Recursos Educativos para Infantil, Primaria y Secundaria

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

paloma de la paz, dia de la paz y no violencia

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montañas que lo rodeaban. Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron estapintura pensaron que esta reflejaba la paz perfecta.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

jardin con mariposas y flores en primavera

Cada tarde, a la salida de la escuela, los niños se iban a jugar al jardín del Gigante. Era un jardín amplio y hermoso, con arbustos de flores y cubierto de césped verde y suave. Por aquí y por allá, entre la hierba, se abrían flores luminosas como estrellas, y había doce albaricoqueros que durante la primavera se cubrían con delicadas flores color rosa y nácar, y al llegar el otoño se cargaban de ricos frutos aterciopelados. Los pájaros se demoraban en el ramaje de los árboles, y cantaban con tanta dulzura que los niños dejaban de jugar para escuchar sus trinos.

-¡Qué felices somos aquí! -se decían unos a otros.

Pero un día el Gigante regresó. Había ido de visita donde su amigo el Ogro de Cornish, y se había quedado con él durante los últimos siete años. Durante ese tiempo ya se habían dicho todo lo que se tenían que decir, pues su conversación era limitada, yel Gigante sintió el deseo de volver a su mansión. Al llegar, lo primero que vio fue a los niños jugando en el jardín.

-¿Qué hacen aquí? -surgió con su voz retumbante.

Los niños escaparon corriendo en desbandada.

-Este jardín es mío. Es mi jardín propio -dijo el Gigante-; todo el mundo debe entender eso y no dejaré que nadie se meta a jugar aquí.

Y, de inmediato, alzó una pared muy alta, y en la puerta puso un cartel que decía:

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

mariposas de colores primavera

Recursos educativos - Cuentos cortos para niños

¿Cómo Nació La Primavera?

Hace tiempo en la triste y fría comarca de Grisálida se convocó a un concilio de hadas del mundo, asistían desde las más ancianas hasta las niñas hadas recién recibidas...

El hadaabuelamadrina dio la bienvenida y la consigna del día:

¡Necesitamos una comarca alegre!....Todas a poner ideas....

Casi todas dieron ideas pero ninguna convencía......

Hasta que una tímida niña hadita recién graduada levantó a mano y dijo:

¡Tenemos que inventar los colores, los gustos, las fragancias...

Y su primo el duende Verano dijo:

Y que todos se enamoren y no haga tanto frío...

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

como nace una mariposa

Había una vez un gusanito, que se llamaba Mario. Él era muy simpático, pero también vago y travieso.

Tenía muchos amigos, y él siempre los visitaba ó iban ellos a jugar con él.

Un día Mario dijo: -Hoy voy a ir a visitar a mi amiga, la rosa.

-Pero Mario, le dijo la mamá, - ¡Ya es tarde, además la radio dijo que iba a llover, y la rosa vive muy lejos.

-¡Mamá!- dijo Mario- No pasa nada. Ya soy grande.

- Hijo, pero apenas tienes dos semanas, tienes que atravesar el bosque, cuidarte que no te coman los pájaros ni los sapos.

-¡No pasa nada mami! ¡Yo soy un capo!

-Andá y vuelve rápido, por favor- suplicó, la madre preocupada.

Y Mario salió cantando, saludando a todos los amigos que encontró en el camino, y cuando entró en el bosque, iba por debajo de las hojas para que los sapos y los pájaros no lo descubrieran. Llegó a la planta donde estaba su amiga, la flor de rosa. Empezó a subir despacito y cuidando de no pincharse con las espinas. Y llegó hasta la flor.

-¡Hola rosa! ¿Cómo estás?

- ¡Qué sorpresa Mario!- dijo la rosa - ¡Te esperaba más temprano.!

- Mira, lo que pasa es que me quedé charlando y jugando con los amigos. ¡Pero... ¿No estás contenta de que viniera a saludarte?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

muñeco de nieve

Había una vez, en invierno, un niño muy travieso llamado Adrián.

A Adrián le encantaba destruir con sus amigos todos los muñecos de nieve que veían, incluso los suyos, un día, Adrián rompió un cristal intentando romper la cabeza de un muñeco de nieve, desde lejos, con una piedra, sus padres le castigaron sin salir una semana.

El penúltimo día de castigo sonó el timbre y Adrián fue a ver quien era, eran sus amigos, Oliver e Iván eran los más mayores, Ricardo y Germán los medianos y Adrián era el pequeño.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

la cigarra y la hormiga

¡Qué feliz era la cigarra en verano! El sol brillaba, las flores desprendían su aroma embriagador y la cigarra cantaba y cantaba, mientras todos los demás trabajaban. El futuro no le preocupaba lo más mínimo: el cielo era tan azul sobre su cabeza y sus canciones tan alegres... Pero el verano no es eterno.

Una triste mañana, la señora cigarra fue despertada por un frío intenso; las hojas de los árboles se habían puesto amarillas, una lluvia helada caía del cielo gris y la bruma le entumecía las patas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

hojaotono

Una vez había un niño que se llamaba TINTON. Un día la mamá de Tintón le preguntó:

- Tintón ¿de qué color te gustaría que pintara tu cuarto?

- A mí me gusta el color amarillo. ¿Me lo dejas pintar a mí, mamá?

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

árbol caducos, árboles perennes

Una vez, hace mucho tiempo, empezó a hacer mucho frío porque el invierno se acercaba. Todos los pájaros que se iban cuando llegaba este momento en busca de sitios más cálidos ya habían partido. Sólo quedaba un pobre pajarito que tenía un ala rota. El pobre pensaba que si no encontraba pronto un lugar donde refugiarse se moriría de frío, miró alrededor y vio un montón de árboles que seguro que le prestarían cobijo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Érase una vez una ardilla llamada Pepita. Un día iba dando un paseo por el bosque con su mejor amigo el búho Perico, y vieron un nogal cargado de nueces. A Pepa se le pusieron los ojos haciendo chirivitas así que subió al árbol, agarró una nuez y la mordió.

ardilla comiendo nuez en otoño

- ¡Puaggg! ¡Qué mala!- dijo enojada- qué amarga está, y la tiró.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

hojas secas otoños

Hubo un tiempo en que las hojas del bosque eran siempre verdes. En ese entonces el joven sélknam Kamshout partió en un largo viaje para cumplir con los ritos de iniciación de los klóketens.

El joven iniciado tardó tanto en volver que el resto del grupo lo dio por muerto. Cuando nadie lo esperaba, Kamshout volvió completamente alterado y empezó a relatar su sorprendente incursión en un país de maravillas, más allá en el lejano norte.

Subcategorías