Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Preguntas frecuentes y dudas sobre la Lactancia

¿Cómo sé si el bebé tiene bastante con mi leche?

Cuando le das de mamar a tu bebé no ves qué cantidad de leche toma. Pero por lo general la mayoría de las madres tienen leche suficiente para alimentar a sus hijos.

En los controles de salud del bebé, el pediatra valorará si se está desarrollando de forma adecuada. Además tú debes comentarle si el bebé está feliz y cómo hace pis y cacas (color, textura, cantidad).

No hace falta que lo peses antes de los 8 días de nacido ya que no todos los bebés aumentan igual de peso y sólo contribuirá a generarte una preocupación innecesaria.

Sigue todas las recomendaciones del pediatra o personal de enfermería. Y no tengas tan en cuenta todos los consejos que te pueden llegar del exterior que no siempre son válidos.

¿Influye el tamaño del pecho en la cantidad de leche?

Toda mujer es capaz de amamantar a su hijo, A no ser que padezca alguna enfermedad concreta. El ginecólogo/a o pediatra te informarán sobre esto.

El tamaño de las mamas no está en relación con la cantidad de leche que puedan “producir” sino con la grasa acumulada, que no produce leche.

Por eso, son muchas las mujeres con pechos pequeños que han criado a su bebé exclusivamente con lactancia natural.

Forma y tamaño de los pezones

Toda mujer está capacitada para amamantar a sus bebés. También pueden hacerlo las que tienen los pezones planos o invertidos porque la succión se realiza haciendo “ventosa”, Si este es tu caso necesitarás más práctica y paciencia hasta que aprendas cómo hacerlo.

Aquí tienes algunos trucos:

  • Un rato antes de amamantar estimula los pezones friccionándolos con los dedos índice y pulgar durante unos minutos.
  • Aplica frío.
  • Utiliza escudos protectores media hora antes de cada toma, también llamados porta pezones, copas lácteas, ventosas lácteas, cazoletas mamarias,… No lo confundas con las pezoneras.
  • Antes de poner al bebé a mamar pon la mano con forma de “C” y tira de la areola hacia atrás para que salga el pezón. Repite varias veces al día.
  • Puedes extraer el pezón usando una jeringuilla de 10ml de plástico y sin la aguja. Corta toda la boquilla de la jeringa y cambia el émbolo de lado. De esta forma puedes apoyar sobre el pezón la parte más ancha y suave de la jeringa y hacer succión con el émbolo. Aguanta 30-60 segundos y repite varias veces al día. Método casero, sencillo y barato.
  • También hay a la venta un dispositivo para estimular la extracción del pezón.

estractor casero

Escasez de leche

Durante la lactancia habrán períodos transitorios de tiempo en los que se produzca menos leche de la que el bebé necesita. Te darás cuenta porque el bebé hará las tomas con más frecuencia. Suelen ser etapas que coinciden con períodos de crecimiento del bebé, o con días en los que estás más atareada, nerviosa, etc. Descansa y relájate. Toma más líquidos y coloca al bebé más veces al pecho. No acudas a la leche artificial, porque aunque la acepte el problema terminará agravándose.

La solución es ofrecer el pecho al bebé con más frecuencia durante unos días y la situación se resolverá sola.

También te puede interesar leer: Tips sobre Lactancia Materna y Pechos hinchados y dolorosos durante la lactancia