Los bebés alimentados con biberón ingieren 'millones' de microplásticos: Estudio

Los bebés alimentados con biberón pueden ingerir millones de partículas microplásticas al día: Estudio

Se ha vuelto m√°s com√ļn que nunca que los padres preparen la f√≥rmula para su hijo usando biberones de pl√°stico.

Mientras se destaca la abundancia de plástico utilizado en los productos alimenticios, una nueva investigación realizada el lunes (19 de octubre de 2020) ha encontrado que los bebés alimentados con biberón pueden ingerir millones de partículas de microplástico al día.

Debido al uso biberones de polipropileno (PP), el material m√°s utilizado para los alimentos envasados, los investigadores tratan de averiguar si la exposici√≥n a los micropl√°sticos a esos niveles supone un riesgo para la salud de los ni√Īos.

La tasa de liberación de microplásticos en 10 tipos diferentes de biberones o accesorios se registró en una investigación publicada en la revista Nature Food.

También siguieron las directrices oficiales de la Organización Mundial de la Salud para la esterilización de los biberones de plástico y la preparación de la leche maternizada.

La esterilización de los biberones y las altas temperaturas del agua afectan más a la liberación de microplásticos.

El estudio encontró que el agua caliente, junto con el sacudimiento de la botella produjo una gran cantidad de microplásticos.

Teniendo en cuenta los datos experimentales y bas√°ndose en las tasas medias nacionales de lactancia materna, los cient√≠ficos estimaron que el beb√© promedio alimentado con biber√≥n podr√≠a estar ingiriendo 1,6 millones de micropart√≠culas de pl√°stico al d√≠a durante su primer a√Īo de vida cuando se alimentaba con biberones de pl√°stico.

Esta cifra es una diferencia considerable en comparación con lo que los adultos podrían ingerir.

Un estudio realizado el a√Īo pasado por la Organizaci√≥n Mundial de la Salud estim√≥ que los adultos consumir√≠an entre 300 y 600 micropart√≠culas de pl√°stico al d√≠a.

Los autores de la investigación afirmaron que la esterilización de estos biberones de polipropileno y la exposición al agua a alta temperatura tuvieron el mayor efecto sobre la liberación de microplásticos.

Aunque ya se sabe que los microplásticos en el medio ambiente pueden contaminar la comida y la bebida humanas, el estudio muestra que la preparación de alimentos en recipientes de plástico puede llevar a una exposición significativa de microplásticos a un nivel miles de veces mayor.

Aunque muchas de las partículas de microplástico se excretarán, todavía no se ha establecido la cantidad que podría entrar en el torrente sanguíneo y viajar al resto del cuerpo.

El estudio tiene como objetivo destacar los problemas potenciales que disuaden del uso de biberones de pl√°stico.

Esto deja a los científicos preocupados por la forma en que los microplásticos pueden transportar patógenos o sustancias químicas tóxicas al cuerpo, y por el hecho de que esta cuestión es especialmente apremiante para los bebés.

Los científicos dicen que se desconocen las implicaciones para la salud y que los efectos en la salud de los bebés requieren una mayor investigación.

En √ļltima instancia, el objetivo del estudio, seg√ļn los autores, no es disuadir a los padres de usar biberones de leche, sino poner de relieve los problemas potenciales que vienen con la exposici√≥n a estos micropl√°sticos de los biberones.

El profesor Oliver Jones, de la Universidad RMIT de Melbourne, Australia, se√Īala que los niveles de exposici√≥n de los beb√©s eran estimaciones y no mediciones. "No queremos que los padres se sientan mal por el uso de biberones de pl√°stico. Sin embargo, este estudio ilustra que el problema de los micropl√°sticos es probablemente mucho m√°s grande de lo que pensamos y algo con lo que tenemos que empezar a lidiar realmente".

Directrices de esterilizaci√≥n de botellas para reducir la exposici√≥n a los micropl√°sticos ūüćľ

Sin embargo, seg√ļn los cient√≠ficos, hay formas de reducir los micropl√°sticos producidos durante la preparaci√≥n habitual de la leche de f√≥rmula.

Implica un paso adicional de lavado enjuagando los biberones con agua fría esterilizada. Del mismo modo, la leche de fórmula se prepara en un recipiente no plástico, luego se enfría y se vierte en el biberón limpio.

Otras soluciones son el uso de biberones de vidrio, aunque son más pesadas para los bebés y corren el riesgo de romperse, y el desarrollo de revestimientos para evitar que los plásticos desprendan partículas.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y/o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!