Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cuidados consejos tips embarazo

En este artículo queremos darte recomendaciones alimentarias, hablarte sobre la importancia del ácido fólico y el yodo para el feto, también sobre los medicamentos, con los que hay que tener mucho cuidado, incluso con los que son de herboristerías. Y también se tocan otras temas cómo las vacunas, la Prevención de defectos congénitos en el feto, la Prevención de enfermedades infecciosas y otros puntos de interés en el embarazo.

Sigue todas estas recomendaciones para cuidarte y llevar un embarazo sano. 

Alimentación sana y equilibrada (Menos cantidad, más calidad): No necesitas hacer una dieta especial, pero no olvides que tu alimentación influye en el desarrollo y crecimiento del bebé.

Sigue una alimentación variada, que incluya todos los nutrientes, aquí te damos algunos consejos:

  • Frutas, hortalizas y verduras.
  • Alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (pan, pasta, arroces y patatas).
  • Alimentos ricos en fibras (pan integral, frutas y verduras y legumbres).
  • Proteínas (carnes, pescados, huevos, legumbres como alubias, garbanzos y lentejas).
  • Pescado (evitan consumir pescados de gran tamaño como pez espada, o emperador, atún rojo, cazón... por su alto contenido en mercurio)
  • Es recomendable que te guíes por la pirámide nutricional para elaborar tus menús diarios.
  • Limita los dulces, las chucherías, las conservas, los embutidos, el café, el té y las bebidas de cola.
  • Consume la leche pasteurizada o UHT y derivados (leche desnatada, yogurt y queso).
  • Evita el queso blando madurado tipo Camembert, Brie y el queso azul.
  • Prepara las comidas a la plancha, cocida, sin salsas y poco condimentadas.
  • Evita los fritos.
  • Lava muy bien las frutas y verduras.
  • Usa sal yodada, pero con moderación.
  • Come con frecuencia y evita pasar muchas horas sin comer.
  • Evita las comidas abundantes.
  • Si sigues una alimentación adecuada, no necesitas tomar suplementos de vitaminas, a excepción del ácido fólico que no te puede faltar.
  • El hierro y el yodo te lo recetarán si lo aconsejan los análisis, o el tipo de dieta que sigas.
  • La vitamina A puede ser teratógena (sustancia que puede provocar malformaciones en el embrión) y debes evitarla. Por esta razón, evita también el consumo de hígado y patés.
  • Evita comer alimentos crudos o poco hechos, (huevos, carnes, pescados, patés frescos y embutidos, así como leche y quesos no pasteurizados) para prevenir la toxoplasmosis y otras infecciones o parásitos. Para evitar problemas, cocina suficientemente estos alimentos, o congélalos más de 24 horas a -20 ºC.

El ácido fólico es una vitamina (B9) que puedes encontrar en los vegetales de hoja verde (espinaca, brécol, acelgas…) , Si lo tomas en una cantidad adecuada ayudarás a prevenir defectos en la formación del sistema nervioso del bebé. Aunque sigas una dieta equilibrada será necesario que tomes un suplemento para completar la cantidad necesaria.

Lo ideal sería empezar a tomarlo al menos tres meses antes del embarazo , y además si lo toma también tu pareja mucho mejor. Y una vez te quedes embarazada, continua tomándolo tú, al menos el primer trimestre, esa es fundamental. La dosis recomendada es de 400μgr/día.

El Yodo, es un mineral que contribuye el buen desarrollo neuronal y cerebral del bebé.

Es conveniente que consumas sal yodada con moderación y productos ricos en yodo, pescado de mar, marisco y productos lácteos desde antes del embarazo y a lo largo de todo el embarazo y la lactancia.

Si el médico considera que no está garantizado un aporte de yodo suficiente, Te recetará un suplemento.

Recuerda: "La carencia de yodo en el organismo es la principal causa prevenible en el mundo de lesión cerebral del feto y del lactante, y del retraso del desarrollo psicomotor de los niños pequeños, pudiendo ser incluso causa del fracaso escolar."

Organización Mundial de la Salud

"Toda madre tiene derecho a una ingestión suficiente de yodo durante el embarazo y la lactancia para asegurar que su hijo o hija tenga un desarrollo cerebral óptimo."

Convención sobre los Derechos del Niño
Asamblea General de las Naciones Unidas

Hidratación: Es muy importante que te hidrates bien para favorecer el buen funcionamiento de los riñones e intestinos. Toma diariamente de 1’5 a 2 litros de agua.

Preparación para la lactancia materna durante el embarazo: Si optas por la lactancia materna, consulta con la matrona tus dudas y temores. Ella podrá explicarte sus ventajas y enseñarte cómo dar el pecho al bebé. También lo podrás aprender si asistes a las clases de preparación al parto. Además existen asociaciones de madres y lactancia que pueden ayudarte si lo necesitas. 

Higiene de la boca y los dientes: Cepilla los dientes después de cada comida. Y acude a el odontólogo/dentista a partir del primer trimestre.

Ejercicio: Si tienes un embarazo sin riesgos, puedes practicar ejercicio moderado. Evita esfuerzos excesivos y ejercicios violentos.

Muy recomendados (paseo, natación, gimnasia, yoga y los ejercicios de preparación al parto).

Evita deportes de impacto y/o enérgicos que puedan causar hipertermia, distensión abdominal o traumatismos y caídas, así como la práctica del submarinismo.

Viajes: A no ser que el médico no diga lo contrario, los viajes, no están contraindicados. Cuando sean largos, para cada dos o tres horas para descansar y estirar las piernas. El cinturón de seguridad es obligatorio, y debes usarlo adecuadamente, por encima y por debajo del útero y no sobre él, a ser posible, con tres puntos de anclaje. Con la banda inferior por debajo del abdomen a la altura de las ingles y la banda superior entre las mamas. Ha a la venta cinturones especiales para el embarazo.

Relaciones y prácticas sexuales: Siempre que el médico no te diga lo contrario, el coito y otras formas de relación intima, siempre que sean deseadas y satisfactorias, son saludables durante todo el embarazo y no perjudican al feto si el embarazo transcurre con normalidad.

El embarazo es ideal para explorar nuevas formas de intimar, de acuerdo a las necesidades de ambos miembros de la pareja y a los cambios anatómicos que se van produciendo.

Sustancias tóxicas: El embarazo es el momento para llevar una vida más saludable.

Evita el tabaco y el alcohol. El tabaco es muy nocivo para el ser humano y puede causar graves daños en el feto.

El alcohol atraviesa la placenta y llega al feto a través de la sangre por el cordón umbilical. Causando daños en el bebé. Y lo mismo pasa con las drogas.

Si consumes habitualmente alguna de estas sustancias habla inmediatamente con el personal médico que te atiende, para que te ayuden adecuadamente con la adicción y prevención de daños sobre el desarrollo y salud del bebé.

Medicamentos: Son muy pocas las medicinas o productos de herboristería sin receta que han sido probadas como seguras en el embarazo, por lo que debes evitarlas.

Las medicinas alternativas no son necesariamente seguras por ser naturales. Consulta siempre con tu médico.

Incluso, las medicinas que te prescriben con receta deben ser usadas tan poco como sea posible en el embarazo. Las medicinas deben ser recetadas sólo en caso de que el beneficio supere a los riesgos.

Jamás te automediques, ni pidas consejos en foros, redes sociales o amistades sobre que tomar. Habla siempre con el médico.

Prevención de enfermedades infecciosas:

La infección de orina es muy frecuente durante el embarazo. A veces no se detecta bien
y es probable que te hagan varios análisis a lo largo del embarazo y especialmente antes del parto.

La toxoplasmosis, una infección frecuente y generalmente benigna, puede pasar desapercibida.

Muchas mujeres la habrán pasado antes de quedar embarazadas. Sólo hay riesgo de transmisión al feto si la enfermedad se contrae en el embarazo, lo que no es muy frecuente (1 de cada 1000) y aún así se infectarán muy pocos fetos. La prevención incluye: evitar el contacto con las deposiciones de los gatos y cocinar suficientemente las carnes o los alimentos. Evita los alimentos crudos, lava muy bien y desinfecta las verduras frescas, usa guantes si tienes jardín y mantén una buena higiene personal: lavado de manos, utensilios de cocina. Además debes evitar llevarte las manos a la boca o a los ojos o nariz sin lavarte.

La sífilis debe ser descartada en las pruebas preventivas de la primera visita prenatal. Si es detectada a tiempo, tiene un tratamiento efectivo.

El VIH/SIDA y la Hepatitis B se trasmiten por vía sexual y sanguínea.

Si estás infectada, pueden trasmitirse al niño, sobre todo en el momento del parto. El tratamiento precoz del VIH reduce el riesgo de transmisión al feto. Se ofrecen pruebas de detección en la primera visita prenatal.

Si eres portadora de hepatitis B, debe tratarse al bebé, con un suero específico.

Vacunas:

Vacuna del Tétanos: Si no has completado la pauta de vacunación básica (4 dosis en edad infantil, 3 dosis en adultos), te aplicarán 2 dosis de vacuna del tétanos/difteria, antes de finalizar el embarazo, separadas entre sí al menos por 4 semanas. Aunque puedes vacunarte en cualquier momento del embarazo, es preferible hacerlo a partir del 2º trimestre.

Están contraindicadas las vacunas antivirales en el primer trimestre del embarazo. Antes de aplicar estas vacunas debe descartarse el embarazo. Las vacunas de Varicela y la Triple vírica y cualquiera de sus componentes (sarampión, rubéola y parotiditis) y otras en personas de riesgo solamente se deben aplicar por indicación médica.

Vacuna de la gripe: Está indicada en el segundo o tercer trimestre de embarazo y durante la temporada gripal (noviembre a marzo).

Otras vacunas e inmunoglobulinas sólo se administrarán cuando exista un riesgo de exposición y una indicación médica específica.

Prevención de defectos congénitos en el feto: La prevención debe comenzar antes de la fecundación, por eso es muy importante planificar el embarazo y empezar a cuidarse antes de quedar embarazada.

  • Medidas preventivas:
  • Toma acido fólico, desde antes de la concepción, y durante el primer trimestre de embarazo.
  • No se automedique NUNCA, algunos medicamentos pueden producir malformaciones sobre todo en el primer trimestre.
  • Mucha precaución con los productos dietéticos o de herboristería y consulta con el médico por si están contraindicados para embarazadas.
  • Siempre que vayas a un médico advierte que estás embarazada por si tiene que recetarte algún fármaco o tiene que hacerte una radiografía.

En el embarazo se te ofrecerá la posibilidad de realizar análisis de sangre y ecografías, que permiten conocer el riesgo que tiene el feto de estar afectado por un Síndrome de Down u otra alteración cromosómica, o de presentar otros defectos congénitos.

Si se detecta un riesgo elevado, se te ofrecerá la posibilidad de realizar una prueba invasiva, tipo amniocentesis o biopsia corial, para confirmar el diagnóstico.

La realización de esta pruebas de “diagnóstico prenatal” es voluntaria y sea cuál sea su decisión ante un resultado adverso, los profesionales sanitarios te informarán y ayudarán.