Lactancia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

come ansiedad

El bebé puede comer con ansiedad por dos motivos:

En el primer caso podemos encontrar niños que han nacido con bajo peso y que vienen con hambre atrasada o en el caso contrario, con peso muy alto, que están acostumbrados a recibir más nutrientes y si le faltan lo llevarán muy mal.

En el segundo caso, encontramos niños muy dormilones que cuando se despiertan llevan muchas horas sin alimentarse y comen como si no hubiera un mañana.

¿Qué ocurre en ambas situaciones? Pues que el bebé come con mucha ansiedad y esto le generará gases, dolor de barriga e incluso se quedará con hambre. Lo que hará que la siguiente toma sea aún peor. Además, si le estás dando el pecho pensarás que no tienes suficiente leche y si estás con lactancia artificial creerás que está comiendo en exceso.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Ayuda a los Bebés tomar Manzanilla para aliviar el Cólico

¿Está bien darle manzanilla a un bebé? ¿Le sirve para algo? ¿Puede aliviarle el cólico?

Es cierto que la manzanilla tiene efectos sobre el dolor de tripa pero no es necesaria para el bebé. No se conocen casos en que el cólico de lactante se curara con manzanilla.

Todo el líquido y nutrientes que necesita el bebé lo contiene la leche materna. Un bebé que toma toda la leche que necesita no tiene que beber agua, ni tendrá problemas de deshidratación aunque haya calor.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

pezoneras

¿Que son las pezoneras?

Las pezoneras son unos moldes, de silicona o látex, que se utilizan para que el pezón quede protegido durante la Lactancia Materna.

Se pueden adquirir infinidad de marcas y modelos que varían en su forma. Lo importante es que sea fino y parecido a la forma natural del pezón, para que interfiera lo menos posible.

¿Cuándo usar pezoneras?

Durante la lactancia surgen algunas complicaciones que pueden dificultar darle el pecho al bebé, mientras solucionas el problemas, puedes usar pezoneras en estos casos:

  • Grietas en el pezón: Cuando el bebé se agarra mal al pezón, aparecen las grietas, suele pasar mucho los primeros días debido a la inexperiencia del bebé y de la madre. Mientras se curan y buscas asesoramiento (matrona, expertos y/o grupos de apoyo de lactancia...) para que te enseñen las técnicas y posiciones correctas, puedes usar pezoneras, para evitar el dolor.
  • Síndrome de Rainaud del pezón: Los vasos sanguíneos de una zona de la piel, en este caso el pezón, se contraen excesivamente cuando es estimulada con frío o tacto, produciendo dolor intenso. No aparecen grietas, pero una vez el bebé suelta el pezón, éste toma un color blanco azulado durante un rato, hasta que al final recupera su color. Una solución puede ser aplicar calor antes e inmediatamente después dar el pecho. Las pezoneras también pueden ser útiles, ya que reducen los estímulos que desencadenan este síndrome.
  • Malformaciones faciales del bebé: Pueden hacer complicado que el bebé se agarre correctamente. Por ejemplo, en el caso de la micrognatia, donde la mandíbula inferior es anormalmente pequeña quedando la barbilla medio hundida y dificultando el agarre. Hay que buscar una postura adecuada para mejorar esta situación, por ejemplo, poner al bebé sobre la pierna de la madre (como a caballo) con la cabeza inclinada un poco hacia atrás y ofrecerle el pecho. También son útiles las pezoneras.
  • Frenillo en lengua o labios: Para solucionar el problema hay que cortar el frenillo. Hasta que esto suceda y para evitar grietas debido al mal agarre y mejorar el vaciado del pecho por parte del bebé, se pueden usar pezoneras.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

yodo lactancia

La necesidad de yodo en la mujer que está dando el pecho es casi el doble de lo que debe tomar un adulto sano, ya que no sólo tiene que cubrir lo que ella necesita, sino que además tiene que garantizar que el bebé reciba todos los nutrientes necesarios, incluido el yodo, a través de la leche.

La cantidad de yodo en la leche materna varía dependiendo de la ingesta de la madre. Las necesidades de un lactante son unos 90 µg/día, y el volumen de leche ingerido de 600 a 1000 ml/día, la concentración mínima de yodo en la leche tendría que ser de 100 µg /litro. Para obtenerlo, la madre deberá ingerir al menos 250-300 µg de yodo al día.

Como es posible que el consumo de sal (optar siempre por la yodada) esté reducido en ese período, se recomienda un suplemento de 200 µg de yodo al día en forma de yoduro potásico, mientras dure la lactancia, ya sea a un solo niño o en tándem (2 a la vez).

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

obstruccion conducto lacteo

La obstrucción de un conducto lácteo aparece por un mal vaciado de un lóbulo mamario, puede ocurrir por una técnica inadecuada de lactancia o por utilizar sujetadores inadecuados que comprimen en exceso. Son muy pocos los casos en que la causa sea una malformación u otras lesiones del pecho, que pueden favorecer que el conducto se obstruya.

Cuando existe obstrucción aparece un bulto doloroso en el pecho y se enrojece la piel de la zona. No suele aparecer fiebre ni otros síntomas.

¿Qué hacer ante una obstrucción de un conducto lácteo?

Aplica calor y extrae la leche poniendo al bebé con mucha frecuencia al pecho. Como las succiones del bebé al principio de la toma son más fuertes, si te duele mucho, dale primero el pecho sano y así se pondrá en marcha el reflejo de eyección (subida o bajada de leche). Desde que notes que sube la leche, cambia al bebé al otro pecho para que vacíe bien el lado obstruido.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

ingurgitacion mamaria

Ingurgitación o Congestión Mamaria (Con vídeo explicativo sobre cómo aliviar la ingurgitación)

La ingurgitación sucede en el caso de que los pechos produzcan más leche de la que el bebé extrae, si esto ocurre las mamas aumentan de tamaño y aparece dolor. Suele pasar al comenzar con la lactancia con la “subida de la leche”. Es más frecuente con el primer bebé, y cuando se da el pecho siguiendo horarios rígidos y pocas tomas al día, o cuando se le da al bebé suplementos de suero o fórmulas infantiles. También puede pasar si la madre y el bebé tienen que separarse (hospitalizacíon, vuelta al trabajo) o si el bebé mama menos por diferentes circunstancias (enfermedad, más horas de sueño, etc.).

La ingurgitación aparece con menos facilidad si se empieza a dar de mamar desde el parto y con mucha frecuencia, unas 12 veces diarias durante los primeros días.

En algunos casos la ingurgitación puede provocar fiebre.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

pezon plano o invertido

Por lo general la forma del pezón no representa un problema para la lactancia, pero muchas veces, durante los primeros días puede hacer falta alguna ayudita para que el bebé se agarre al pecho.

Si tienes el pezón plano, puedes agarrarlo con los dedos y estirarlo hacia afuera. Por norma, estos casos se van resolviendo poco a poco y no generan dificultad para la lactancia. El bebé debe abrir mucho la boca para agarrar bien el pecho. Así, cuando empiece a succionar creará un vacío y el pezón irá saliendo poco a poco. En algunos casos se recomienda usar una pezonera, aunque después resultará difícil dejar de usarla y que el bebé se agarre al pecho directamente. Existe un dispositivo cuya misión es sacar el pezón por medio del vacío, esta sería otra opción a la que acudir en algunos casos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

bebe muerde

Cuando el bebé te muerde mientras le das de mamar, puede resultarte molesto o doloroso en algunos casos. Para evitar que lo haga y hacerle entender que no lo haga más porque te duele y así no podrás seguir dándole el pecho, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

Dile de forma contundente y clara: "¡NO!" mientras, mírale a la cara con seriedad. Quítale el pecho de la boca, pero sin soltarlo de tus brazos. A continuación, vuelve a ofrecerle el pecho y dile "No me muerdas". Repite el proceso las veces necesarias, la combinación de gestos y mensajes verbales ayudarán a que te comprenda mejor. Recuerda que el no sabe que al morderte te duele y eres tú la que debes hacérselo entender.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Baches de la lactancia o Crisis de Crecimiento

Baches de la lactancia o Crisis de Crecimiento

Después del parto se iniciará el proceso de instauración de la lactancia para lograr un nivel adecuado de producción hasta las seis semanas de vida del bebé, en las que necesitará comer con frecuencia, entre 8 y 10 veces al día los que nacieron a término y entre 10 y 12 horas los prematuros. Para que el estímulo sea efectivo las mamas deben vaciarse adecuadamente. Poco a poco se irá alcanzando un ritmo más pausado de las tomas combinado con episodios de mayor demanda. Esto permitirá a la madre adecuar la producción de leche según la necesidad del bebé.

Sobre las 3 semanas, al mes y medio y a los 3 meses, son muchos los bebés que tienen unos días "extraños" más inquietos, más llorones, duermen mal, maman con más frecuencia, se agarran al pecho y de repente lo sueltan, lloran, etc. Estos episodios suelen estar relacionados con la aceleración normal en su velocidad de crecimiento que conduce a una mayor demanda de leche.

En la crisis de los 3 meses puede ocurrir que:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia prologada

Aunque en otras culturas la lactancia materna después del año es algo habitual, en los países occidentales muchas de las madres que deciden seguir dando el pecho a sus hijos encuentran barreras y rechazo en el entorno debido a creencias personales o mitos.

Beneficios de la lactancia prolongada:

  • El valor de la leche materna es muy nutritivo. Aporta un 33% de las calorías diarias del niño.
  • Es ideal cuando el niño está enfermo.
  • Menos enfermedades a corto y largo plazo. Recuperaciones más rápida.
  • Favorece la estabilidad emocional y el rendimiento.
  • Para la madre del lactante existen menos riesgos de cáncer de mama y ovario, infartos, hipertensión y diabetes.
  • No se ha encontrado ningún riesgo físico ni psicológico para lactantes por encima de los 2 ó 3 años.
  • No se ha demostrado que exista relación con las caries.
  • En caso de un nuevo embarazo se puede seguir dando el pecho, a no ser que exista riesgo de aborto o parto prematuro. Lactancia Materna durante el Embarazo
  • Se puede dar el pecho a dos hijos a la vez: Lactancia en Tándem