Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El miedo es un sentimiento muy humano que tiene su parte positiva y también negativa.

Del miedo nace a veces, el sentido la prudencia en tanto que te proteges de posibles peligros. Por ejemplo, conviene que si un sábado te vas a casa tarde de madrugada, no te vayas sola y pidas un taxi para ir más segura. Pero existen muchos tipos diferentes de miedos. Miedos que pueden ser racionales y otros irracionales. ¿Qué diferencia hay entre ambos? Los primeros tienen una causa concreta que conoces y los segundos, por el contrario, nacen de una causa que no está razonada. Así sucede, en el caso, por ejemplo, de la claustrofobia que muestra el miedo a los espacios cerrados.

El miedo en la vida es como una herramienta que corta tus alas y te impide volar en libertad para alcanzar tus sueños y lograr tus metas. Por ello, en caso de que te sientas prisionera del miedo para luchar por el amor del chico que te gusta piensa solamente, en tu objetivo. Es decir, olvídate de todos los posibles obstáculos, entre ellos el rechazo o el amor no correspondido.

En el plano laboral también merece la pena que confíes en ti misma, que seas una persona perseverante que sigue adelante más allá de la dificultad y que no tiene problemas a la hora de superarse. El miedo se supera a través del pensamiento positivo que te hace centrarte en la magia que tiene la realidad cuando te atreves a vivir en contacto con la esperanza. Por el contrario, existen temores que son infinitos y que pesan toneladas cuando te encierras en el prisma de la negatividad.

Sentir miedo es normal, sin embargo, yo te invito a afrontarlo ya que sólo así podrás superarlo. Ve más allá del plano del pensamiento y céntrate en la acción.

Comparte este artículo!