La niña y el puma - Cuentos Clásicos infantiles

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

La niña y el puma

ESTA ES UNA LEYENDA contada y recontada entre los pueblos de Argentina sobre la poderosa amistad entre una niña y el puma.

Hace quinientos años, cuando los españoles entraron en Sudamérica, las tribus nativas americanas solían contraatacar a los invasores. Una de las formas en que las tribus podían presionar a los españoles era rodeando sus asentamientos. Esto es lo que ocurrió a principios del siglo XVI cuando Magdalena, una española, tenía 15 años.

Los nativos americanos hostiles de la tribu Querandí habían rodeado el asentamiento español donde vivía Magdalena. En poco tiempo, se agotaron sus reservas de alimentos. La gente se enfrentaba a la inanición. Suplicaron a su capitán que les permitiera arriesgarse y abandonar el asentamiento en busca de comida, pero el capitán no se lo permitió.

Famélica, Magdalena escapó del asentamiento y huyó a la selva. Al caer la noche, oyó con alarma las llamadas de los animales salvajes. ¿Dónde podría pasar la noche con seguridad? Pero hubo una llamada que la atrajo. Era un grito de dolor. Siguió el sonido hasta una cueva donde encontró un puma que acababa de dar a luz.

Magdalena ayudó a la madre puma a limpiar a los cachorros. Más tarde, vigiló a las crías mientras la madre salía a cazar. Y así pasaron los días.

Un día, mientras Magdalena recogía comida y la madre puma estaba dentro de la cueva con sus cachorros, la niña fue sorprendida por los guerreros querandíes. La capturaron y la llevaron a su pueblo. Temiendo lo peor, Magdalena se preparó para la muerte que estaba segura que le esperaba.

Pero los querandíes fueron amables con la niña. Le enseñaron tareas para ayudar en su pueblo, y ella participó con gusto.

Un día, una banda de españoles atacó la aldea querandí. Al reconocer a una española, agarraron a Magdalena y la obligaron a volver a casa.

El capitán español se enfureció porque ella le había desobedecido escapando a la selva. Para darle un escarmiento, ordenó que la ataran a un árbol y la dejaran allí para que los animales salvajes la devoraran.

Después de varios días, los tristes aldeanos se aventuraron en el lugar donde Magdalena había sido atada al árbol, temiendo lo peor. Para su sorpresa, la encontraron todavía atada al árbol y muy viva. Mucho más sorprendidos se quedaron al saber que era una madre puma la que había alimentado y protegido a la niña durante todo ese tiempo.

Otros cuentos

Comparte este artículo!