Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

exfoliar la piel

La exfoliación es un ritual de belleza muy sencillo:

en primer lugar dúchate con agua caliente para que la piel se reblandezca, a continuación aplica el producto específico sobre un guante de crin o una esponja y para terminar, frota sobre la piel presionando levemente con las manos mientras haces movimientos circulares.

Sin embargo, de nada te servirán estos esfuerzos si sólo los realizas durante unas pocas semanas. La constancia es fundamental si quieres mantener de piel lisa, suave y reluciente. Hay ciertos momentos en los que nos aprovecharemos de las propiedades de la exfoliación más que otros.

Antes de tomar el sol, por ejemplo, es muy adecuado exfoliar la piel porque cuanto más lisa esté la epidermis más uniforme será su bronceado. También es conveniente exfoliar la piel antes de aplicar un auto bronceador ya que este producto sólo actúa sobre la capa superficial de la piel y consecuentemente cuantas más células muertas tenga esta capa más irregular será el color. Sin embargo, si exfoliamos la piel antes estará lisa, nítida y el auto bronceado será uniforme.

Comparte este artículo!