Cómo sanar un corazón roto

Mientras que muchas personas asocian un corazón roto con el final de una relación romántica, hay que enfatizar que "el dolor es complicado". La muerte de un ser querido, la pérdida de trabajo, el cambio de carrera, la pérdida de un amigo cercano; todo esto puede dejarte con el corazón roto y sentir que tu mundo nunca será el mismo.

No hay forma de evitarlo: curar un corazón roto lleva tiempo. Pero hay cosas que puedes hacer para mantenerte a través del proceso de curación y proteger tu bienestar emocional.

Estrategias de autocuidado

Date permiso para llorar

El duelo no es lo mismo para todos y lo mejor que puedes hacer por ti mismo es darte permiso para sentir toda tu tristeza, enojo, soledad o culpa.

A veces, al hacer eso, inconscientemente les das permiso a los que te rodean para que también sientan su propio dolor, y ya no sentirás que estás solo en él. Es posible que descubras que un amigo ha pasado por un dolor similar y tiene algunos consejos para ti.

Cuídate

Cuando estás en medio de una angustia, es fácil olvidarte de atender tus necesidades personales. Pero el duelo no es solo una experiencia emocional, también te agota físicamente. De hecho, investigaciones han demostrado que el dolor físico y emocional viaja por las mismas vías en el cerebro.

La respiración profunda, la meditación y el ejercicio pueden ser excelentes maneras de preservar tu energía. Simplemente haciendo un esfuerzo por comer y mantenerte hidratado puede ser muy útil. Tómalo con calma, un día a la vez.

Guía el camino para que las personas sepan lo que necesitas

Todos afrontan la pérdida a su manera. Debes dejar lo que quieres claro, por ejemplo, si prefieres llorar en privado, con el apoyo de amigos cercanos o con un amplio círculo de personas accesibles a través de las redes sociales.

Escribe lo que necesitas

Siéntate y haz una lista de lo que necesitas, incluidas las necesidades de apoyo tangible y emocional. Esto podría implicar cortar el césped, comprar comestibles o simplemente hablar por teléfono.

Obtén una pila de tarjetas de notas y escribe un elemento en cada tarjeta.

Cuando las personas pregunten cómo pueden ayudar, entrégales una tarjeta de notas o pídeles que elijan algo que sientan que pueden hacer. Esto alivia la presión de articular tus necesidades en el acto cuando alguien pregunta.

Salir al aire libre

Investigaciones han demostrado que pasar al menos 2 horas a la semana al aire libre puede mejorar la salud mental y física. Si puedes salir a un hermoso paisaje, genial. Pero incluso los paseos regulares por el vecindario pueden ayudar.

Leer libros de autoayuda y escuchar podcasts

Saber que otros han pasado por experiencias similares y han salido del otro lado puede ayudar a sentirse menos solo.

Leer un libro o escuchar un podcast sobre una pérdida particular también puede proporcionarle validación y ser una forma de apoyo para que proceses tus emociones.

Prueba una actividad para sentirte bien

Dedica un tiempo todos los días para hacer algo que se sienta positivo, ya sea escribir un diario, reunirte con un amigo cercano o ver un programa que te haga reír.

Busca ayuda profesional

Es importante hablar sobre tus sentimientos con los demás y no adormecerte. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, y es totalmente normal necesitar ayuda adicional.

Si encuentras que tu dolor es demasiado para soportarlo, un profesional de salud mental puede ayudarte a superar las emociones dolorosas. Incluso solo dos o tres sesiones pueden ayudar a desarrollar nuevas herramientas de afrontamiento.

Hábitos para construir

Después de darte un poco de espacio para llorar y atender tus necesidades, comienza a buscar nuevas rutinas y hábitos que puedan ayudarte a continuar procesando tu pérdida.

No trates de reprimir el dolor

No desperdicies energía sintiéndote avergonzado o culpable por tus sentimientos. Invierte esa energía en hacer esfuerzos concretos para sentirte mejor y sanar.

Practica la autocompasión

La autocompasión implica tratarse con amor y respeto sin juzgarte a ti mismo.

Piensa en cómo tratarías a un amigo cercano o miembro de la familia que está pasando por un momento difícil. ¿Qué les dirías? ¿Qué les ofrecerías? ¿Cómo le mostrarías que te importa? Toma tus respuestas y aplícalas a ti mismo.

Crea espacio en tu agenda

Cuando atraviesas un momento difícil, puede ser fácil distraerte con actividades. Si bien esto puede ser útil, asegúrate de dejar espacio para procesar tus sentimientos y tener un poco de tiempo libre.

Fomentar nuevas tradiciones

Si ha terminados una relación o has perdido a un ser querido, puedes sentir que ha perdido toda una vida de tradiciones y rituales. Las vacaciones pueden ser particularmente difíciles.

Escríbelo

Una vez que hayas tenido tiempo para sentarte con tus sentimientos, escribir un diario puede ayudar a organizarlos mejor y darte la oportunidad de descargar cualquier emoción que pueda ser difícil de compartir con los demás.

Aquí hay una guía para comenzar

Encuentra un sistema de apoyo

Asistir regularmente o participar en grupos de apoyo puede proporcionar un entorno seguro para ayudarte a sobrellevarlo. También es curativo compartir tus sentimientos y desafíos con aquellos en situaciones similares.

Conéctate contigo mismo

Pasar por una gran pérdida o cambio puede hacerte sentir un poco inseguro de ti mismo y de quién eres. Puedes conectar contigo a través del ejercicio, pasando tiempo en la naturaleza o con tus creencias espirituales y filosóficas.

Cosas a tener en cuenta

A medida que navegas por el proceso de curación, es útil tener expectativas realistas sobre el proceso. Desde canciones pop hasta comedias románticas, la sociedad puede dar una visión distorsionada de lo que realmente implica la angustia.

Aquí hay algunas cosas para tener en cuenta.

Tu experiencia es valida

La muerte de un ser querido es la forma más abierta de dolor, pero el dolor encubierto puede aparecer por la pérdida de una amistad o relación. O tal vez estás comenzando una nueva fase de tu vida cambiando de trabajo o enfrentarte con el nido vacío.

Sea lo que sea, es importante validar tu dolor. Esto simplemente significa reconocer el impacto que ha tenido en tu vida.

No es una competencia

Es natural comparar tu situación con la de los demás, pero la angustia y el duelo no son una competencia.

No hay fecha de vencimiento

El dolor no es lo mismo para todos y no tiene un horario. Evita declaraciones como "Debería seguir adelante ahora", y concédete todo el tiempo que necesites para sanar.

No puedes evitarlo

Por difícil que parezca, tienes que moverte a través de él. Cuanto más pospongas lidiar con las emociones dolorosas, más tiempo te llevará comenzar a sentirte mejor.

Esperar lo inesperado

A medida que tu dolor evoluciona, también lo hará la intensidad y la frecuencia de la angustia. A veces se sentirá como ondas suaves que van y vienen. Pero algunos días, puede parecer una sacudida incontrolable de emoción. Intenta no juzgar cómo se manifiestan tus emociones.

Tendrás períodos de felicidad

Recuerda que está bien experimentar plenamente momentos de alegría mientras llora. Pasa parte de cada día enfocándote en el momento presente y permítete abrazar las cosas buenas de la vida.

Está bien no estar bien

Una pérdida profunda, como la muerte de un ser querido, se verá muy diferente de la pérdida laboral. En ambos casos, es imperativo permitirse sentir lo que se está sintiendo y recordar que está bien no estar bien.

Incluso si estás haciendo todo lo posible para superar la angustia, probablemente todavía tengas días malos. Tómalos como vienen y vuelve a intentarlo mañana.

Busca la autoaceptación

No esperes que tu sufrimiento desaparezca antes de que estés listo. Trata de aceptar tu nueva realidad y comprende que tu dolor tardará un tiempo en sanar.

Lo que necesitas saber sobre las etapas del duelo

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!