Salud y Cuidados durante el embarazo

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Cambios Físicos, Psíquicos y Emocionales Embarazo

La mayoría de los cambios que se producen son normales y necesarios para que el bebé se pueda desarrollar, aunque serán muchas las ocasiones en las que sufras molestias e incomodidades. Si no la sientes tampoco pasa nada, hay mujeres que no tienen ninguna molestia en todo el embarazo.

Vive tu embarazo con una actitud positiva y acepta los cambios con naturalidad, recuerda que tu cuerpo está preparado para ello.

Puedes sentir algunos de estos síntomas o molestias:

Náuseas, vómitos y problemas digestivos: Los vómitos y náuseas son síntomas habituales en el primer trimestre. La digestión se vuelve más lenta, y por eso es normal que notes pesadez, gases y estreñimiento. Cuando el útero crece empuja el estómago hacia arriba causando acidez con frecuencia.

Consejos:

  • Usa ropa holgada que no apriete tu cintura,
  • Realiza comidas frecuentes y poco abundantes.
  • Mastica bien y come despacio.
  • Después de comer reposa incorporada sin tumbarte del todo.
  • Procura comer los alimentos a temperatura ambiente.
  • Toma líquidos (agua y zumos naturales) entre horas y a sorbos.
  • Opta por la comida poco condimentada.
  • Si sufres náuseas matutinas prueba a tomar tostadas, galletas o cereales antes de levantarte de la cama.
  • En caso de estreñimiento consume alimentos que contengan fibra natural (pan integral, kiwis, cereales integrales, frutas y verduras) y bebe líquidos.
  • Realiza ejercicio moderado. Procura tener horarios regulares para ir al baño.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

controles tercer trimestre 

Controles en el tercer trimestre de embarazo:

Cuatro a cinco semanas antes de la fecha probable de parto, se puede realizar la toma de una muestra vaginal y/o rectal para determinar si eres portadora del estreptococo beta hemolítico, una bacteria que no te causará ningún problema pero hay que evitar que contamine al bebé en el momento del parto. Si la prueba da positivo te darán antibióticos para evitar esa infección.

También te harán análisis de sangre y orina para descartar anemia y presencia de infecciones urinarias.

Sobre la 28 semanas te repetirán las pruebas de grupo sanguíneo ABO, Rh y otros antígenos de la sangre de la madre, para prevenir la enfermedad hemolítica del recién nacido. Si resultas Rh D negativa también se deben ofrecer estas pruebas al padre biológico. Según los resultados, se estudiará tu compatibilidad sanguínea con la del feto y, en su caso, puede proponerse la administración de un suero con carácter preventivo a las 28 semanas, si eres Rh D negativa, salvo que el padre también sea RH D negativo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 controles segundo trimestre

Controles en el segundo trimestre de embarazo:

Test de O’Sullivan: Es necesario hacer una prueba para detectar diabetes gestacional en este trimestre, especialmente en el caso de que tengas antecedentes familiares o factores de riesgo para padecer diabetes.  Se realiza entre las semanas 24 y 28.

Cultivo de orina: Para detectar infecciones asintomáticas, ya que en ocasiones estas infecciones son responsables de alteraciones en la madre y el feto. Suele hacerse en las semanas 15 a 16.

Análisis de sangre. Uno por trimestre

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

suelo pelvico fortalecer

Cómo proteger y fortalecer el suelo pélvico en el embarazo

El suelo pélvico está formado por un grupo de músculos (perineo) situados en la parte inferior de la pelvis, limitados por los muslos y las nalgas formando su base. Le proporciona sostén a la zona baja del abdomen (útero, vejiga e intestino). Esta zona se puede contraer de forma voluntaria. Y si está flácido, acaba cediendo y desestabilizando la posición de los órganos que sostiene.

En el embarazo, la debilidad de estos músculos favorece la incontinencia urinaria de esfuerzo. Se producen escapes de orina al toser, al coger peso, etc.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Posturas correctas para evitar dolores y molestias en el embarazo

Posturas correctas para evitar dolores y molestias en el embarazo

El tener un buen tono muscular facilitará los movimientos y evitará o disminuirá muchas de las molestias causadas por el volumen y aumento de peso según vaya avanzando el embarazo.

Debes de tomar conciencia de tu propia postura siempre, cuando estés sentada, acostada, de pie o en movimiento. La posición ideal es la que tu decidas, siempre y cuando mantengas la columna estirada y los hombros relajados.

Recuerda que para mantener la columna erguida lo ideal es que uses zapatos que no sean ni de tacón alto ni totalmente plano.

Realiza ejercicio, y si no solías hacerlo, el embarazo es un buen momento para empezar.  Caminar, nadar, pilates, yoga... son los ejercicios más recomendables. Evita los que conlleven riesgo de lesión o que te cansen excesivamente.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

respiracion relajacion

Respiración y relajación en el embarazo

Respirar adecuadamente es fundamental para vivir, muchas veces respiramos mal o bloqueamos la respiración y eso interfiere en nuestra salud.

Durante el embarazo y el parto la respiración es muy importante, aquí te indicamos cómo adquirir una postura adecuada para respirar y relajarte:

La respiración puede ser:

  • Torácica: es superficial y sólo se mueve el pecho.
  • Abdominal: el aire entra de forma más profunda y solo se mueve el abdomen.
  • Completa: como si estuvieras inflando un globo, se va llenando poco a poco el interior de aire y luego se expulsa lentamente.

Es recomendable que dediques algunos ratos al día para practicar estos ejercicios respiratorios. Recuerda centrarte en la respiración, te ayudará a relajarte. Para adquirir una amplia respiración debes estirar la columna, asegúrate de hacerlo siempre.

Ejercicio práctico:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

recomendaciones cambios cuidados

El cuerpo de la mujer embarazada va sufriendo cambios anatómicos y funcionales como adaptación al nuevo estado.

A pesar de todos los cambios que se producen durante el embarazo es muy importante conservar una actitud positiva y adoptar hábitos saludables para disfrutar del embarazo, del parto y de la posterior crianza del bebé.

Aquí enumeramos algunos cambios que se presentan con frecuencia durante la gestación y te damos algunas recomendaciones para cada caso:

Peso: Durante el embarazo el peso se irá incrementando, especialmente a partir del quinto mes. Lo normal es aumentar entre 9 y 12 kilos.

Es recomendable que sigas una dieta sana, variada y equilibrada, rica en frutas, verduras, legumbres y pescado. Reduce el consumo de grasas saturadas y evita los dulces.  Practica ejercicio de forma regular.

Piel: En el embarazo la pigmentación de algunas zonas aumenta y pueden aparecer manchas en la piel (areolas, pezones, cara, línea alba). También es muy frecuente que aparezcan estrías en el abdomen y las mamas por su rápido crecimiento.

Es necesario usar cremas con protección solar siempre que exista exposición al sol. Hidrata muy bien la piel dos veces al día (mañana y noche).

Evita ganar peso de forma brusca para evitar que la piel se someta a tensiones y dilataciones, que acaban en estrías.

Mamas: El tamaño y sensibilidad de las mamas aumentará, ya que se están preparando para la lactancia. Mantén la piel del pecho bien hidratada y usa sujetadores de algodón sin aros. Es muy probable que en los últimos meses aparezca el calostro.

Higiene: Es normal que aumente la sudoración y el flujo vaginal. Es recomendable ducharse a diario y secarse muy bien e hidratar. Evita productos con alcohol. Si optas por darte un baño, procura que la temperatura del agua no supere los 37ºC.

Elige ropa interior de algodón.

Cepilla los dientes después de cada comida, usa un cepillo suave, ya que las encías están más propensas a inflamarse y sangrar.

Náuseas, vómitos, digestiones: Según va aumentando el útero los órganos abdominales se van desplazando y eso retrasa el vaciamiento gástrico y la movilidad intestinal.

Son muchas las mujeres que padecen náuseas y vómitos durante el primer trimestre del embarazo. Estos episodios están relacionados con el cambio hormonal y pueden aumentar en casos de estrés. Por lo general los vómitos no afectan el estado nutricional de la madre ni del bebé. Pero si se vomita todo lo que se come, debe consultarse con el médico o matrona.

Según avance el embarazo las digestiones se volverán más pesadas y aparecerá la acidez.

Evita los alimentos que te produzcan náuseas. Suele tolerarse mejor lo salado y frío que lo caliente y dulce. Si tienes vómitos mañaneros, es recomendable que tomes algún alimento sólido (galletas saladas) antes de levantarte de la cama.

Reparte las comidas en cinco tomas al días, sin abusar de las cantidades. Evita el picante, las salsas y los alimentos muy elaborados.

Vejiga e intestinos: Como la vejiga también irá siendo presionada por el útero es normal que aumenten las ganas de orinar, especialmente en el primer y tercer trimestre y por las noches. Reduce la ingesta de líquidos a partir de la tarde y si notas escozor, picor o ganas de orinar continuamente, consulta con el médico.

El estreñimiento es muy frecuente en el embarazo, por lo que es recomendable seguir una dieta rica en fibra y beber abundante líquido. Practicar ejercicio también favorecerá la motilidad intestinal previniendo el estreñimiento y futura aparición de hemorroides.

Circulación: Según vaya avanzando el embarazo la sangre se irá estancando en las zonas del abdomen, periné y extremidades inferiores. Esto es debido a la compresión que el útero ejerce sobre los vasos sanguíneos y puede ocasionar edemas y varices.

Evita: Exceso de sal, Permanecer mucho tiempo de pie o sentada, Tomar el sol de forma estática, Ligas y medias que presionen las rodillas o pantorrillas, ropa ajustada y la depilación con cera caliente en las piernas.

Recomendaciones para un retorno sanguíneo favorable: Duerme sobre el lado izquierdo, eleva las piernas siempre que puedas, usa medias elásticas de compresión ascendente, Date masajes desde los pies hasta las ingles, camina de puntillas, de talones, realiza círculos con las puntas de los pies...

Descanso y sueño: Es recomendable dormir al menos 8 horas y si es posible tomar una siesta después de comer. Durante el embarazo hay épocas en las que es muy difícil conciliar el sueño, aquí tienes algunas recomendaciones para ayudarte a dormir:

Realiza ejercicio y/o pasea a diario, toma un baño relajante, realiza ejercicios de relajación y respiración, un masaje relajante, un buen libro o tomar un vaso de leche caliente pueden ser algunas medidas a tomar. También evita las bebidas excitantes: café, té, cacaos...

No olvides que la posición más adecuada para dormir es de lado izquierdo, con la pierna derecha flexionada, de esta manera favorecerás la oxigenación fetal.

Tabaco: El embarazo es el momento ideal para dejar de fumar. Recuerda que fumar perjudica la salud del bebé y la tuya.

Alcohol, sustancias y medicamentos: Evita el consumo de drogas y alcohol. No te automediques nunca, ni sigas los consejos que te den por ahí sobre lo que puedes tomar, consulta siempre con el médico.

Recuerda que es necesario tomar ácido fólico durante el periodo preconcepcional y primer trimestre y yodo durante toda la gestación y lactancia. El médico te dará todas las indicaciones necesarias.

Relaciones íntimas: En el embarazo y después del parto el deseo puede ir variando, ya que muchas veces los sentimientos y las emociones serán contradictorios: tristeza, alegría, felicidad, miedo, cansancio, dudas, etc. Es necesario que compartas todo lo que sientas y que te comuniques y dialogues con tu pareja.

La gestación es un momento ideal para descubrir nuevas experiencias afectivas: masajes, caricias... Además, se deben ir adaptando las posturas según vaya cambiando el cuerpo de la mujer. El coito no daña al bebé, sólo debe evitarse cuando el médico lo diga.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

medición del pliegue nucal

En muchas ocasiones hemos comentado lo importante que es acudir al médico desde que la mujer se entere que está embarazada o sospeche que puede estarlo. Y si se está planificando un embarazo lo ideal es acudir al médico para comprobar que está todo bien o tomar las medidas necesarias para estarlo.

El embarazo necesita unos controles para asegurarse de que todo va bien y que no hay riesgos para la madre y el bebé. Así que desde que sepas o creas que puedes estar embarazada acude a tu centro de salud.

El médico y la matrona pedirán analítica y ecografía, te darán recomendaciones y programarán el seguimiento del embarazo.

El personal que atenderá el embarazo suele estar formado por médico de cabecera, ginecólogo/a, matrona, enfermeros/as. Depende del área sanitaria de cada lugar.

En la primera visita suele entregarse la Cartilla de la embarazada, en donde se recogen los datos más importantes del embarazo, parto y puerperio y de esta forma facilitar el seguimiento de la gestación para las visitas médicas a las que acudas. Por lo tanto, es recomendable que lleves la cartilla contigo en esos casos y cuando salgas de viaje.

Controles en el primer trimestre:

Análisis de sangre y orina:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

ejercicios prenatales

Hacer ejercicio con regularidad hará que el parto sea un poco más fácil. Estos ejercicios ayudarán a aliviar el cansancio del embarazo y fortalecerán los músculos que emplearás en el parto.

Antes de practicar cualquier ejercicio consulta con el médico.

Relajación

Túmbate en el suelo, con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Toma aire, y al expulsarlo, acerca la rodilla al pecho todo lo que tu vientre lo permita. Inspira, estira la rodilla, extiende la pierna y flexiona el tobillo. Expulsa el aire y baja la pierna extendida hasta que el pie quede a pocos centímetros del suelo. Vuelve a la posición inicial y repite con la otra pierna. Repite cinco veces con cada pierna. Realiza este ejercicio al principio de todo, con el estás beneficiando la parte baja de la espalda, las caderas, rodillas y el tono muscular.

Ejercicio para reforzar el pecho

Siéntate en el suelo con las piernas dobladas (tipo indio). Extiende los brazos hacia adelante a la altura de los hombros. Ábrelos y levántalos por encima de la cabeza. Vuelve a la posición original. Levanta el brazo derecho por encima de la cabeza hasta que sientas que los músculos se estiran desde el hombro a la cadera. Haz lo mismo con el brazo izquierdo. Repite este ejercicio 20 veces con cada brazo. Puedes realizarlo a diario. Este ejercicio corrige la postura de los hombros hacia adelante y el dolor en la parte alta de la espalda, también ayuda a ensanchar los pulmones y a facilitar la respiración.

Ejercicios para fortalecer la parte interna de los muslos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

humor alteraciones sueno

Tener cambios de humor constantes en el embarazo es muy frecuente. Un día estás eufórica y al otro día estás abatida. Habrá momentos en los que te encuentres fea, pesada e hinchada y otras veces te verás más preciosa que nunca.

Estos cambios de humor se deben principalmente a las hormonas, ya que al aumentar los estrógenos y la progesterona se producen cambios en el metabolismo. Además es normal que la mujer tenga sentimientos encontrados frente a su futura maternidad, miedo e incertidumbre, por ejemplo. Los futuros papás también se ven afectados por estos sentimientos y es muy importante que la pareja se apoye mutuamente. En caso de no tenerla busca ese apoyo en familiares o amigos.

No te sientas mal por tener miedo, o por pasar de la risa al llanto en un suspiro, es recomendable que hables con amigas o hermanas que ya sean madres y compartas tus sensaciones con ellas. También es muy recomendable que acudas a las clases de preparación al parto, ahí podrás compartir experiencias con otras mujeres en tu misma situación. Además recuerda siempre que es al médico y a la matrona a quien debes consultar todas tus dudas con respecto al embarazo y el parto.