fibromialgia: Recomendaciones nutricionales

El síntoma principal de la fibromialgia, es el dolor crónico generalizado sobre todo en, zonas musculares, tendinosas, articulares y viscerales. 

Puede alterar de forma significativa el sistema intestinal, ya que el intestino tiene muchas terminaciones nerviosas. Las molestias más comunes son: acidez, dolor en la boca del estómago, estreñimiento, diarrea e intestino irritable.

Recomendaciones Alimentarias en caso de fibromialgia:

  • Mantener la flora intestinal en buenas condiciones.
  • Tomar alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, cereales integrales y procurar aumentar el consumo de legumbres, pescados, frutos secos, huevos.
  • Consumir yogures con bífidus y distintos probióticos que ayuden a la flora intestinal.
  • Sustituir la leche de vaca por otras leches vegetales.
  • Evitar los alimentos muy refinados como el pan blanco, el azúcar blanco y la bollería industrial.
  • Limitar el consumo de patatas, tomates, berenjenas, pimientos, cítricos, carne de cerdo y chocolate, porque se produce un aumento de sensibilidad a estos alimentos.
  • Realizar ejercicios moderados de tipo aeróbico como las pesas, el yoga o ejercicios de relajación mejora los síntomas y su estado.
  • Los suplementos nutricionales, como los polivitamínicos, son una buena opción para mantener nuestro aporte correcto de vitaminas y minerales.

*** Consultar siempre con el médico antes de hacer cambios en la dieta.

Fuente: Colegio Oficial de Farmaceúticos de Alicante

Obesidad

La obesidad y la fibromialgia comparten una relación complicada, y es algo que no se puede ignorar.

Muchas personas con fibromialgia llevan vidas sedentarias debido a su dolor crónico, y la falta de actividad física regular aumenta su riesgo de tener sobrepeso u obesidad.

Tener sobrepeso coloca más estrés mecánico en las articulaciones, lo que puede causar más dolor y agravar la fibromialgia. Además, las reservas de grasa son proinflamatorias, lo que también puede agravar el dolor.

También te interesa leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!