Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

dieta mama bebe

La dieta durante la lactancia materna

Si eres una madre lactante, no solo comes por tu propia salud sino también por la salud del bebé que estás amamantando. Por lo tanto, alimentarse bien es importante para ambos. Mientras amamantas, tu cuerpo automáticamente pondrá al bebé como prioridad. Si la madre lactante no tiene suficiente alimento, su cuerpo hará que la producción de leche sea su primera prioridad y sus propias necesidades pueden quedar insatisfechas.

La importancia del amamantamiento para reforzar el sistema inmunológico de un bebé es bien conocida. ¿Pero sabías que también podría ayudar a tu sistema inmunológico? Los científicos sugieren que los niveles más altos de prolactina en sangre estimulada por la lactancia materna se relacionaron con un estado de ánimo más positivo, una mayor inmunidad a las infecciones y una disminución del estrés.

Un nutriente común en las dietas de lactancia materna es la vitamina B12. Es extremadamente importante en las madres lactantes para la formación de glóbulos rojos, entre otras cosas. Los alimentos que contienen B12 son pescado, mariscos, hígado, Cereales fortificados de desayuno y yogurt.

Las dietas de lactancia deben contener hierro. Las reservas de hierro se agotan durante el embarazo, por lo que es importante que reconstruyas tus reservas de hierro con alimentos ricos en hierro. Las dietas de lactancia también deben contener una gran cantidad de calcio. El calcio es un mineral esencial para la protección de la resistencia ósea. Una madre lactante necesitará aproximadamente cuatro porciones de alimentos ricos en calcio por día. Parte de una dieta bien planificada para amamantar es mantenerte bien hidratada. Las madres que amamantan liberan una hormona llamada oxitocina, que hace que la leche esté disponible para el bebé. Esta hormona da sed, así que mantén un poco de agua cerca cuando amamantes. Cuando se trata de alcohol en su dieta para amamantar, la opción más segura es evitar el alcohol por completo, ya que éste pasa a tu bebé a través de la leche materna. Pero si quieres tomar alcohol mientras estás amamantando, no tomes más de una o dos bebidas estándar una vez por semana. Además, trata de cronometrar el consumo, permitiendo que tu cuerpo metabolice y elimine el alcohol antes de amamantar al bebé.

Principios básicos

En una dieta de amamantamiento, realmente puedes comer cualquier cosa con moderación. Las siguientes son algunas pautas cuando se piensa en una dieta para amamantar:

  • Más calorías: Necesitarás 500 calorías adicionales por día: incluso puedes comer más si planeas continuar amamantando durante más de tres meses. Pero nuevamente, ten cuidado: evita los alimentos procesados, los carbohidratos simples, las grasas, especialmente las grasas trans y las grasas saturadas.
  • Comidas ligeras y frecuentes: reparte tu ingesta calórica en cinco “comidas”, desayuno, almuerzo, merienda, cena y una merienda durante la tarde. Cada merienda también es una oportunidad para beber agua, comer productos lácteos o de soja bajos en grasa y una fruta. Como tu cuerpo produce leche continuamente, necesitas que la ingesta calórica sea consistente.
  • No fumar: la nicotina pasa directamente a través de la leche materna al bebé. Los bebés de fumadores son propensos a las infecciones y fumar puede aumentar el riesgo de muerte súbita en los recién nacidos. Si no puedes controlarte, crea un espacio de al menos una hora entre tu último cigarrillo y la próxima sesión de alimentación, para que la nicotina de tu sistema tenga la posibilidad de descomponerse, al menos parcialmente.
  • No alcohol o alcohol limitado: el alcohol pasa a través de la leche en menos de una hora y si el bebé lo consume en grandes cantidades, puede retardar su crecimiento. Si debes beber un vaso de vino o cerveza ocasional, hazlo después de la toma.
  • Ten cuidado con los medicamentos: No tomes ningún medicamento sin consultar primero con un médico. La mayoría de los antibióticos y otros medicamentos están contraindicados durante la lactancia.
  • Cuidado con los contaminantes: los residuos de pesticidas pasan fácilmente a través de la leche materna. Si estás amamantando, aléjate de los insecticidas (especialmente en formas en el aire, como aerosoles). Trata de usar repelentes de insectos naturales como la citronela.
  • Toma más ácido fólico: come alimentos que contengan vitamina B 9 (ácido fólico). Durante el embarazo, el ácido fólico es vital para el desarrollo del sistema nervioso del bebé. El ácido fólico también se puede encontrar abundantemente en los espárragos, la col, el maíz, los garbanzos y las espinacas. Muchos otros alimentos, como el trigo y el jugo de naranja, se han enriquecido con ácido fólico. Revisa los ingredientes en el paquete.

Complicaciones

  • Gases / intranquilidad: algunos alimentos pueden causar gases o inquietud en tu bebé. Si bien estos síntomas a veces son inevitables con un recién nacido, si se está volviendo habitual, intenta tomar nota de lo que estás comiendo y cómo responde el bebé. Cada bebé es diferente, y algunos alimentos pueden causar una reacción en uno pero no tienen efecto en otro. Las comidas picantes, los productos lácteos, la col, la cebolla, el ajo, el brócoli, las coles de Bruselas y los nabos son algunos de los alimentos más comunes que causan gases o molestias.
  • Sarpullido / urticaria / diarrea / vómitos: si el bebé tiene alguno de estos síntomas, puede ser alérgico a lo que comes. Toma nota de lo que comes, los días que lo comes y los síntomas del bebé. Trata de cortar la comida que crees que puede estar haciéndole daño. Si no tienes éxito, consulta con su médico.

Suplementos de hierbas

Más leche: el eneldo, la alholva molida, la borraja, las hojas de frambuesa, el ajo, las ortigas, las semillas de hinojo, el anís, la verbena y la canela son seguros para su bebé y se pueden usar para aumentar el suministro de leche. Aunque lo que funciona de verdad para producir más leche es la lactancia a demanda.

Menos leche: salvia, menta y perejil. Algunas madres encuentran que estas hierbas disminuyen su producción de leche o las secan. Tómalas con moderación, a menos que tengas demasiada leche o si estás tratando de destetar a tu bebé.

Conclusión

Una dieta saludable y equilibrada, y comidas ligeras y frecuentes son los principios más importantes de una dieta para amamantar. Recuerda que cada bebé reacciona de manera diferente a los alimentos que consume su madre, por lo que si el bebé tiene gases / inquietud o una reacción alérgica, toma nota de los alimentos que estás comiendo y trata de eliminarlos. Las hierbas y los suplementos herbales podrían ayudar a aumentar o disminuir la cantidad de leche que produces. Mientras tu cuerpo detectará automáticamente lo que ingieres para evitar que las toxinas entren al cuerpo del bebé, una dieta nutritiva les mantendrá fuertes y sanos a los dos.