Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 Factores de Riesgos Psicosociales en el Trabajo

Cuando las condiciones de trabajo no son las adecuadas y se favorecen los riesgos psicosociales, aparecen alteraciones que podemos encuadrar en el estrés laboral, el síndrome de quemarse por el trabajo o síndrome de Burnout y el acoso laboral o mobbing.

Estrés laboral

El estrés laboral surge cuando las demandas del trabajo son altas, y al mismo tiempo, la capacidad de control de las mismas es baja. Y también se produce cuando existe un desequilibrio entre el alto esfuerzo (demandas, obligaciones...) y la baja recompensa (sueldo, estima...).

Síndrome de quemarse por el trabajo o síndrome de Burnout

Se ha conceptuado como un agotamiento físico y mental, y se caracteriza por tres dimensiones:

  • agotamiento emocional
  • despersonalización
  • baja realización personal en el trabajo

Se da específicamente en aquellas profesiones que mantienen un contacto directo y constante con personas que son beneficiarias del propio trabajo (docentes, sanitarios, trabajadores sociales, etc.).

Acoso laboral o mobbing

Hace referencia al hostigamiento psicológico que se da en el ámbito laboral producido por las conductas hostiles, dirigidas de manera sistemática por uno o varios trabajadores contra otro, con una frecuencia de al menos una vez a la semana y durante un tiempo prolongado e más de seis meses.

Las conductas de hostigamiento pueden ser: Impedir que la víctima se exprese, aislarla, menospreciarla frente a sus compañeros, desacreditarla en su trabajo o incluso comprometer su salud.

Tipos de acoso laboral:

  • Ascendente: Cuando un trabajador de nivel jerárquico superior es atacado por uno o varios de sus subordinados. Es el menos frecuente.
  • Descendente: Cuando un trabajador de nivel jerárquico inferior es atacado por uno o varios trabajadores que ocupan posiciones superiores en la jerarquía de la empresa. Es el más frecuente.
  • Horizontal: Cuando un trabajador es acosado por uno o varios compañeros que ocupan su mismo nivel jerárquico.

Aunque el efecto de la interacción entre la persona y sus condiciones de trabajo no se traduce inmediatamente en alteraciones de la salud; si la situación problemática se cronifica; las consecuencias pueden llegar a expresarse en trastornos como:

  • Trastornos cardiovasculares: hipertensión, hipotensión, arritmias...
  • Trastornos musculoesqueléticos: temblores, tics, contractura muscular...
  • Trastornos respiratorios: asma, hiperventilación, sensación de ahogo...
  • Trastornos gastrointestinales: úlcera péptica, dispepsia, colon irritable, estreñimiento, diarrea...
  • Trastornos endocrinos: hipoglucemia, hipertiroidismo, hipotiroidismo...
  • Trastornos dermatológicos: picor en la piel, sudoración excesiva, alopecia...
  • Trastornos mentales y del comportamiento: dolor crónico, cefalea, ansiedad, depresión, trastornos del sueño, drogodependencia, trastornos de personalidad, trastornos de la sexualidad...

Fuente: MadridSalud