Conseguir un cutis perfecto: todos nuestros consejos

Todas soñamos con un cutis uniforme, radiante y natural. Nuestra misión diaria: camuflar manchas, pequeños granos, rastros de fatiga y otras imperfecciones. Necesitamos el maquillaje, pero no se puede prescindir de los cuidados de la piel, que la tratan en profundidad y a largo plazo. El objetivo no es sólo disimular, sino hacer todo lo posible para conseguir una piel bonita de forma natural y aligerar al máximo la rutina de maquillaje. Estos son nuestros consejos para conseguir un cutis perfecto.

Limpiar, exfoliar e hidratar. Estos son los tres pasos para conseguir un rostro resplandeciente. Te explicaremos en qué consisten estos métodos para que puedas hacerlo tú misma.

Paso 1. Limpieza

Este es un paso esencial para cuidar la piel y conseguir un cutis perfecto. Limpiar bien la piel permite liberarla de todas las impurezas pero también prepararla para los siguientes pasos. Para hacerlo correctamente, elige un producto de cuidado adaptado a tu tipo de piel. Hay que tener cuidado de no elegir fórmulas demasiado agresivas, que dañarían la película hidrolipídica. Para completar la limpieza, puedes terminar aplicando un tónico o agua floral con un algodón.

Y no olvides el paso de desmaquillaje por la noche combinando la aplicación de una leche/aceite/agua micelar (a elegir según tu tipo de piel y tus preferencias) y un tónico para dormirte fresca como una rosa.

Paso 2. Exfoliación

El siguiente paso es exfoliar la piel, al menos una vez a la semana, para estimular la renovación celular. Con movimientos circulares, centrarse en la frente, la nariz y la barbilla. Existen dos tipos de productos: las microperlas que capturan las impurezas y se eliminan aclarando con agua limpia y los exfoliantes compuestos por granos que alisan la piel por frotamiento.

Paso 3. Hidratación

Ahora que tu piel está limpia, es el momento de la fase de hidratación. Este es un paso importante para proteger y nutrir la piel, prevenir la sequedad y retrasar el envejecimiento de la piel. Las pieles normales deben elegir una fórmula ligera que les proporcione flexibilidad y confort. Si tienes una piel mixta o grasa, una crema fluida matificante es ideal para reducir los brillos. Para las pieles secas, elige una crema hidratante rica en ingredientes calmantes y retenedores de agua. Hay que procurar que la crema se absorba correctamente en toda la piel. El secreto de un maquillaje duradero es una piel bien hidratada.

Si quieres tratar un problema específico de la piel (arrugas, acné, falta de hidratación...), también puedes aplicar un sérum facial antes de la crema hidratante, que actuará como un refuerzo y actuará en las capas profundas de la epidermis.

También te puede interesar:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!