alimentacion para niños de 1 a 2 años

Con 1 año, tu hijo ya no come como un bebé, pero no está preparado para comer como un adulto. ¿Cuáles son las particularidades de su dieta en este periodo "intermedio"?

Texturas

Se acabaron los purés. De hecho, los purés deberían haber pasado a la historia hace unos meses, ya que si se mantienen demasiado tiempo, el niño puede rechazar las texturas. En resumen, es hora de cambiar a trozos (si no lo has hecho ya).

Ofrece alimentos muy blandos, cortados en trozos pequeños, y anima a tu hijo a comerlos solo. Las verduras bien cocidas o blandas como el aguacate, las verduras ralladas como el calabacín o la zanahoria, la carne blanda, las aves y el pescado, el tofu, las legumbres, el huevo, la pasta, la corteza del pan y el queso rallado son alimentos que tu hijo puede coger con los deditos. Y cuando los alimentos requieran un utensilio, deja que tu hijo pruebe a usar una cuchara. A los niños de 1 a 2 años no sólo les gusta tener un poco de independencia, sino que también necesitan desarrollar su motricidad fina.

Variedad

Tu hijo está preparado para todo... o casi todo. Desde los 6 meses, has ido introduciendo gradualmente una variedad de alimentos en su menú. Está comiendo alimentos de los 4 grupos de alimentos e incluso una variedad en cada uno de ellos. Su sistema digestivo está preparado para manejar los mismos alimentos que los niños mayores. Sin embargo, hay algunos alimentos que no son adecuados para él por diversas razones:

  1. Los alimentos con mayor riesgo de intoxicación alimentaria, como el pescado crudo, los brotes de alfalfa, la soja y los huevos crudos, no son adecuados. Es más probable que sufra complicaciones que los adultos si entra en contacto con bacterias dañinas, ya que su sistema inmunitario no está completamente desarrollado. Además, su estómago produce menos ácido para neutralizar las bacterias no deseadas.
  2. Peligros de asfixia, es decir, alimentos pequeños, duros, redondos o pegajosos. Por ello, evita dar frutos secos, cacahuetes, pasas enteras o uvas frescas, verduras duras crudas (zanahorias, apio, nabos, etc.), palomitas de maíz, caramelos duros o pegajosos, una salchicha en rodajas o entera o un palito de queso. Las pasas sultanas pueden incorporarse a una receta de magdalenas al humedecerse. El pan debe estar tostado, ya que el pan fresco o de molde tiende a formar una bola compacta en la boca del niño.
  3. Tu hijo necesita mucha energía y nutrientes para un crecimiento y desarrollo óptimos. Pero debido a su pequeño estómago, no puede comer grandes cantidades de comida. Así, los fritos, los embutidos, la bollería o el chocolate no son nutricionalmente interesantes para tu hijo pequeño. Si le das a tu hijo a probar estos alimentos, asegúrate de hacerlo sólo en contadas ocasiones. Además, elige la leche entera, el yogur con al menos un 2% de F.M. y otros alimentos "normales" en lugar de los reducidos en grasa.

Prueba

Entre el año y los dos años de edad es probablemente el momento de la primera infancia en el que tu hijo está más abierto a nuevos alimentos. Aprovecha este momento para introducir y familiarizar a tu hijo con una amplia variedad de alimentos, ya que esto puede cambiar cuando tenga 2 años.

alimentacion para niños de 1 a 2 años

Cantidad

Al final de su primer año de vida, tu hijo ha experimentado el estirón más importante antes de la adolescencia. Ha triplicado aproximadamente su peso. Durante los próximos años, tu hijo crecerá a un ritmo más gradual, con algunos pequeños brotes. Esto explica por qué el niño puede tener menos hambre que antes y puede comer menos a veces. No te preocupes, esto es normal. El hambre es imprevisible y el único que puede medirla es tu hijo. Sírvele pequeñas cantidades de comida, y permítele tomar más si todavía tiene hambre. Nunca les obligues a comer. Es esencial que aprendan a respetar las señales de su cuerpo. Además, hará que tus comidas sean mucho más agradables. Tu hijo te hará saber si necesita más o menos. A medida que tu hijo crezca, pregúntale por su hambre y por la cantidad que debes servirle.

La alimentación de tu hijo de 1 a 2 años no es sólo un periodo "intermedio", sino que es un periodo intenso de desarrollo y aprendizaje.

También te puede interesar visitar: Recetas para niños y Taller de cocina infantil

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!