¿Cuáles son los síntomas de la esclerosis multiple?

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple o EM es una enfermedad inflamatoria autoinmune crónica que ataca al sistema nervioso central. La enfermedad empeora lentamente en la mayoría de los casos, y este empeoramiento depende, entre otras cosas, de la frecuencia y la gravedad de las recaídas.

La esclerosis múltiple afecta al sistema nervioso central, especialmente al cerebro, los nervios y la médula espinal. Altera la transmisión de los impulsos nerviosos porque la mielina, que forma una vaina protectora alrededor de las terminaciones nerviosas, se ve afectada.

Los síntomas varían en función de la zona en la que se vea afectada la mielina: adormecimiento de una extremidad, problemas de visión, sensación de descarga eléctrica en una extremidad o en la espalda, problemas de movimiento, etc.

Síntomas de la Esclerosis Múltiple

Los síntomas dependen de la localización de las placas. Varían mucho de una persona a otra, así como de un ataque a otro. Estos son los principales síntomas que pueden aparecer en pocas horas o días.

Problemas visuales (visión doble, pérdida de visión generalmente en un ojo a la vez). La causa es la neuritis óptica (daño en el nervio óptico). Es el primer síntoma en un 25% de los casos.

  • Sensaciones anormales (alteraciones sensoriales): dolor breve, hormigueo o sensación de descargas eléctricas.
  • Adormecimiento o debilidad en una o más extremidades que puede dificultar la marcha.
  • Fatiga anormal por su intensidad.
  • Temblor y dificultad para controlar el movimiento.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Espasmos o contracturas musculares (espasticidad), a veces dolorosos

También pueden aparecer los siguientes síntomas, menos frecuentes, (especialmente a medida que la enfermedad avanza)

  • Dificultades en el habla.
  • Incontinencia urinaria o problemas de orina (impulsos, dificultad para vaciar la vejiga, infecciones urinarias, etc.).
  • Estreñimiento.
  • Parálisis parcial o total (de cualquier parte del cuerpo).
  • Problemas de memoria, humor (fase depresiva) o concentración.

Tener uno o más de estos síntomas no es suficiente para hacer un diagnóstico de esclerosis múltiple, ya que son comunes a otras enfermedades neurológicas o de otro tipo. Por ello, siempre debes consultar a tu médico.

Tipos de esclerosis múltiple

La EM se inicia en 1 de 2 formas generales: con recaídas individuales (ataques o exacerbaciones) o con progresión gradual.

Remitente recurrente MS

Más de 8 de cada 10 personas con EM son diagnosticadas con el tipo de remitente recurrente.

Alguien con EM remitente recurrente tendrá episodios de síntomas nuevos o que empeoran, conocidos como recaídas.

Estos suelen empeorar en unos pocos días, duran de días a semanas o meses, y luego mejoran lentamente en un período de tiempo similar.

Las recaídas suelen ocurrir sin previo aviso, pero a veces se asocian con un período de enfermedad o estrés.

Los síntomas de una recaída pueden desaparecer por completo, con o sin tratamiento, aunque a menudo persisten algunos síntomas, con ataques repetidos durante varios años.

Los períodos entre ataques se conocen como períodos de remisión. Estos pueden durar por años.

Después de muchos años (generalmente décadas), muchas, pero no todas, las personas con EM remitente recurrente desarrollan EM secundaria progresiva.

En este tipo de EM, los síntomas empeoran gradualmente con el tiempo sin ataques obvios. Algunas personas continúan teniendo recaídas poco frecuentes durante esta etapa.

Alrededor de la mitad de las personas con EM remitente recurrente desarrollarán EM progresiva secundaria dentro de los 15 a 20 años, y el riesgo de que esto ocurra aumenta cuanto más tiempo se presente la enfermedad.

EM primaria progresiva

Un poco más de 1 de cada 10 personas con la enfermedad comienzan su EM con un empeoramiento gradual de los síntomas.

En la EM primaria progresiva, los síntomas empeoran y se acumulan gradualmente durante varios años, y no hay períodos de remisión, aunque las personas a menudo tienen períodos en los que su condición parece estabilizarse.

Esclerosis múltiple: qué es, síntomas, causas

¿Qué causa la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple se produce cuando hay una combinación de factores ambientales, en personas cuya herencia les predispone a la enfermedad.

Cuanto más lejos del ecuador, más frecuente es la enfermedad: por ello, los investigadores creen que la falta de luz solar durante la infancia y la adolescencia podría influir.

El tabaquismo pasivo de los niños y el tabaquismo de los adolescentes también podrían desempeñar un papel.

Los virus que provocan una respuesta inmunitaria inadecuada podrían estar implicados: se trata, en cualquier caso, de una vía de estudio que se toma en serio.

Por otro lado, varios estudios han dado el visto bueno a las vacunas (contra la hepatitis B o contra los papilomavirus), de las que se sospechaba que tenían un papel favorable.

En cuanto a los factores genéticos que predisponen, también son numerosos.

En los últimos años se han identificado varios genes potencialmente implicados que podrían aumentar el riesgo de esclerosis múltiple. Además, el riesgo aumenta cuando otros miembros de la familia ya están afectados por la enfermedad.

Tratamientos para la Esclerosis Múltiple

Actualmente no hay cura para la EM, pero varios tratamientos pueden ayudar a controlar la condición. El tratamiento que necesites dependerá de los síntomas específicos y las dificultades que tengas.

Puede incluir:

  • Tratamiento de las recaídas con cursos cortos de medicamentos esteroides para acelerar la recuperación.

  • Tratamientos específicos para síntomas de EM individuales.

  • Tratamiento para reducir la cantidad de recaídas, usando medicamentos llamados tratamientos modificadores de la enfermedad.

  • Las terapias que modifican la enfermedad también pueden ayudar a disminuir el empeoramiento general de la discapacidad en las personas con EM remitente recurrente, y en aquellas con EM progresiva secundaria que todavía tienen recaídas.

Desafortunadamente, actualmente no hay un tratamiento que pueda retardar el progreso de la EM progresiva primaria o la EM progresiva secundaria en ausencia de recaídas.

Actualmente se están investigando muchas terapias para tratar la EM progresiva. Si te han diagnosticado EM, es importante cuidar tu salud general.

La EM puede ser una condición desafiante para vivir, pero los nuevos tratamientos en los últimos 20 años han mejorado considerablemente la calidad de vida de las personas con la condición.

La EM en sí rara vez es fatal, pero las complicaciones pueden surgir de una EM grave, como infecciones del pecho o vejiga, o dificultades para tragar.

La expectativa de vida promedio para las personas con EM es de alrededor de 5 a 10 años por debajo del promedio, y esta brecha parece estar disminuyendo todo el tiempo.

Más información

Federación Española para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple (FELEM)

Ponzano, 53. 28003 Madrid

Tel.: 91 441 01 59 y 91 399 24 92

Fax: 91 451 40 79

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza

Comparte este artículo!