驴Por qu茅 se celebra el D铆a Mundial de la Alimentaci贸n? 16 de octubre

El 16 de octubre es el D铆a Mundial de la Alimentaci贸n. Los alimentos que elegimos y la forma en que los consumimos afectan a nuestra salud y a la de nuestro planeta. Tiene un impacto en el funcionamiento de los sistemas agroalimentarios; tenemos que formar parte del cambio.

El futuro de la alimentaci贸n

Un sistema agroalimentario es un t茅rmino complejo que puede parecer alejado de tu realidad, pero 驴sabes que nuestras vidas dependen de ellos? Cada vez que comemos, participamos en el sistema. Los alimentos que elegimos y la forma en que los producimos, preparamos, cocinamos y almacenamos nos convierten en parte integrante y activa del funcionamiento de un sistema agroalimentario.

Un sistema agroalimentario sostenible es aquel en el que se dispone de una variedad de alimentos suficientes, nutritivos y seguros a un precio asequible para todo el mundo, y nadie pasa hambre ni sufre ninguna forma de malnutrici贸n. Las estanter铆as del mercado local o de la tienda de alimentaci贸n est谩n repletas, pero se desperdician menos alimentos y la cadena de suministro de alimentos es m谩s resistente a las perturbaciones, como las condiciones meteorol贸gicas extremas, las subidas de precios o las pandemias, todo ello limitando, en lugar de empeorar, la degradaci贸n medioambiental o el cambio clim谩tico. De hecho, los sistemas agroalimentarios sostenibles proporcionan seguridad alimentaria y nutrici贸n para todos, sin comprometer las bases econ贸micas, sociales y medioambientales, para las generaciones venideras. Conducen a una mejor producci贸n, una mejor nutrici贸n, un mejor medio ambiente y una mejor vida para todos.

Los sistemas agroalimentarios emplean a mil millones de personas en todo el mundo, m谩s que cualquier otro sector econ贸mico. Adem谩s, la forma en que producimos, consumimos y, lamentablemente, desperdiciamos los alimentos se cobra un alto precio en nuestro planeta, ejerciendo una presi贸n innecesaria sobre los recursos naturales, el medio ambiente y el clima. La producci贸n de alimentos degrada o destruye con demasiada frecuencia los h谩bitats naturales y contribuye a la extinci贸n de especies. Esta ineficiencia nos est谩 costando billones de d贸lares, pero, sobre todo, los sistemas agroalimentarios actuales est谩n poniendo de manifiesto profundas desigualdades e injusticias en nuestra sociedad global.鈥 Tres mil millones de personas no pueden permitirse dietas saludables, mientras que el sobrepeso y la obesidad siguen aumentando en todo el mundo.

La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto que es necesario un cambio de ruta urgente.鈥疕a dificultado a煤n m谩s la venta de las cosechas por parte de los agricultores, que ya tienen que hacer frente a la variabilidad y los extremos clim谩ticos, mientras que el aumento de la pobreza empuja a un mayor n煤mero de habitantes de las ciudades a recurrir a los bancos de alimentos, y millones de personas necesitan ayuda alimentaria de emergencia. Necesitamos sistemas agroalimentarios sostenibles que sean capaces de alimentar a 10.000 millones de personas en 2050.

D铆a Mundial de la Alimentaci贸n

La acci贸n colectiva en 150 pa铆ses es lo que hace que el D铆a Mundial de la Alimentaci贸n sea uno de los d铆as m谩s celebrados del calendario de la ONU. Cientos de actos y actividades de divulgaci贸n re煤nen a gobiernos, empresas, ONG, medios de comunicaci贸n y p煤blico en general. Promueven la concienciaci贸n y la acci贸n en todo el mundo en favor de quienes padecen hambre y de la necesidad de garantizar una alimentaci贸n sana para todos.

El #D铆aMundialdelaAlimentaci贸n 2021 se celebrar谩 mientras los pa铆ses de todo el mundo se enfrentan a los efectos generalizados de la pandemia mundial de Covid-19. Es el momento de mirar hacia el futuro que debemos construir juntos.

La alimentaci贸n y el medio ambiente

Seg煤n la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci贸n (FAO), el volumen mundial de desperdicio de alimentos se estima en 1.600 millones de toneladas de "productos primarios equivalentes". El desperdicio total de alimentos en la parte comestible asciende a 1.300 millones de toneladas. Esto tiene un impacto en el medio ambiente:

La huella de carbono del desperdicio de alimentos se estima en 3.300 millones de toneladas de CO2 equivalente de GEI liberadas a la atm贸sfera al a帽o.

El volumen total de agua utilizado cada a帽o para producir alimentos que se pierde o desperdicia (250 km3) equivale al caudal anual del r铆o Volga de Rusia, o al triple del volumen del lago de Ginebra.

Asimismo, 1.400 millones de hect谩reas de tierra (el 28% de la superficie agr铆cola mundial) se utilizan anualmente para producir alimentos que se pierden o desperdician.

La agricultura tambi茅n es responsable de la mayor parte de las amenazas a las especies vegetales y animales en peligro que rastrea la Uni贸n Internacional para la Conservaci贸n de la Naturaleza (UICN).

Un bajo porcentaje de todo el desperdicio de alimentos se convierte en abono. Gran parte acaba en los vertederos y representa una gran parte de los residuos s贸lidos municipales. Las emisiones de metano de los vertederos tambi茅n representan una de las mayores fuentes de emisiones de GEI del sector de los residuos.

Cuanto m谩s tarde se desperdicien los alimentos a lo largo de la cadena, mayor ser谩 su impacto medioambiental, ya que hay que tener en cuenta la energ铆a y los recursos naturales que se gastan en el procesamiento, el transporte, el almacenamiento y la cocci贸n de los alimentos. Los residuos alimentarios que acaban en los vertederos producen una gran cantidad de metano, un gas de efecto invernadero m谩s potente incluso que el CO2. Para los no iniciados, las cantidades excesivas de gases de efecto invernadero como el metano, el CO2 y los cloroflurocarbonos absorben la radiaci贸n infrarroja y calientan la atm贸sfera terrestre, provocando el calentamiento global y el cambio clim谩tico.

Dado que la agricultura representa el 70% del agua utilizada en todo el mundo, el desperdicio de alimentos tambi茅n representa un gran derroche de recursos de agua dulce y subterr谩nea. Se dice que se utiliza un volumen de agua aproximadamente tres veces mayor que el del lago de Ginebra s贸lo para producir alimentos que no se consumen. Al tirar un kilo de carne de vacuno, se est谩n desperdiciando 50.000 litros de agua que se utilizaron para producir esa carne. Del mismo modo, se desperdician casi 1.000 litros de agua cuando se tira un vaso de leche por el desag眉e.

Si nos fijamos en el uso de la tierra, alrededor de 1.400 millones de hect谩reas de terreno, aproximadamente un tercio de la superficie agr铆cola total del mundo, se utilizan para cultivar alimentos que se desperdician. Tambi茅n se desperdician toneladas de petr贸leo cada a帽o para producir alimentos que no se consumen. Todo esto sin tener en cuenta los impactos negativos sobre la biodiversidad debidos a actividades como el monocultivo y la conversi贸n de tierras silvestres en zonas agr铆colas.

En "Enhancing Nationally Determined Contributions (NDCs) for Food Systems" se indica que todos los elementos y actividades relacionados con la producci贸n, el procesamiento, la distribuci贸n, la preparaci贸n y el consumo de alimentos representan hasta el 37% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero; si se contin煤a con la trayectoria habitual, se agotar谩n por s铆 solos los presupuestos de emisiones compatibles con 1,5掳C para todos los sectores. Aunque el 89% de las NDCs mencionan la producci贸n agr铆cola, los objetivos de reducci贸n de emisiones de la agricultura se incluyen principalmente en objetivos m谩s amplios de uso de la tierra. En particular, se ignoran otras acciones en el sistema alimentario, como la reducci贸n de la p茅rdida y el desperdicio de alimentos, o la adopci贸n de dietas m谩s sostenibles, a pesar de que la combinaci贸n de estas acciones podr铆a reducir las emisiones en 12,5 Gt de CO2e, el equivalente a retirar 2.700 millones de coches de la carretera.

P茅rdida y desperdicio de alimentos

Alrededor del 14% de los alimentos producidos se pierden entre la cosecha y la venta al por menor en todo el mundo, seg煤n la FAO. Tambi茅n se desperdician cantidades importantes en la venta al por menor y en el consumo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) indica que el mundo ya produce suficientes alimentos para alimentar a todos los habitantes del planeta, y en el reciente Informe sobre el 脥ndice de Desperdicio de Alimentos 2021, se desperdicia m谩s del 17% de los alimentos en total.

Cerca del 38% del consumo total de energ铆a en el sistema alimentario mundial tambi茅n se utiliza para producir alimentos que se pierden o se desperdician. Adem谩s, se necesitan semillas, tierra y el trabajo de los agricultores para producir alimentos, por no mencionar el combustible que se necesita para transportarlos. Todos estos recursos se pierden cuando los alimentos se desperdician.

Adem谩s, la eliminaci贸n de la p茅rdida y el desperdicio de alimentos en los vertederos genera emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye al cambio clim谩tico. Los responsables pol铆ticos pueden mejorar las posibilidades de alcanzar los objetivos clim谩ticos y limitar el calentamiento global a 1,5潞C si asumen compromisos m谩s concretos para transformar los sistemas alimentarios nacionales.

Los alimentos y los ODS

Reducir las p茅rdidas y el desperdicio de alimentos es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. En concreto, el ODS 12 pretende garantizar modelos de consumo y producci贸n sostenibles, y contiene una amplia gama de metas relacionadas con el desperdicio de alimentos.

Meta 12.3 de los ODS

Para 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per c谩pita en todo el mundo a nivel de minoristas y consumidores y reducir las p茅rdidas de alimentos a lo largo de las cadenas de producci贸n y suministro, incluidas las p茅rdidas posteriores a la cosecha. Para medir el desperdicio y las p茅rdidas de alimentos, se han propuesto dos 铆ndices:

Subindicador 12.3.1.a - 脥ndice de p茅rdida de alimentos

El 脥ndice de P茅rdida de Alimentos (IPA) se centra en las p茅rdidas de alimentos que se producen desde la producci贸n hasta (y sin incluir) el nivel de venta al por menor. Mide los cambios en el porcentaje de p茅rdidas para una cesta de 10 productos b谩sicos principales por pa铆s en comparaci贸n con un periodo base. El FLI contribuir谩 a medir el progreso hacia la meta 12.3 de los ODS.

Subindicador 12.3.1.b - 脥ndice de desperdicio de alimentos

Se est谩 elaborando una propuesta para medir el desperdicio de alimentos, que comprende los niveles de venta al por menor y de consumo. El PNUMA est谩 liderando este subindicador.

Acciones

Se necesitan acciones a nivel global y local para maximizar el uso de los alimentos que producimos. La introducci贸n de tecnolog铆as, soluciones innovadoras (incluidas las plataformas de comercio electr贸nico para la comercializaci贸n, los sistemas m贸viles retr谩ctiles de procesamiento de alimentos), nuevas formas de trabajo y buenas pr谩cticas para gestionar la calidad de los alimentos y reducir la p茅rdida y el desperdicio de alimentos son fundamentales para aplicar el cambio.

Para acabar con el desperdicio de alimentos, hay que introducir cambios en todas las fases del proceso, desde los agricultores y los procesadores de alimentos hasta los supermercados y los clientes particulares. Como primer paso, hay que dar prioridad a equilibrar la producci贸n con la demanda. Esto se traduce esencialmente en un menor uso de los recursos naturales para producir alimentos que no se necesitan.

Tambi茅n hay que esforzarse m谩s en desarrollar mejores procesos de recolecci贸n, almacenamiento, procesamiento y distribuci贸n de alimentos. Si se produce un exceso de oferta, hay que tomar medidas para redistribuir los alimentos o destinarlos a personas necesitadas. Adem谩s, los diferentes actores pueden reducir su "huella alimentaria" identificando d贸nde se producen los desperdicios y tomando medidas para atajarlos. Las frutas mal formadas o "feas" no son necesariamente malas y pueden seguir compr谩ndose y utiliz谩ndose en platos como las sopas.

Los consumidores tambi茅n deben intentar comprar los alimentos de acuerdo con un plan de comidas para no acabar desperdiciando alimentos. Los alimentos pueden ser m谩s baratos cuando se compran a granel, pero en realidad no se est谩 ahorrando dinero si lo 煤nico que se hace es tirarlos a la basura al final de la semana.

Si los alimentos siguen sin ser aptos para el consumo humano, pueden utilizarse para alimentar al ganado, ahorrando as铆 valiosos recursos que de otro modo se habr铆an utilizado para producir piensos comerciales. Si la comida no puede reutilizarse en absoluto, al menos deber铆amos intentar reciclarla de forma responsable en lugar de enviarla a los vertederos, donde sigue pudri茅ndose.

Recursos educativos infantiles sobre la alimentaci贸n y los alimentos

Comparte este art铆culo!