Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cambios Físicos, Psíquicos y Emocionales Embarazo

La mayoría de los cambios que se producen son normales y necesarios para que el bebé se pueda desarrollar, aunque serán muchas las ocasiones en las que sufras molestias e incomodidades. Si no la sientes tampoco pasa nada, hay mujeres que no tienen ninguna molestia en todo el embarazo.

Vive tu embarazo con una actitud positiva y acepta los cambios con naturalidad, recuerda que tu cuerpo está preparado para ello.

Puedes sentir algunos de estos síntomas o molestias:

Náuseas, vómitos y problemas digestivos: Los vómitos y náuseas son síntomas habituales en el primer trimestre. La digestión se vuelve más lenta, y por eso es normal que notes pesadez, gases y estreñimiento. Cuando el útero crece empuja el estómago hacia arriba causando acidez con frecuencia.

Consejos:

  • Usa ropa holgada que no apriete tu cintura,
  • Realiza comidas frecuentes y poco abundantes.
  • Mastica bien y come despacio.
  • Después de comer reposa incorporada sin tumbarte del todo.
  • Procura comer los alimentos a temperatura ambiente.
  • Toma líquidos (agua y zumos naturales) entre horas y a sorbos.
  • Opta por la comida poco condimentada.
  • Si sufres náuseas matutinas prueba a tomar tostadas, galletas o cereales antes de levantarte de la cama.
  • En caso de estreñimiento consume alimentos que contengan fibra natural (pan integral, kiwis, cereales integrales, frutas y verduras) y bebe líquidos.
  • Realiza ejercicio moderado. Procura tener horarios regulares para ir al baño.

Cambios en las mamas: Es normal que sientas tensión mamaria, aumento de tamaño y mayor sensibilidad. La aréola y el pezón se oscurecerán. Es probable que alrededor de la aréola aparezcan pequeños bultitos (tubérculos de Montgomery). Su aparición es normal y se debe al crecimiento de las glándulas sebáceas. Cuando se esté acercando la última etapa del embarazo las mamas se van preparando para la lactancia y puede aparecer secreción de calostro (primera leche).

Consejos:

  • Usa un sujetador que sea de tu talla, que te sujete bien el pecho sin comprimirlo. Elige prendas de algodón.

Pinchazos y molestias (como cuando tienes la regla): Ocurre con frecuencia durante el primer trimestre, debido a que el útero aumenta su tamaño y los ligamentos que los sujetan se estiran.

Aumenta la necesidad de orinar: al principio ocurrirá por cambios hormonales y según avance el embarazo por la presión del útero sobre la vejiga

Aumenta el flujo vaginal: Puede ocurrirte durante todo el embarazo.

Consejos:

  • Mantén una higiene diaria.
  • Usa el jabón sólo en la parte externa de la vulva.
  • No uses esponjas reutilizables.
  • Elige la ropa interior de algodón.
  • Evita los salvaslips y compresas.

Cansancio y alteraciones del sueño: Causado principalmente por las hormonas. Durante el primer trimestre es normal que tengas más sueño de lo habitual y no te apetezca hacer nada. Una vez estés en el último trimestre es muy posible que aparezca el insomnio.

Cambios del humor: Es muy habitual sufrir estos cambios que ocasionan sentimientos enfrentados. (Alegría y tristeza, más sensible y emotiva, dudas y miedos). No dudes en apoyarte en tu entorno cercano (familia y amigos) Expresa libremente tus sentimientos y emociones. Y por supuesto habla con tu médico o matrona si lo necesitas.

Mareos: Pueden aparecer por diferente motivos (bajada de la tensión, estar mucho tiempo sin comer...)

Consejo:

  • Evita cambiar de posición de forma brusca.
  • Evita cambios bruscos de temperatura.
  • No permanezcas de pie mucho rato seguido.
  • Evita lugares cerrados y calurosos.
  • Bebe líquidos y come con regularidad.
  • Lleva en el bolso algún alimento energético o azucarado.

Dolores de cabeza: Las cefaleas son habituales durante el primer trimestre pero a veces suelen durar hasta el final del embarazo. Su causa suele ser hormonal.

Si tienes dolores de cabeza con mucha frecuencia, de forma intensa y/o se acompañan de otras alteraciones debe consultar con tu médico.

Hormigueos y calambres musculares: son muy frecuentes y se deben a muchas causas. Podrás sentirlos en los brazos, con adormecimiento de las manos, o en las piernas calambres musculares.

Consejos:

  • Realiza ejercicios de movimientos de manos (abre y rota, aprieta los puños, usa una pelota…)
  • Masajea la zona de la piernas donde sientes los calambres y flexiona y extiende los tobillos.

Cambios en la circulación: Según vaya aumentando el útero irá afectando a la circulación sanguínea abdominal pudiendo provocarte varices, hemorroides e hinchazón de manos y pies.

Consejos preventivos:

  • Realiza ejercicio diario.
  • Usa calzado con poco tacón. (evita mucho tacón y el calzado plano)
  • No permanezcas mucho tiempo de pié o sentada, da pequeños paseos a ratos.
  • Eleva los pies siempre que puedas.
  • Duerme con las piernas ligeramente levantadas.
  • En la ducha alterna el agua templada y el agua fría y masajea con esta las piernas.
  • Evita calcetines y calzado que te aprieten.
  • Si tienes o aparecen varices, habla con el médico sobre el uso de medias compresivas durante el embarazo.
  • Para prevenir o aliviar las hemorroides, debes de controlar el estreñimiento con una dieta adecuada, rica en fibra. Puede hacer baños de asiento con agua fría para buscar alivio.

Cambios en el olfato y el gusto: Sentirás mayor sensibilidad con algunos olores y sabores. También puede ser que notes que produces más saliva. La congestiones nasales son normales y también pueden aparecer pequeñas hemorragias nasales, que no deben preocuparte.

Alteraciones en la piel: Podrás notar cambios en el color de la piel, en los lunares y el vello. También es normal que sudes más.

Suelen aparecer estrías; para prevenirlas, usa alguna crema hidratante día y noche.

Evita tomar el sol directamente y usa siempre protección solar alta.

Molestias en la espalda: La parte baja de la espalda se irá curvando por el aumento de peso y  volumen del útero. También los ligamentos estarán más tensos en las ingles.

Consejos:

  • Mantén una actividad física moderada; camina y/o nada.
  • Si tienes dolor muy intenso consulta con el médico.

Aumento de peso: Irás aumentando progresivamente, especialmente a partir del segundo trimestre. Dependiendo del peso que tuvieras inicialmente, se suele subir entre 9 y 15 Kilos. Sigue una dieta sana, variada y equilibrada y sin excesos calóricos. Si tienes sobrepeso u obesidad sigue todas las indicaciones del personal médico.