Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

lactancia artificial primeras tomas

Recomendaciones para comenzar con la lactancia artificial en un bebé recién nacido.

No olvides que tu hijo lleva todo la gestación alimentándose continuamente a través del cordón, por lo tanto en estas primeras horas de vida es normal que no tolere bien el ayuno. Además, tiene un estómago muy pequeño y el sistema digestivo está de estreno. Esto hará que el bebé tenga que comer muchas veces y en pequeñas cantidades. Así que no te extrañes si el bebé llora, toma un poco de bibe, ya no quiere más porque se llena, vuelve a pedir a los cinco minutos y así sucesivamente. Ten paciencia y no te agobies, esta situación irá cambiando en unos días y el mismo bebé, ya adaptado a su nueva vida irá espaciando las tomas.

Si has elegido alimentar a tu bebé con lactancia artificial aquí te dejamos algunos consejos para facilitarte las primeras tomas y adaptación de ambos:

  • Las primeras horas después del parto es fundamental que tú y el bebé estén tranquilos, sobre todo cuando le des de comer. Procura que en la habitación no hayan muchas visitas.
  • A no ser que el bebé tenga algún problema de salud y que el pediatra te diga lo contrario, puedes empezar a darle el biberón desde el primer momento. Además, es muy importante que mantengas contacto piel con piel con tu hijo.
  • Después del parto los bebés están cansados. Así, que es normal que le cueste coger el biberón cuando se lo ofrezcas. No te preocupes, durante las primeras horas de vida eso es normal, poco a poco irá reaccionando.
  • No esperes a que llore, debes ofrecer el biberón al bebé siempre que lo veas activo.
  • El primer día el bebé suele pasar el día durmiendo, el inconveniente de esto es que se le puede bajar el azúcar, por eso es necesario despertarlo cada dos o tres horas para darle de comer.
  • No te guíes por cantidades fijas ni horarios, cada niño tiene su ritmo y unos comerán más y otros menos, la cantidad la marcan ellos, así que cuando prepares el biberón hazlo con cantidad de sobra y que coma lo que desee, pero nunca insistas. No hay tiempo mínimo entre tomas, pero si tiempo máximo, 2 o 3 horas durante el día y 4 o 5 durante la noche. Pero recuerda, si pide antes no dudes en darle su biberón.
  • Es normal que te surjan dudas sobre si ha comido lo suficiente, no te agobies, si el bebé llora, le das el biberón, se lo toma y deja de llorar, es que se ha quedado satisfecho (aunque a los cinco o diez minutos te vuelva a pedir). Si sigue llorando, significa que tiene hambre, esto le producirá ansiedad y hará que en la siguiente toma coma mucho más rápido y mal, provocándole gases y dolor de barriga, y así sucesivamente, hasta llegar así al cólico del lactante.

También te puede interesar leer:

Los Cólicos del lactante en el primer trimestre

Señales que indican que el bebé tiene hambre

Primer mes del Bebé - Cambios y Desarrollo