Si tienes las encías enrojecidas y te sangran, visita al dentista. Puede tratarse de una gingivitis. Esta inflamación provocada por bacterias, puede llegar a provocar un ataque al corazón.

gingivitis

Cómo saber si puedes tener gingivitis

  • Mal aliento provocado por la infección.
  • Sensibilidad en los dientes al tomar alimentos fríos y calientes.
  • Las encías sangran durante el cepillado y de forma espontánea.
  • Si las piezas se mueven es porque la infección está destruyendo el hueso.
  • Las encías pueden retraerse y oscurecerse.

Una vez acudas al dentista, éste valorará si es necesario recetar antibióticos y antiinflamatorios.

Para tratar ésta enfermedad, el médico puede utilizar una técnica llamada "curetaje" consiste en aplicar anestesia y luego raspar, alisar y pulir la zona afectada. Con ello se pretende eliminar los tejidos inflamados por la infección.

Atención ante cualquier síntoma de que puedas tener gingivitis si padeces enfermedades cardiovasculares, si tienes diabetes, enfermedades crónicas o estás embarazada. En estos casos consulta con el médico inmediatamente.

Cómo prevenir la gingivitis

  • Cepilla los dientes después de cada comida y antes de irte a dormir.
  • Hay que limpiar bien dientes, encias, lengua y el interior de las mejillas.
  • Usa hilo dental, evita los palillos.
  • Visita el dentista una o dos veces al año (desde los tres años), para hacerte una limpieza que elimine el sarro y la revisión correspondiente.
  • Corrige tus dientes con la ortodoncia.
  • Cuidado con los alimentos azucarados.
  • El estrés también afecta a las encías.
  • Evita fumar.
  • Educar a los más pequeños para que adquieran buenos hábitos de higiene dental. Además, evitar que tu hijo se chupe el dedo es esencial, también lo es, que abandone el chupete lo antes posible.

Sabías que...

  • A un 70% de los españoles les sangra las encías por no tener buenos hábitos de higiene.
  • Existe predisposición genética.
  • La mujer está más expuesta a sufrir gingivitis, a causa de los cambios hormonales.
  • Algunas bacterias que se encuentran en el yogur, protegen las encías.
Comparte este artículo!