Cómo organizar una fiesta de San Valentín para adolescentes

El día de San Valentín puede ser un día importante para los adolescentes. Muchos adolescentes invierten mucho tiempo en pensar cómo van a pasar el día y con quién lo van a pasar.

Por supuesto, la celebración del Día de San Valentín no siempre tiene que ser romántica. Permitir a tu hijo adolescente que organice una fiesta puede ser una forma estupenda de celebrar la amistad.

Organizar una fiesta también puede ser un movimiento estratégico importante para los adolescentes. Pasar el rato en grupo puede evitar que un adolescente sin pareja se sienta mal por no tener una cita, e incluso puede ayudar a mantener a raya las hormonas. Mantén el foco en la celebración de la amistad y seguro que todos se lo pasan bien.

Encarga a tu hijo las invitaciones

La mayoría de los adolescentes ya no quieren enviar invitaciones formales a una fiesta de San Valentín, y eso está bien. Es socialmente aceptable enviar invitaciones por Internet o ponerse en contacto con los amigos por vía electrónica, como por ejemplo enviando un mensaje de texto en grupo.

Sin embargo, pon un límite a la cantidad de adolescentes que pueden asistir a la fiesta. Asegúrate de que tu hijo te da una lista clara de invitados con bastante antelación.

Dile a tu hijo que probablemente no sea una buena idea anunciar la fiesta en las redes sociales. Un anuncio público en Facebook, Instagram o Snapchat podría herir los sentimientos de las personas que no fueron invitadas. Por no hablar de que un anuncio público también podría llevar a un montón de invitados extra no invitados a la fiesta.

Fija una hora clara para que la fiesta empiece y termine. De lo contrario, los jóvenes pueden llegar a cualquier hora de la noche.

Dile a tu hijo que está bien que des tu información de contacto para que los padres puedan llamarte si tienen alguna pregunta. Estate abierto a hablar con los padres que puedan tener preguntas sobre la situación de los acompañantes.

Decora la zona de la fiesta

Crea un ambiente festivo para San Valentín. A la mayoría de los adolescentes no les importará -o no notarán- mucho la decoración, así que no te sientas presionado a exagerar. Pero unos pocos adornos pueden marcar el tono de un ambiente festivo.

Aquí tienes unos sencillos consejos de decoración:

  1. Utiliza luces navideñas blancas. Mantén la habitación lo suficientemente iluminada como para que puedas ver lo que ocurre, pero atenúa las luces superiores si puedes. Las luces brillantes pueden hacer que los adolescentes se sientan especialmente incómodos.
  2. Crea un buffet de dulces. Llena recipientes de cristal (cuencos, vasos y jarrones) con dulces de San Valentín. Los caramelos rosas o rojos, los caramelos o los bombones en forma de corazón serán un éxito seguro. No sólo serán un buen tentempié, sino que también darán un toque decorativo.
  3. Coloca globos rojos por la habitación. Unos cuantos globos en forma de corazón o rojos pueden dar el toque final.

Proporcionar un poco de entretenimiento

La mayoría de los adolescentes no necesitan demasiado entretenimiento para una fiesta. Si tienes un grupo pequeño, una película y unas palomitas pueden ser suficientes.

Un grupo más numeroso probablemente querrá algo de música. Deja que tu hijo se encargue de crear una lista de reproducción o de buscar música para que suene durante la fiesta.

Si tienes una sala llena de tímidos niños de 13 años que se sienten un poco incómodos al mezclarse, unos cuantos juegos pueden ayudar a romper el hielo. Pide a tu hijo que elija algunos juegos con antelación y asegúrate de vigilar el tipo de juegos que practican.

Puedes ofrecer algunos premios a los ganadores para animar a todos los niños a participar. Los premios pueden ser desde pequeñas tarjetas de regalo hasta una caja de bombones.

Sirve algunas delicias de San Valentín

Por supuesto, ninguna fiesta de adolescentes está completa sin comida. La pizza es un alimento básico para cualquier fiesta.

Pero no te olvides de los dulces. Las galletas de San Valentín, las fresas recubiertas de chocolate y los cupcakes de terciopelo rojo son excelentes regalos para la fiesta.

Vigila la fiesta

Vigila la fiesta pero no te quedes en la misma habitación todo el tiempo. Rellena el cuenco de las patatas fritas o busca un motivo para pasear por la fiesta y asegurarte de que todo va bien.

Habla con tu hijo con antelación sobre sus expectativas para la fiesta. Comenta lo que cree que ayudará a que todo el mundo se lo pase bien y planifica en consecuencia.

No permitas que ningún menor de edad beba en tu casa bajo ninguna circunstancia. No sólo es ilegal, sino que el alcohol puede ser perjudicial para el cerebro en desarrollo de los jóvenes. Aprovecha la fiesta como una oportunidad para mostrar a los jóvenes que pueden divertirse sin dejar de estar seguros.

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!