Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

tratar mastitis

¿Qué es la mastitis?

Mastitis significa inflamación de la mama. Puede ser causada por conductos lácteos bloqueados (mastitis no infecciosa) o una infección bacteriana (mastitis infecciosa).

Si no se despeja un conducto de leche bloqueado, pueden aparecer síntomas parecidos a la gripe, como fiebre, dolores y molestias. Los bloqueos en los conductos lácteos hacen que la leche se acumule en el seno y aparezca la inflamación (dolor e hinchazón). Un pezón agrietado puede permitir que las bacterias ingresen al seno y causen una infección.

Síntomas de mastitis

La mastitis hace que el pecho o partes de éste se sientan:

  • Con sensibilidad o dolor.
  • Calor.
  • Enrojecimiento.
  • Dureza e hinchazón.

Otros síntomas pueden incluir:

  • La piel puede aparecer tensa y brillante, y estar rayada de rojo.
  • Malestar general y temperatura alta (más de 38°C).

Cómo se desarrolla la mastitis

Los factores que predisponen a una mujer a los conductos lácteos bloqueados, que pueden conducir a la mastitis, incluyen:

  • Mal drenaje del seno: esto puede ser causado por una mala sujeción del bebé al pecho o por la limitación del tiempo del bebé en el pecho.
  • Congestión del pecho debido a una alimentación perdida o retrasando una alimentación.
  • Un sujetador apretado o mal ajustado o acostarse constantemente en una posición que presiona el pecho durante el sueño.
  • Sostener el pecho demasiado fuerte durante la alimentación.
  • Trauma, como una patada de un niño pequeño o la presión de un cinturón de seguridad.

Otros factores que predisponen a una mujer a la mastitis incluyen:

  • Mala salud física.
  • Traumatismo en el pezón causado por un agarre incorrecto del bebé durante la alimentación.
  • El uso de cremas para pezones, que pueden albergar bacterias.

Prevención de la mastitis

Para ayudar a prevenir la mastitis:

  • Las madres y las matronas deben lavarse bien las manos antes de tocar los senos después de un cambio de pañal.
  • Asegúrese de que el bebé esté colocado y unido correctamente al pecho.
  • Evite largos periodos entre las tomas. Alimentar con frecuencia.
  • Use ropa holgada y cómoda. Sujetadores, si se usan, deben ajustarse correctamente.
  • Evite las cremas para los pezones, los ungüentos y el uso prolongado de las almohadillas para pezones.

Tratamiento para la mastitis

Es importante tratar los conductos lácteos bloqueados para que no progresen a mastitis. Las opciones incluyen:

  • Asegurarse de que el bebé se está alimentando bien del seno afectado: ofrecerle primero el seno afectado puede ayudar.
  • La aplicación de calor durante unos minutos antes de una alimentación, un suave masaje de la zona afectada durante la alimentación, y compresas frías después de la toma y entre amamantamientos para mayor comodidad.
  • Un cambio en la posición de alimentación.
  • Drenaje frecuente de la mama a través de la alimentación y la extracción.
  • Si el bloqueo no desaparece en unas 8 o 12 horas o si comienza a sentirse mal, consulte a su médico.

El tratamiento para la mastitis debe comenzar de inmediato. Es posible que su médico no pueda distinguir inmediatamente entre una inflamación simple y una infección bacteriana, pero generalmente lo tratará como si estuviera infectado.

Las opciones incluyen:

  • Continuar amamantando y/o extrayendo leche del pecho.
  • Antibióticos.
  • Medicamentos antiinflamatorios (como ibuprofeno) o analgésicos (como paracetamol) para aliviar el dolor, si es necesario.
  • Descanso y adecuada ingesta de líquidos.
  • Calor antes de una toma y frío después.
  • Variando la posición de alimentación para aumentar el drenaje mamario.
  • Si desea dejar de amamantar, es importante esperar hasta que la mastitis haya desaparecido. El destete rápido puede llevar a un absceso mamario.