Aprender a decir "no" te convertirá en una mejor madre

Vivimos en una cultura del "sí", en la que se espera constantemente que asumamos más responsabilidades, más trabajo, y que sigamos intentando subir a la cima. Pero con recursos limitados (tiempo, energía, capacidad mental para más carga), decir que sí a todo no es una opción. Así que tenemos que aprender a decir que no.

Pero, ¿te cuesta decir que no? ¡Vamos a centrarnos en aprender a decir que no! Sigue leyendo para saber cómo decir que no en el trabajo y en casa, así como para decir que no a la familia y los amigos.

Por qué nos cuesta decir que no

Hay bastantes razones por las que siempre queremos decir que sí. Es algo para lo que estamos condicionados, ¿verdad? Para ser personas responsables, serviciales y útiles en el trabajo y en casa, hacemos lo que nos dicen o nos piden.

Si estás pensando "cuando digo que no me siento culpable", ¡no eres la única! ¿Pero qué otras razones nos impiden decir que no?

  • Culpabilidad - en realidad nos sentimos mal por no querer/poder/estar dispuestos a ayudar.
  • Rechazo - si dejamos de decir que sí, también lo harán los demás a nosotros, ¿verdad? Tal vez sí. Tal vez no.
  • Confrontación - realmente no queremos que nuestro jefe o pareja se enfade con nosotros por no querer hacer algo.
  • Pérdida de oportunidades - si decimos que no, no podremos hacer esa cosa, y cualquiera que sea la siguiente a la que nos lleve. ¿Nos puede perjudicar? El miedo al fracaso y todo eso.
  • Querer ayudar de verdad: somos buenas personas. Realmente queremos ayudar y si alguien pide nuestro apoyo, nos hace sentir bien y queridos, ¿verdad?

Todas estas son razones válidas para nuestra "cultura del sí", pero eso no significa que tenga que ser así el 100% de las veces. Por eso, aprender a decir que no es tan vital para nuestras listas de tareas y nuestra carga mental.

No podemos soportar defraudar a alguien o decepcionarlo. Pero... Decir no puede ser tan liberador.

Aprender a decir no sin sentirse culpable es posible. Pero requiere práctica. Puede que tengas que esforzarte.

Pero, déjame decirte, amiga. Merecerá la pena. ¿Por qué?

Porque aprender a decir no a todas las cosas "extra" significa decir "sí" a ti misma y a tus hijos. Te convertirá en una mejor madre.

No digo que tengas que decir que no a todo. Pero antes de aceptar hacer algo, hay algunas preguntas que puedes hacerte.

¿Es algo que me gustaría hacer?
¿Tengo realmente tiempo para incluirlo en mi agenda?
¿Estoy de acuerdo en sacrificar otras cosas para poder hacerlo?
Si has respondido que no a cualquiera de estas preguntas, ya tienes la respuesta. Sólo tenemos 24 horas al día.

A estas alturas te estarás preguntando: "Bien, ahora que sé que tengo que decir que no, ¿cómo digo que no sin sentirme culpable por ello?".

Como he mencionado antes, decir que no requiere práctica. Como todo, es más fácil cuanto más lo haces.

La mejor manera de decir que no es hacerlo sin una larga explicación. No le debes a nadie una disculpa o una larga excusa.

Importancia de aprender a decir no y razones para decir no

Aquí tienes un montón de razones para que aprendas a decir que no sin sentirte culpable

Decir que no te pone en control de tu carrera

Aunque decir que no a tu jefe o a tus compañeros de trabajo parece aterrador y equivocado, en realidad puede ayudar a mostrar tu compromiso con la calidad de tu trabajo. Al decir que no a algunas cosas, y expresar que no quieres sacrificar la calidad y el rendimiento óptimo en tus otros proyectos, estás demostrando que puedes mantener con precisión tu carga de trabajo y que estás dedicada a producir buenos resultados.

Decir "no" demuestra que no tienes miedo de tomar decisiones que sean mejores para tus clientes y, por tanto, para tu trabajo. También demuestra que no eres una persona pusilánime que sólo quiere complacer a todo el mundo, incluso cuando no es posible.

Además, decir que no nos ayuda a armarnos de valor para pedir lo que queremos. Al rechazar algo que no encaja, podemos aclarar qué proyecto sería más emocionante y estaría más en línea con nuestros objetivos profesionales.

Decir no demuestra que te valoras

Decir no es una forma de respetar y valorar tu tiempo y tu espacio. No podemos ser todo y estar en todas partes al mismo tiempo, así que tenemos que seleccionar cuidadosamente dónde ponemos nuestros esfuerzos. De lo contrario, corremos el riesgo de estar demasiado ocupados.

Cuando tu instinto te diga que algo no es adecuado para tu energía o tu tiempo, respeta tu energía. ¿Qué mejor manera de practicar la atención plena como madre ocupada?

No se puede complacer a todo el mundo

Cuando nos dejamos llevar demasiado, no somos buenos para nadie. No podemos ayudarnos a nosotros mismos, ni a nuestros seres queridos, ni rendir bien en el trabajo. Valorar nuestra energía y nuestro tiempo debería ser una prioridad. No somos responsables de las reacciones de los demás y sólo somos responsables de la felicidad de unos pocos.

Decir que no puede hacernos sentir a veces excluidos, eso es cierto. Pero recuerda que tenemos que ser selectivos con la forma en que llenamos nuestra agenda o podemos acabar sin disfrutar de nada y estar de pésimo humor durante los eventos que son importantes para nosotros. Sí, puedes aprender a decir que no en el trabajo sin sentirte culpable.

Decir "NO" con gracia

Cuando la gente espera cosas de nosotros, siempre queremos complacer. Pero hemos hablado de que no es posible hacer todas las cosas y por eso tenemos que aprender a decir "no" con gracia a algunas cosas y a algunas personas. Queremos aprender a decir que no sin herir los sentimientos de nadie.

He aquí algunos ejemplos sencillos de una forma suave y respetuosa de decir que no:

  • Me encantaría ayudar, pero no puedo.
  • Mi agenda ya está llena.
  • "Me parece una gran idea, pero ahora mismo no puedo.
  • Te agradezco que me lo pidas, pero no.
  • Gracias, pero no voy a aceptar nada más en este momento.
  • Tengo otras prioridades en este momento y no puedo comprometerme con este proyecto. ¿Por qué no lo pides a X?
  • Deja que me lo piense primero y te responda.
  • Ahora mismo estoy en medio de algo, hablemos a la hora X.
  • Seguro que a X le encantaría ayudarte con esto, pero no soy la persona adecuada para la tarea.
  • Ahora mismo estoy desbordada con este proyecto, pero puedo ayudarte la semana que viene, ¿te parece bien?
  • Ya estoy comprometida con X, es una pena que no pueda ayudar con Y ahora mismo.
  • Me encantaría ayudar con X, pero eso significa que no podré hacer Y antes de la fecha límite. ¿A qué te gustaría que diera prioridad?
  • Es muy amable por tu parte, pero ya tenemos planes para ese día.
  • Por desgracia, mi disponibilidad es limitada y no podré participar en X. Muchas gracias por pensar en mí.

Puede que el "no" no sea una palabra que estés acostumbrada a pronunciar a menudo, pero si te encuentras con que te estás esforzando mucho más de lo que puedes soportar, o incluso alcanzando ese límite, entonces decir no es una obligación. La próxima vez que sientas que un "sí" se acerca cuando todo tu corazón grita "no", hazle caso y establece tus límites.

Aprender a decir que no en el trabajo y a decir que no a la familia es una gran ayuda para nosotras, las madres.

Si te encuentras demasiado agobiada, fácilmente irritable, o abrumada con todo lo que hay en tu plato, sin apenas tener tiempo de calidad con tus hijos, quizás sea el momento de reevaluar tus compromisos y quedarte sólo con las cosas que te gustan hacer y con lo que es realmente importante.

¿Odias ser presidente de la Asociación de Padres de Alumnos? Dimite.

¿Te da pavor el club de lectura? Déjalo.

¿Odias hornear? No aceptes llevar esas magdalenas.

No pasa nada. El mundo no se va a acabar.

Sólo tenemos unos pocos años con nuestros hijos antes de que dejen el nido. Este es el momento de invertir en nuestros hijos.

Sí a:

  • Más abrazos
  • Un cuento más
  • Más conversaciones de corazón a corazón
  • Bromas tontas y sesiones de risas
  • Soplar burbujas
  • Columpiarse en el patio
  • Fiestas de baile improvisadas
  • Besos de mariposa y susurros de "te quiero

Cuando nos detenemos a pensar en lo que realmente importa, en lo que es verdaderamente importante, decir "no" a todas esas cosas extra es una obviedad.

También te puede interesar leer

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!