Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Etapas del duelo

La pena es universal. En algún momento de la vida de todos, habrá al menos un encuentro con el dolor. Puede ser por la muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo, el final de una relación o cualquier otro cambio que altere la vida tal como la conoces.

La pena también es muy personal. No es muy ordenada o lineal. No sigue ningún cronograma u horario. Puedes llorar, enojarte, retirarte, sentirte vacío. Ninguna de estas cosas es inusual o incorrecta. Todos lloran de manera diferente, pero hay algunos puntos en común en las etapas y el orden de los sentimientos experimentados durante el dolor.

¿De dónde vienen las etapas del dolor?

En 1969, una psiquiatra suizo-estadounidense llamada Elizabeth Kübler-Ross escribió que el dolor podría dividirse en cinco etapas. Sus observaciones vinieron de años de trabajar con personas con enfermedades terminales.

Su teoría del dolor se conoció como el modelo de Kübler-Ross. Si bien fue ideado originalmente para personas enfermas, estas etapas de duelo también se han adaptado para otras experiencias de pérdida.

Las cinco etapas del duelo pueden ser las más conocidas, pero está lejos de ser las únicas etapas populares de la teoría del duelo. Existen otros, incluidos los que tienen siete etapas y los que tienen solo dos.

¿La pena siempre sigue el mismo orden de etapas?

Las cinco etapas del duelo son:

  • Negación.
  • Enfado.
  • Negociación.
  • Depresión.
  • Aceptación.

No todos experimentarán las cinco etapas, y es posible que no las atravieses en este orden.

El duelo es diferente para cada persona, por lo que se puede comenzar a sobrellevar la pérdida en la etapa de negociación y encontrarse a continuación con enojo o negación. Se puede permanecer durante meses en una de las cinco etapas pero omitir otras por completo.

Etapa 1: Negación

El dolor es una emoción abrumadora. No es inusual responder a los sentimientos intensos y a menudo repentinos pretendiendo que la pérdida o el cambio no están sucediendo. Negarlo da tiempo para absorber más gradualmente las noticias y comenzar a procesarlas. Este es un mecanismo de defensa común y ayuda a adormecer la intensidad de la situación.

Sin embargo, cuando salgas de la etapa de negación, las emociones que has estado ocultando comenzarán a aumentar. Te enfrentarás a una gran pena que has negado. Eso también es parte del viaje del dolor, pero puede ser difícil.

Ejemplos de la etapa de negación:

  • Ruptura o divorcio: "Simplemente estamos enfadados. Esto terminará mañana”.
  • Pérdida de empleo: “Se equivocaron. Llamarán mañana para decir que me necesitan".
  • Muerte de un ser querido: "No se ha ido. Ella llegará en cualquier momento ".
  • Diagnóstico de enfermedad terminal: "Esto no me está sucediendo. Los resultados son incorrectos".

Etapa 2: ira

Cuando la negación puede considerarse un mecanismo de afrontamiento, la ira es un efecto de enmascaramiento. La ira está ocultando muchas de las emociones y el dolor que llevas. Esta ira puede ser redirigida a otras personas, como la persona que murió, tu ex o tu antiguo jefe. Incluso puedes apuntar tu ira a objetos inanimados.

Si bien tu cerebro racional sabe que el objeto de tu ira no tiene la culpa, tus sentimientos en ese momento son demasiado intensos para sentir eso.

La ira puede enmascararse en sentimientos como amargura o resentimiento. Puede que no sea furia o rabia bien definidas. No todos experimentarán esta etapa, y algunos pueden quedarse aquí. Sin embargo, a medida que la ira disminuye, puedes comenzar a pensar más racionalmente sobre lo que está sucediendo y sentir las emociones que has estado dejando a un lado.

Ejemplos de la etapa de ira:

  • Ruptura o divorcio: “¡Lo odio! ¡Lamentará haberme dejado!".
  • Pérdida de empleo: "Son jefes terribles. Espero que fracasen".
  • Muerte de un ser querido: "Si ella se preocupara más por sí misma, esto no hubiera sucedido".
  • Diagnóstico de enfermedad terminal: “¿Dónde está Dios en esto? ¡Cómo se atreve Dios a que esto suceda!

Etapa 3: negociación

Durante el duelo, puedes sentirte vulnerable e indefenso. En esos momentos de emociones intensas, no es raro buscar formas de recuperar el control o querer sentir que puede afectar el resultado de un evento. En la etapa de negociación del duelo, puedes encontrarte creando muchas declaraciones de "qué pasaría si" y "solo si".

Tampoco es raro que las personas religiosas traten de hacer un trato o promesa a Dios o un poder superior a cambio de curación o alivio de la pena y el dolor. La negociación es una línea de defensa contra las emociones del dolor. Te ayuda a posponer la tristeza, la confusión o el dolor.

Ejemplos de la etapa de negociación:

  • Ruptura o divorcio: "Si hubiera pasado más tiempo con ella, se habría quedado".
  • Pérdida de empleo: "Si hubiera trabajado más fines de semana, habrían visto lo valioso que soy".
  • Muerte de un ser querido: "Si la hubiera llamado esa noche, no se habría ido".
  • Diagnóstico de enfermedad terminal: "Si hubiéramos ido al médico antes, podríamos haber detenido esto".

Etapa 4: depresión

Mientras que la ira y la negociación pueden sentirse muy "activos", la depresión puede parecer una etapa de dolor "tranquila".

En las primeras etapas de la pérdida, puedes estar huyendo de las emociones, tratando de mantenerte un paso por delante de ellas. En este punto, sin embargo, es posible que puedas abrazarlas y trabajarlas de una manera más saludable. También puedes optar por aislarte de los demás para hacer frente por completo a la pérdida.

Sin embargo, eso no significa que la depresión sea fácil o esté bien definida. Al igual que las otras etapas del duelo, la depresión puede ser difícil y desordenada.

La depresión puede sentirse como el inevitable punto de aterrizaje de cualquier pérdida. Sin embargo, si te sientes atrapado aquí o parece que no puedes superar esta etapa de dolor, habla con un experto en salud mental. Un terapeuta puede ayudarte a superar este período de afrontamiento.

Ejemplos de la etapa de depresión:

  • Ruptura o divorcio: "¿Por qué continuar?"
  • Pérdida de empleo: "No sé cómo avanzar desde aquí".
  • Muerte de un ser querido: "¿Qué voy a ser sin ella?"
  • Diagnóstico de enfermedad terminal: "Toda mi vida llega a este terrible final".

Etapa 5: aceptación

La aceptación no es necesariamente una etapa feliz o edificante de dolor. No significa que hayas superado el dolor o la pérdida. Sin embargo, significa que lo has aceptado y has llegado a comprender lo que significa en tu vida ahora.

Puedes sentirte muy diferente en esta etapa. Eso es completamente esperado. Tuviste un cambio importante en tu vida, y eso cambia la forma en que te sientes acerca de muchas cosas. Considera la aceptación como una forma de ver que puede haber más días buenos que malos, pero aún puede haber malos, y eso está bien.

Ejemplos de la etapa de aceptación:

  • Separación o divorcio: "En última instancia, esta fue una opción saludable para mí".
  • Pérdida de empleo: "Podré encontrar un camino a seguir desde aquí y comenzar de nuevo".
  • Muerte de un ser querido: "Soy muy afortunado de haber tenido tantos años maravillosos con él, y él siempre estará en mis recuerdos".
  • Diagnóstico de enfermedad terminal: "Tengo la oportunidad de atar las cosas y asegurarme de hacer lo que quiero en estas últimas semanas y meses".

Las 7 etapas del duelo

Las siete etapas del duelo son otro modelo popular para explicar las muchas experiencias complicadas de pérdida. Estas siete etapas incluyen:

  • Choque y negación. Este es un estado de incredulidad y sentimientos entumecidos.
  • Dolor y culpa. Puedes sentir que la pérdida es insoportable y que estás dificultando la vida de otras personas debido a tus sentimientos y necesidades.
  • Ira y negociación. Puedes arremeter, diciéndole a Dios o a un poder superior que harás cualquier cosa que te pidan si solo te otorgarán alivio de estos sentimientos.
  • Depresión. Este puede ser un período de aislamiento y soledad durante el cual procesas y reflexionas sobre la pérdida.
  • El giro hacia arriba. En este punto, las etapas de duelo como la ira y el dolor se han calmado, y te dejan en un estado más tranquilo y relajado.
  • Reconstrucción y elaboración. Puedes comenzar a reconstruir piezas de tu vida y llevarlas adelante.
  • Aceptación y esperanza. Esta es una aceptación muy gradual de la nueva forma de vida y un sentimiento de posibilidad en el futuro.

Como ejemplo, esta puede ser la presentación de etapas de una ruptura o divorcio:

  • Conmoción y negación: "Ella no me haría esto. Se dará cuenta de que está equivocada y volverá aquí mañana".
  • Dolor y culpa: “¿Cómo pudo hacerme esto? ¿Qué tan egoísta es? ¿Cómo arruiné esto?
  • Ira y negociación: "Si ella me da otra oportunidad, seré mejor pareja. La adoraré y le daré todo lo que ella pide".
  • Depresión: "Nunca tendré otra relación. Estoy condenado a fallarles a todos ".
  • El giro ascendente: "El final fue difícil, pero podría haber un lugar en el futuro donde pudiera verme en otra relación".
  • Reconstrucción y elaboración: "Necesito evaluar esa relación y aprender de mis errores".
  • Aceptación y esperanza: “Tengo mucho que ofrecer a otra persona".

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!