguetes, los coloridos logotipos de las marcas de sus comestibles o los diversos sonidos de la ciudad, la naturaleza e incluso de sí mismo.

Tu bebé incluso empezará a ser más activo físicamente, volcándose sobre diversos juguetes y objetos como lo haría un gato y agitando sus extremidades para hacerse con ellos.

Todo esto es lo que ocupará la joven mente del bebé durante este periodo.

Este momento del desarrollo del bebé es uno en el que llevan una cantidad extrema de atención y la dedican a practicar uno solo de estos sentidos.

Intentar interferir en estas actividades puede hacer que los bebés sean bastante combativos y quisquillosos.

El tercer hito - Semana 12 - Agudizar los sentidos

Otro salto bastante cercano en estos 10 pasos del desarrollo infantil, y bastante significativo.

Este salto se centrará principalmente en que el cerebro del bebé domine mejor sus nuevas habilidades.

Su vista se concentra más y la permanencia de los objetos empieza a ser algo real, en lugar de preguntarse siempre dónde ha desaparecido su juguete favorito cuando lo colocas a tu espalda.

Su oído se agudiza y empieza a discernir sonidos específicos entre todo el ruido.

Y, lo que es más importante, sus movimientos de agitación se vuelven menos aleatorios y mucho más uniformes: tu pequeño está comprendiendo los fundamentos de su motricidad gruesa.

Durante este particular salto del bebé, es posible que te des cuenta de que se frustra al intentar dar sentido a todas sus nuevas habilidades y fracasa las primeras veces, como cuando intenta darse la vuelta.

A todos nos pasa lo mismo cuando somos adultos -aunque respondemos a ello de forma diferente (por lo general)-, pero un bebé no tiene otra forma de comunicarlo que los ataques de llanto o alguna rabieta cuando las cosas se ponen realmente difíciles.

El cuarto hito - Semana 19 - Experiencias de gran alcance

Aquí es donde los saltos del bebé empiezan a ser más espaciados, pero empiezan a ser mucho más significativos para perfeccionar la comprensión, de momento bastante rudimentaria y básica, del mundo exterior de tu bebé.

Este es un periodo en el que tu pequeño va a empezar a experimentar acontecimientos concretos.

Mientras que en su tercer hito del desarrollo sus sentidos se han agudizado lo suficiente como para empezar a notar las sutilezas de cada sensación, todo lo que sea un poco más complicado que eso todavía se le escapa.

Su comprensión del mundo sigue siendo nueva e imprevisible para él, algo que nosotros, como adultos, podemos no entender, ya que las cosas que fascinan a los bebés durante este periodo son algo natural para nosotros.

Eso es lo que son estos acontecimientos: cosas que, cuando se inician, ya conocemos el resultado. Lo que sube, tiene que bajar.

Si se golpea algo con suficiente fuerza, saldrá volando.

Cosas como éstas son las que tu pequeño aprenderá durante este periodo de desarrollo, mientras intenta provocar varios acontecimientos para ver cuál es su resultado, como una especie de pequeño científico.

El quinto hito - Semana 26 - Interacciones y nuevas profundidades

Ahora que el desarrollo mental de tu bebé ha alcanzado una etapa en la que domina el arte de los eventos, es el momento de que experimente más y vea cómo se comportan los eventos múltiples que interactúan entre sí y cuáles son sus consecuencias.

Este será también su periodo más exploratorio, ya que el niño adquiere un nivel de percepción de la profundidad, su visión ya no es la de un dibujo animado y empieza a darse cuenta de las distintas proporciones de las cosas que le rodean, adquiriendo una gran conciencia espacial.

Esto es lo que suele llevar a los periodos de inquietud a mitad de camino, por así decirlo, cuando el bebé empieza a darse cuenta de que sus cosas favoritas están fuera de su alcance y no hay manera de que las coja, lo que le hace sentirse muy frustrado y propenso a las rabietas.

También empezará a ser bastante pegajoso con su madre, ya que se da cuenta de que el repentino "aumento" de la distancia relativa entre los dos es enorme para él y que tú, su espacio seguro, estás muy lejos.

Esto le lleva a sentirse inseguro, lo que le provoca ansiedad por la separación y le afecta a veces al sueño, ya que no soporta la idea de estar tan lejos de ti.

El sexto hito - Semana 37 - Consultas y categorías

El sexto salto es un momento en el que el bebé empieza a notar las similitudes entre los objetos y elementos cotidianos con los que interactúa, notando lo que hace que las cosas sean únicas, pero también notando sus similitudes.

Es el momento en el que empieza a ser capaz de discernir las diferencias entre los sonidos, la comida, los juguetes y demás, un periodo en el que aprende a clasificar las cosas.

Por ejemplo, se dará cuenta de que una manzana es grande y dulce, a veces verde y a veces roja, mientras que un guisante es también redondo y verde, pero más pequeño y blando.

No sabrá realmente que es una fruta o una verdura, pero sí que ambos son alimentos y que tienen un sabor muy diferente entre sí.

Este es el salto evolutivo en el que el bebé se verá inmerso en este mundo de categorías, invirtiendo la mayor parte de su capacidad cerebral en procesar y crear estas categorías.

Si se interrumpe este proceso, el bebé se sentirá muy molesto, por lo que hay que intentar dejarle sus horas de investigación sin obstáculos.

El séptimo hito - Semana 46 - Un método para la locura

A medida que tu bebé avanza en estos salto, verás que empieza a realizar acciones más sofisticadas y organizadas, cosas que empiezan a tener algún sentido y un cierto orden.

Esto se debe a que tu hijo está empezando a entender que, para lograr ciertos planes y objetivos, tiene que tener algún tipo de método, pasos para el éxito. Y empezará a hacerlo.

Este es el periodo en el que es mejor conseguir juguetes de formas o de colores, ya que serán los más interesantes para él.

Este salto es un momento en el que tu querido retoño se esfuerza por entender qué bloque va en cada agujero para terminar el pequeño rompecabezas que se le presenta, y perfeccionar su arte.

Al igual que en el periodo anterior, estará inmerso en estas actividades, y ofrecerle tu ayuda o interrumpirle mientras trata de entender estas cosas puede provocar una respuesta muy ruidosa y frustrada.

Deja que tenga su tranquilidad y su tiempo a solas, o enfréntate a la inquietud de tu bebé con toda su fuerza.

El octavo hito - Semana 55

Este periodo marca el primer cumpleaños de tu hijo (o casi), ya que se ha convertido en todo un bebé durante este agitado periodo.

Ha aprendido mucho, pero aún le queda mucho por aprender.

Puede que empiece a pronunciar palabras sencillas e incluso a caminar, lo que le proporciona un nuevo nivel de interacción y formas de explorar.

Pero lo que marca la semana de las maravillas en esta época es el hecho de que tu hijo está avanzando en el conocimiento de los métodos y secuencias necesarios para alcanzar determinados resultados.

Empieza a emparejarlos, comprendiendo que el origen de un evento o una de estas secuencias puede iniciar diferentes eventos, ramificándose en diferentes caminos y conduciendo a diferentes resultados, formando los llamados programas.

Se trata de una nueva habilidad que permite a tu hijo salvar la distancia entre su comprensión del funcionamiento del mundo y la tuya, lo que le empuja a dar un paso más hacia sus próximos saltos evolutivos.

Durante este tiempo, no será ninguna otra persona la que le frustre más.

Es cuando no entiende cómo se relaciona uno de estos acontecimientos con otro cuando se pone especialmente de mal humor.

Puedes aliviarlo estando a su lado y tratando de explicárselo lo mejor posible. Agradecerá la ayuda, sobre todo si viene de su propia madre.

El noveno hito - Semana 64 - Mejorar las relaciones

Nuestro bebé está entrando en el segundo año de su vida y empieza a desarrollar algunas habilidades sociales a medida que mejora los programas que ha formulado en el paso anterior.

Empieza a ser aún más activo físicamente a medida que interactúa con cosas y personas más complejas.

Este es el periodo en el que es más impresionable y empezará a copiar lo que ve hacer a otros adultos, así que asegúrate de prestar mucha atención a las personas con las que se relaciona y abstente de tener un mal comportamiento.

Al fin y al cabo, no querrás que se contagie de algo malo.

Ahora es cuando empieza a aprender a cooperar con los demás y a tomar partido en asuntos y discusiones sencillas, gracias a su creciente elocuencia y vocabulario.

Claro, no será al nivel de un debate político, pero querrá tener su propia opinión en el asunto. Esta es la principal razón por la que será exigente en este salto evolutivo: ¡está empezando a desarrollar su carácter!

El hito final - Semana 75

El último paso se produce cuando tu bebé empieza a acercarse a la mitad de su segundo año.

Ha crecido mucho desde aquel recién nacido que veía el mundo como un borrón y es lo más parecido a un ser humano completamente funcional que ha sido desde su nacimiento.

A estas alturas, ya ha aprendido a caminar, está captando algún tipo de vocabulario básico y es muy consciente de cómo funcionan las cosas a su alrededor.

Ahora que tiene esta comprensión, empezará a aflojar esas reglas estrictas que se ha impuesto, creciendo fuera de los límites mientras ajusta dichas reglas a lo que le resulta más cómodo.

Este periodo del desarrollo mental de tu bebé sigue siendo tan impresionable como el anterior, por lo que debes ser cuidadoso y metódico con tus acciones, ya que es el momento en el que tu hijo empezará a desarrollar su conjunto de normas por las que se regirá.

Y esto es todo en cuanto a los 10 hitos del crecimiento iniciales de los bebés.

El resto del camino debería ser menos accidentado, pero tu hijo ya debería haber desarrollado las habilidades vitales más importantes.

El resto de sus años de infancia los pasará perfeccionando su habilidad y ampliando sus horizontes.

En conclusión

Estas Crisis o brotes de crecimiento pueden ser períodos tumultuosos, ¡eso es seguro! Y requieren mucho trabajo y esfuerzo por parte de los padres para mantener a su bebé tranquilo y menos propenso a estar de mal humor. La tarea puede parecer casi imposible, pero, ahora que conoces las razones por las que esto ocurre, espero que acabe por tranquilizarte.

También te puede intersar leer:

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.