Existe un término muy utilizado en la sociedad actual: lo cierto es que la felicidad se ha convertido en una demanda prioritaria dentro de un contexto social de crisis económica y desesperanza.

El sentimiento de bienestar interior va más allá de las circunstancias externas. Nace de dentro del corazón y de la capacidad de observar la realidad desde un punto de vista positivo. Es decir, siempre es mejor ver el vaso medio lleno como se suele decir coloquialmente. De lo contrario, cualquier persona puede sumar más sufrimiento a su propio dolor cuando se recrea en su situación.

Las claves de la felicidad son las siguientes:

  1. Aprender a vivir disfrutando del presente y sin pensar tanto en qué pasará mañana. Del mismo modo, toma los recuerdos felices del ayer y destierra de tu mente todo aquello que te robe paz y energía.
  2. Toma el trabajo como una fuente de realización personal, es decir, lucha por encontrar un empleo acorde a tu vocación. Fomenta el compañerismo y la empatía.
  3. Cuida de ti misma siempre y en cualquier circunstancia. Recuerda que en la medida en que te quieras a ti misma también podrás querer a aquellos que te rodean de una forma positiva.
  4. Fomenta tu autoestima. Descubre tu verdadero valor, para ello, pon en práctica tus habilidades sociales y tu capacidad de introspección, aquella que te conecta con la vida de manera directa.
  5. Aléjate del miedo y vive siempre conectada con la valentía de intentar aquello que deseas.

Cada persona tiene su propia noción de la felicidad. Pero sí me gustaría matizar que el sentimiento de plenitud interior va mucho más allá del consumismo que nos rodea y de la obsesión por el tener. Es curioso cómo muchas personas acumulan cosas que no necesitan en realidad. Toma tu vida como una conquista abierta y sincera.
 

Comparte este artículo!