La doncella y el niño que desapareció - Cuentos Clásicos infantiles

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

La doncella y el niño que desapareció

Hace mucho, mucho tiempo, vivía un noble muy rico que tenía un maravilloso niño. La noche anterior al nacimiento de su hijo, el padre tuvo un sueño. Soñó que la única manera de que su hijo llegara a la edad adulta sería que los pies del niño no tocaran nunca la tierra hasta que tuviera doce años. Se cuidó mucho de evitarlo, y sólo se contrataron enfermeras de confianza para cuidar del niño. A medida que pasaban los años, siempre se le vigilaba con diligencia. A veces lo llevaban en brazos de sus enfermeras, a veces los criados lo llevaban en una silla, pero los pies del niño nunca tocaban el suelo. Así pasó hasta que el niño tuvo casi doce años.

Cuando se acercó el duodécimo cumpleaños del niño, el padre comenzó a planear una magnífica fiesta para celebrar la liberación de su hijo. Un día, mientras se realizaban los preparativos, un ruido espantoso, seguido de unos gritos sobrenaturales, sacudió el castillo. Aterrada, la nodriza dejó caer al niño y corrió hacia la ventana. En ese mismo instante los ruidos cesaron. Al darse la vuelta para recoger al niño, ¡imagínese su alarma al ver que ya no estaba allí! Con un grito, se dio cuenta de que había desobedecido las órdenes de su amo. Los pies del niño habían tocado el suelo, y ahora el niño había desaparecido.

Al oír sus gritos y lamentos, todos los criados del castillo corrieron hacia ella. El padre no tardó en seguirla, preguntando: "¿Qué pasa? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde está mi hijo?" La nodriza, temblorosa y llorosa, le habló del niño que se había desvanecido, y tan pronto antes de cumplir los doce años.

No hay palabras para describir la angustia del corazón del padre. Envió a sus sirvientes en todas las direcciones para que buscaran al niño; dio órdenes; suplicó; tiró dinero a diestro y siniestro; prometió todo, cualquier cosa, con tal de que le devolvieran a su hijo. La búsqueda se hizo inmediatamente, pero no se pudo encontrar ningún rastro del niño. Se había desvanecido como si nunca hubiera existido.

Muchos años después, el infeliz noble se enteró de que en una de las habitaciones más hermosas del castillo se oían cada noche, a medianoche, pasos, como si alguien anduviera por los pasillos, y lúgubres gritos y gemidos. Ansioso por seguir el asunto, pues pensaba que podría dar alguna pista sobre el paradero de su hijo perdido, hizo saber que se daría una recompensa de trescientas piezas de oro a quien vigilara durante una noche entera la habitación encantada. Muchos estaban dispuestos, pero no tenían el valor de quedarse hasta el final; pues a medianoche, cuando oían gemidos y pasos lúgubres que se acercaban cada vez más, gritaban y huían antes que arriesgar sus vidas por trescientas piezas de oro. El pobre padre estaba desesperado y no sabía cómo descubrir la verdad de este oscuro misterio.

Cerca del castillo vivía una viuda, de oficio molinero, que tenía tres hijas. La familia era muy pobre y apenas ganaba lo suficiente para cubrir sus necesidades diarias. Cuando se enteraron de los ruidos de medianoche en el castillo y de la recompensa prometida de trescientas piezas de oro, la hija mayor dijo: "Como somos tan pobres, seguramente no tenemos nada que perder. Podríamos intentar ganar esas trescientas piezas de oro permaneciendo en la habitación durante una noche. Me gustaría intentarlo, madre, si me lo permites".

La madre apenas sabía qué decir. Estaba preocupada, por supuesto, porque había oído hablar de los terribles ruidos que habían asustado a tantos otros. Pero cuando pensó en su pobreza y en la dificultad que tenían día a día para poner comida en la mesa, dio permiso para que su hija mayor se quedara una noche en la habitación encantada. Entonces la hija fue al castillo a pedir el consentimiento del noble.

"¿Tienes realmente el valor de velar durante toda una noche en una habitación embrujada por fantasmas?", dijo el noble. "¿Estás segura de que no tienes miedo, mi buena chica?"

"Estoy dispuesta a intentarlo, y puedo empezar esta misma noche", dijo la hija mayor. "Sólo te pido que me des algo de comida para cocinar para mi cena, pues tengo mucha hambre".

Se ordenó que se le suministrara todo lo que quisiera, y efectivamente se le dio comida suficiente, no para una sola cena, sino para tres. Con la comida, un poco de leña seca y una vela, entró en la habitación. Primero encendió el fuego y puso las cacerolas, luego puso la mesa e hizo la cama. Esto llenó la primera parte de la noche. El tiempo pasó tan rápido que se sorprendió al oír que el reloj daba las doce. Al sonar la última campanada, unos pasos, como de alguien caminando, sacudieron la habitación, y unos gemidos lúgubres llenaron el aire. La muchacha, asustada, corrió de una esquina a otra, pero no pudo ver a nadie. Pero los pasos y los gemidos eran cada vez más fuertes.

De repente, apareció un joven. Se acercó a ella y le preguntó: "¿Para quién se cocina esta comida?".

Asustada, ella respondió: "Para mí".

El amable rostro del desconocido se entristeció. Entonces preguntó: "Y esta mesa, ¿para quién está puesta?".

Después de un momento, ella dijo: "Para mí".

El ceño del joven se nubló y los hermosos ojos azules se llenaron de lágrimas al preguntar una vez más: "Y este fuego, ¿para quién lo has construido?"

"Para mí misma", respondió ella.

Las lágrimas cayeron de sus ojos mientras agitaba los brazos y se desvanecía.

A la mañana siguiente, ella le contó al noble todo lo que había sucedido en la habitación, pero sin mencionar la dolorosa impresión que sus respuestas parecían causar en el desconocido. Ella recibió agradecida las trescientas coronas de oro por haber permanecido toda la noche en la habitación embrujada. Y el padre se sintió agradecido por haber escuchado por fin algo que podría conducir al descubrimiento de su hijo.

Al día siguiente, la segunda hija, tras haber sido informada por su hermana de lo que debía esperar y cómo responder al desconocido, fue al castillo para ofrecer sus servicios y ganar otras trescientas piezas de oro. El noble aceptó, y se le proporcionó todo lo que pudiera desear. Sin pérdida de tiempo, entró en la habitación, encendió el fuego, puso las cacerolas, extendió un paño blanco sobre la mesa, hizo la cama y esperó a que llegara la medianoche. Cuando el joven forastero apareció y preguntó: "¿Para quién se ha preparado esta comida? ¿Para quién se ha puesto la mesa? ¿Para quién se ha encendido el fuego?", ella respondió como su hermana le había ordenado: "Para mí, sólo para mí".

Como la noche anterior, las lágrimas corrieron por su rostro, agitó los brazos y desapareció.

A la mañana siguiente, le contó al noble todo lo que había sucedido en la habitación, excepto la triste impresión que sus respuestas parecían causar en el desconocido. Le entregaron las trescientas piezas de oro y se fue a su casa.

Al tercer día, la hija menor quiso probar fortuna.

La viuda temía exponer a su hija menor a cualquier peligro, pero como las dos mayores habían conseguido quedarse en la habitación y traer a casa trescientas piezas de oro, le permitió arriesgarse. Así, con las instrucciones de sus dos hermanas mayores sobre lo que debía esperar y lo que debía decir, y con el consentimiento del noble y abundantes provisiones, entró en la habitación encantada. Después de encender el fuego, poner las cacerolas, poner la mesa y hacer la cama, esperó con esperanza y temor la hora de la medianoche.

Cuando dieron las doce, la habitación se vio sacudida por los pasos de alguien que caminaba arriba y abajo, y el aire se llenó de gritos y gemidos. La muchacha miró a todas partes, pero no pudo ver a ningún ser vivo. De repente, se presentó ante ella un joven. Señaló la mesa y preguntó: "¿Para quién has preparado esta comida?".

Ahora sus hermanas le habían dicho exactamente lo que debía esperar y lo que debía decir, pero cuando miró a los tristes ojos del desconocido, se quedó confundida y en silencio.

"Pues no me contestas: ¿Para quién está preparada la comida?", preguntó impaciente. Algo confusa, ella tartamudeó: "La he preparado para mí, pero tú también eres bienvenido".

Ante estas palabras, su ceño se relajó.

"Y esta mesa, ¿para quién está extendida?"

"Para mí", dijo la muchacha. Luego añadió: "a menos que me honres siendo mi invitado".

Una sonrisa iluminó su rostro.

"Y este fuego, ¿para quién lo has hecho?"

"Para mí, pero eres bienvenido a sentarte junto a él conmigo".

Él aplaudió de alegría y contestó: "¡Ah, sí! así es. Acepto la invitación con mucho gusto. Pero, por favor, espéreme. Primero debo agradecer a mis amables amigos los cuidados que han tenido conmigo".

En ese momento, apareció una profunda abertura en medio del suelo. El joven descendió al agujero. Ella, ansiosa por ver lo que había debajo del suelo, le siguió, agarrándose a su manto. Así llegaron los dos al fondo.

Abajo, un nuevo mundo se abrió ante sus ojos. A la derecha fluía un río de oro líquido; a la izquierda se alzaban altas montañas de oro macizo; en el centro había una gran pradera cubierta de millones de flores. El forastero siguió adelante; la muchacha, detrás de él, le siguió sin que se diera cuenta. A medida que avanzaba, saludaba a las flores del campo como a viejas amigas. Luego llegaron a un bosque donde los árboles eran todos de oro. Muchos pájaros volaban alrededor del joven, posándose en su cabeza y en sus hombros. Mientras él hablaba y acariciaba a cada uno de ellos, la muchacha rompió una rama de uno de los árboles dorados y la escondió como recuerdo de esta extraña tierra dorada.

Dejando el bosque de oro, llegaron a un bosque donde todos los árboles eran de plata. Alrededor del joven se agolpaban animales de diversas clases. Él hablaba con cada uno de ellos y los acariciaba. Mientras tanto, la muchacha arrancó una rama de plata de uno de los árboles.

Cuando el joven forastero se despidió de todos sus amigos, regresó por los caminos por los que había venido. Al llegar al pie de la abertura de la sala del castillo, comenzó a subir, y ella le siguió en silencio, agarrada a su manto. Subieron más y más, hasta llegar a la abertura de la habitación del castillo. El suelo se cerró tras ellos sin dejar rastro. La muchacha volvió a su lugar junto al fuego, donde estaba sentada cuando el joven se acercó.

"Ya me he despedido", dijo él. "Ahora podemos cenar".

Ella se apresuró a poner sobre la mesa la comida que había preparado antes, y sentados uno al lado del otro frente al fuego cenaron juntos. Cuando terminaron, él dijo: "Ahora es tiempo de descansar".

Se tumbó en la cama, y la muchacha colocó a su lado las ramas de oro y plata que había recogido en el brillante mundo que había debajo del suelo. En unos momentos estaba durmiendo plácidamente. Luego se instaló cómodamente en un mullido sillón a su lado.

Al día siguiente, el sol ya estaba alto en el cielo y, sin embargo, la muchacha no había salido de la habitación para dar cuenta de lo sucedido. El noble se impacientó, paseando por el suelo y preocupándose por lo que pudiera haberle ocurrido a la chica. Finalmente, decidió ir a ver por sí mismo lo que había sucedido.

Imagínate su sorpresa y alegría cuando al entrar en la cámara embrujada vio a su hijo perdido hace tiempo durmiendo en la cama, mientras que a su lado estaba sentada la hermosa hija menor de la viuda. En ese momento el hijo se despertó. El padre, abrumado por la alegría, convocó a los asistentes del castillo para alegrarse.

Entonces el joven vio las dos ramas de oro y plata, y dijo con asombro a la muchacha: "¿Qué veo? ¿Me has seguido hasta allí? Que sepas que estas dos ramas harán un espléndido palacio para nuestra futura morada".

Entonces tomó las ramas y las arrojó por la ventana. Inmediatamente apareció un magnífico palacio hecho enteramente de oro y adornado con plata. Allí vivieron felices el hijo del noble y la hija menor del molinero, para siempre.

Otros cuentos

Comparte este artículo!