La chica con el pelo más bonito del mundo - Cuentos Clásicos infantiles

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

La chica con el pelo más bonito del mundo

Érase una vez, en una ciudad llamada Indostán, un comerciante que vendía perfumes y que tenía una hija llamada Dorani a la que quería mucho. Dorani tenía una amiga que era un hada, y tanto Dorani como su amiga hada eran capaces de cantar con más dulzura y bailar con más gracia que nadie en el reino. Por esta razón, el rey, o rajá, del país de las hadas las tenía en gran estima. Y el nombre del rajá era Indra.

Dorani tenía el pelo más bonito del mundo, pues era como el oro hilado, y su olor era como el de las rosas frescas. Pero su cabello era tan largo y espeso que su peso era a menudo insoportable. Un día le cortó un mechón brillante. Envolviendo el cabello en una gran hoja, lo arrojó al río que corría justo debajo de su ventana.

Sucedió que el hijo del rey estaba de caza y había bajado al río a beber, cuando flotó hacia él una hoja doblada, de la que salía un perfume de rosas. La abrió, y en su interior encontró un mechón de pelo como de oro hilado, del que salía una tenue y exquisita fragancia.

Cuando el príncipe llegó a casa aquel día, tenía un aspecto tan triste y estaba tan callado que su padre se preguntó si le había ocurrido algún mal, y le preguntó a su hijo qué le ocurría.

El joven tomó el mechón de pelo que había encontrado en el río. Lo sostuvo a la luz y respondió: "Mira, padre mío, ¿hubo alguna vez un cabello como éste? Si no consigo conquistar y casarme con la joven dueña de ese mechón, debo morir".

Así que el rey envió inmediatamente a los heraldos por todos sus dominios para que buscaran a la dama de cabellos como el oro hilado. Por fin supo que era la hija del mercader de perfumes.

El rumor se extendió rápidamente. Pronto Dorani también se enteró. Le dijo a su padre: "Si el cabello es mío y el rey me exige que me case con su hijo, entonces debo hacerlo. Pero, por favor, pídele al rey que me permita esto: que después de la boda, aunque me quedaré todo el día en el palacio, deseo regresar cada noche a mi antiguo hogar."

Su padre la escuchó con asombro, pero no respondió nada, pues sabía que ella era más sabia que él.

Por supuesto, el pelo era de Dorani, y pronto el rey llamó al mercader de perfumes, y le dijo que deseaba que su hija fuera entregada en matrimonio al príncipe.

El padre inclinó la cabeza tres veces hasta el suelo. Respondió: "Su alteza es nuestro señor, y todo lo que nos pida lo haremos. La joven sólo pide esto: que si, después de la boda, se queda todo el día en el palacio, se le permita volver cada noche a la casa de su padre".

Al rey le pareció una petición muy extraña, pero se dijo que, al fin y al cabo, se trataba de un asunto de su hijo, y que la muchacha seguramente se cansaría pronto de ir de un lado a otro. Así que no puso ninguna dificultad, y todo se arregló rápidamente y la boda se celebró con gran regocijo.

Al principio, la condición impuesta a su boda con la encantadora Dorani preocupó muy poco al príncipe, pues pensaba que al menos vería a su novia durante el día. Pero, para su consternación, descubrió que ella no hacía otra cosa que estar sentada todo el tiempo en un taburete con la cabeza inclinada hacia delante sobre sus rodillas, y nunca pudo convencerla de que dijera una sola palabra.

Todas las tardes la llevaban de vuelta a su casa en una plataforma cubierta que se transportaba en palos sobre los hombros de cuatro hombres, un transporte llamado palanquín. Todas las mañanas, Dorani regresaba poco después del amanecer, pero no pronunciaba ni un solo sonido, ni mostraba ninguna señal durante todo el día de que hubiera visto, oído o prestado atención a su marido.

Infeliz y preocupado, el príncipe paseaba por un viejo y hermoso jardín cercano al palacio, cuando se encontró con el viejo jardinero, que había servido al bisabuelo del príncipe. Cuando el viejo jardinero vio al príncipe, se acercó, se inclinó ante él y le dijo:

"¡Chico! ¿Por qué pareces tan triste, qué te pasa?"

El príncipe respondió: "Estoy triste, viejo amigo, porque me he casado con una esposa tan hermosa como las estrellas, pero ella no me dirige ni una sola palabra, y no sé qué hacer. Noche tras noche me abandona para ir a la casa de su padre, y día tras día se sienta en la mía como si estuviera convertida en piedra, y no pronuncia palabra alguna, diga lo que diga o haga."

El jardinero pidió al príncipe que le esperara. Al poco rato volvió con cinco o seis paquetitos, que puso en manos del joven. Le dijo: "Mañana, cuando tu novia salga de palacio, espolvorea el polvo de uno de estos paquetes sobre tu cuerpo. Mientras sigues viendo todo con claridad, te volverás invisible para todos los demás. Más no puedo hacer, pero que todo te vaya bien".

El príncipe le dio las gracias y guardó cuidadosamente los paquetes en su turbante.

A la noche siguiente, después de que Dorani partiera hacia la casa de su padre, el príncipe se roció con el polvo mágico y se apresuró a seguirla. En efecto, era invisible para todos los demás, aunque se sentía como siempre, y podía ver todo lo que pasaba ante él. Rápidamente alcanzó el palanquín y caminó junto a él hasta la vivienda del mercader de perfumes. Allí su esposa entró en la casa. Él la siguió en silencio.

Dorani se dirigió a su propia habitación, donde había dos grandes palanganas, una llena de aceite de rosas y otra de agua. En ellas se lavó, y luego se vistió con una túnica de plata y se rodeó el cuello con un collar de perlas, mientras una corona de rosas coronaba su cabello. Una vez vestida, se sentó en un taburete de cuatro patas sobre el que había un dosel con cortinas de seda. Las corrió a su alrededor. Entonces gritó: "¡Vuela, taburete, vuela!".

Al instante, el taburete se elevó en el aire. El príncipe invisible, que había observado todo esto con gran asombro, lo agarró por una pata mientras volaba, y se encontró con que era llevado por el aire a gran velocidad.

Al poco tiempo llegaron a la casa del hada amiga de Dorani, que, como ya he dicho, era también la favorita del rey o rajá del país de las hadas. El hada estaba esperando en el umbral, tan bellamente vestida como la propia Dorani.

Cuando el taburete se detuvo en su puerta, el hada amiga gritó asombrada

"¡Vaya, hoy el taburete vuela torcido!

Sospecho que has estado hablando con tu marido, así que no volará recto".

Pero Dorani declaró que no le había hablado ni una sola palabra, y que no podía pensar por qué el taburete volaba como si le pesara un lado. El hada parecía dudosa, pero no respondió, y tomó asiento junto a Dorani, mientras el príncipe volvía a sujetarse con fuerza a una pierna. Entonces el taburete se llevó a ambos por el aire hasta llegar al palacio de Indra el rajá.

Durante toda la noche, las mujeres cantaron y bailaron ante el rajá Indra, mientras un laúd mágico tocaba por sí solo la música más encantadora que el príncipe había escuchado jamás, y éste quedó totalmente embelesado. Justo antes del amanecer, el rajá dio la señal de parar. De nuevo las dos mujeres se sentaron en el taburete y, con el príncipe agarrado a una pata, éste volvió a la tierra y llevó a Dorani y a su marido sanos y salvos a la tienda del perfumista.

Allí, el príncipe se apresuró a ir directamente a palacio. Al pasar el umbral de sus habitaciones volvió a ser visible. Entonces se tumbó en un sofá y esperó a que llegara Dorani.

En cuanto llegó, tomó asiento y permaneció tan silencioso como de costumbre, con la cabeza inclinada sobre las rodillas. Durante un rato no se oyó ningún ruido. Al cabo de un rato, el príncipe dijo: "Anoche soñé un curioso sueño, y como todo giraba en torno a ti, voy a contártelo, aunque no hagas caso."

La muchacha, en efecto, no respondió a sus palabras y se quedó tan quieta como siempre. Pero, a pesar de ello, procedió a relatar todo lo que había visto la noche anterior, sin omitir ningún detalle. Y cuando alabó su canto -y su voz tembló un poco-, Dorani se limitó a mirarlo, pero no dijo nada, aunque en su propia mente se llenó de asombro.

"¡Qué sueño!", pensó. "¿Podría haber sido un sueño? ¿Cómo ha podido enterarse en un sueño de todo lo que he hecho?" Aún así, guardó silencio. Sólo miró esa vez al príncipe, y luego permaneció todo el día como antes, con la cabeza inclinada sobre las rodillas.

Cuando llegó la noche, el príncipe volvió a hacerse invisible y la siguió. Volvió a ocurrir lo mismo que antes, pero Dorani cantó mejor que nunca. Por la mañana, el príncipe le contó por segunda vez a Dorani todo lo que había hecho, fingiendo que lo había soñado. Inmediatamente después de terminar, Dorani lo miró. Le dijo: "¿Es cierto que lo has soñado, o estabas realmente allí?".

"Estuve allí", respondió el príncipe.

"¿Pero por qué me sigues?", preguntó la muchacha.

"Porque", respondió el príncipe, "te amo, y estar contigo es la felicidad".

Esta vez los párpados de Dorani temblaron, pero no dijo nada más, y permaneció en silencio el resto del día. Sin embargo, al anochecer, justo cuando subía a su palanquín, le dijo al príncipe: "Si me amas, demuéstralo no siguiéndome esta noche".

Y entonces el príncipe hizo lo que ella deseaba, y se quedó en casa.

Aquella noche, cuando ella y su hada amiga volaron por los aires en el taburete mágico, éste volaba tan inestablemente que apenas podían mantenerse en sus asientos. Al final, el hada exclamó: "¡Sólo hay una razón para que se sacuda así! Debes haber estado hablando con tu marido".

Y Dorani respondió: "¡Sí, he hablado!". Pero no quiso decir nada más.

Aquella noche Dorani cantó tan maravillosamente que al final el rajá Indra se levantó y juró que ella podría pedir lo que quisiera y él se lo daría. Al principio ella guardó silencio. Pero cuando él la presionó, ella dijo: "Si insistes, entonces pido el laúd mágico".

El rajá, al oír esto, se disgustó consigo mismo por haber hecho una promesa tan precipitada, porque valoraba el laúd mágico que tocaba por sí mismo por encima de todas sus posesiones. Pero como lo había prometido, debía cumplirlo.

"No debes volver nunca más", le dijo bruscamente, "pues habiendo pedido tanto, ¿Cómo te vas a contentar en el futuro con regalos más pequeños?"

Dorani inclinó la cabeza en silencio mientras cogía el laúd. Salió con el hada por la gran puerta, donde les esperaba el taburete. Más inestable que nunca, voló de vuelta a la tierra.

Cuando Dorani llegó al palacio aquella mañana, preguntó al príncipe si había vuelto a soñar. Él rió de felicidad, pues esta vez ella le había hablado por su propia voluntad. Respondió: "No, pero ahora empiezo a soñar, no con lo que ha ocurrido en el pasado, sino con lo que puede ocurrir en el futuro".

Aquel día Dorani se sentó muy tranquila, pero respondió al príncipe cuando éste le habló. Y cuando cayó la tarde, y con ella la hora de su partida, siguió sentada. El príncipe se acercó a ella y le dijo en voz baja: "¿No vas a volver a tu casa esta noche, Dorani?".

Al oír esto, ella se levantó y se arrojó a sus brazos, susurrando: "¡Nunca más! No, nunca más te dejaré".

Así, el príncipe ganó a su hermosa esposa. Y aunque ninguno de los dos se ocupó más de las hadas y su magia, aprendieron cada día más de la magia del Amor, que todavía se puede aprender, aunque la magia de las hadas haya desaparecido hace tiempo.

Otros cuentos

Comparte este artículo!