Coronavirus embarazo, COVID-19

SARS-CoV-2 en el embarazo y la lactancia - Vacuna COVID19

A la vez que va aumentando el número de casos de coronavirus, va creciendo la preocupación por la propagación del virus, especialmente cuando se está embarazada, surgen muchas preguntas y dudas, por ejemplo: ¿Tengo más riesgo de contagiarme de coronavirus estando embarazada? ¿Puede afectar a mi bebé? ¿Hay algún tratamiento? Â¿Es seguro vacunarse contra la COVID-19 durante el embarazo? A continuación te contamos lo que necesitas saber sobre el coronavirus durante el embarazo.

Sumario

  1. ¿Qué es el coronavirus?
  2. ¿Cuáles son los signos y síntomas del coronavirus en el embarazo?
  3. ¿Estoy en riesgo de contraer coronavirus mientras estoy embarazada?
  4. ¿Tener coronavirus durante el embarazo afectará al feto?
  5. ¿Cómo se trata el coronavirus en el embarazo?
  6. ¿Debo hacer algún cambio en mis planes de parto?
  7. ¿Dónde se quedará mi bebé después del parto si tengo COVID-19?
  8. ¿Puedo seguir amamantando si tengo coronavirus?
  9. ¿Qué debo hacer si estoy embarazada y creo que tengo coronavirus?
  10. ¿Por qué debo ponerme la vacuna COVID-19 estando embarazada?
  11. Vacunas frente a COVID-19 y lactancia materna
  12. Vacunación frente a COVID-19 en mujeres embarazadas Â¿Debo vacunare si estoy intentando tener un bebé? 
  13. Lactancia materna y coronavirus

¿Qué es el coronavirus?

Coronavirus es el nombre dado a un gran grupo de virus, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede causar enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS).

La cepa de coronavirus actual ha recibido el nombre de COVID-19. Es una nueva cepa de coronavirus que se identificó por primera vez en la ciudad de Wuhan, China.

Al igual que otros coronavirus, COVID-19 originalmente proviene de animales. Y puede transmitirse entre personas.

¿Cuáles son los signos y síntomas del coronavirus en el embarazo?

El coronavirus (COVID-19) puede afectar los pulmones y vías respiratorias. Los síntomas son muy parecidos a un resfriado o gripe. Estos pueden ser:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Falta de aliento.

Los síntomas pueden tardar varios días en aparecer, esto significa que se puede contagiar a otras personas incluso si no se ha tenido ningún síntoma. Al parecer el período de incubación es de 1 a 14 días. Por este motivo se recomienda a las personas que hayan estado en contacto con el coronavirus que permanezcan en casa (cuarentena), durante dos semanas, para evitar contagiar a otros.

¿Estoy en riesgo de contraer coronavirus mientras estoy embarazada?

Ya se sabe que el coronavirus puede causar síntomas más graves en personas con sistemas inmunes débiles. Esto incluye a las personas mayores y aquellas con afecciones a largo plazo como diabetes, cáncer y enfermedad pulmonar crónica. Pero se sabe poco sobre el coronavirus y el embarazo.

Los investigadores todavía están aprendiendo cómo afecta COVID-19 a las mujeres embarazadas. Los informes actuales sugieren que las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad más grave a causa de COVID-19 que las mujeres no embarazadas. Los informes señalan que:

Las mujeres embarazadas que tienen COVID-19 y muestran síntomas son más propensas que las mujeres no embarazadas con COVID-19 y síntomas a necesitar atención en una unidad de cuidados intensivos (UCI), a necesitar un ventilador (para soporte respiratorio), o a morir a causa de la enfermedad. Aun así, el riesgo general de enfermedad grave y muerte para las mujeres embarazadas es bajo.

Las mujeres embarazadas con algunos problemas de salud, como la obesidad y la diabetes gestacional, pueden tener un riesgo aún mayor de padecer una enfermedad grave, similar al de las mujeres no embarazadas con estos problemas.

¿Tener coronavirus durante el embarazo afectará al feto?

Recuerda que los investigadores están aprendiendo más sobre COVID-19 todo el tiempo. Algunos investigadores están estudiando específicamente la COVID-19 y sus posibles efectos en el feto. Esto es lo que saben ahora:

Los investigadores han encontrado algunos casos de COVID-19 que pueden haber pasado al feto durante el embarazo, pero esto parece ser raro.

Los investigadores han estudiado la infección por COVID-19, el parto prematuro y el nacimiento de niños muertos. Algunos estudios sugieren que puede haber un mayor riesgo de parto prematuro y de muerte fetal en las mujeres con COVID-19. Otros estudios no han encontrado que esto sea cierto. Pero la información sigue siendo limitada. Los investigadores siguen estudiando estos resultados para comprender mejor los efectos de la COVID-19 antes del nacimiento.

Después del nacimiento, un recién nacido puede contraer el virus si se expone a él.

¿Cómo se trata el coronavirus en el embarazo?

Como es relativamente desconocido, aún no existe una cura para el Coronavirus. Los antibióticos no sirven, ya que no funcionan contra los virus.

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas mientras el cuerpo combate el virus. Si no es necesario el ingreso hospitalario, se recomienda permanecer en cuarentena hasta la recuperación.

¿Debo hacer algún cambio en mis planes de parto?

Habla con tu ginecólogo u otro profesional sanitario sobre tu plan de parto. En la mayoría de los casos, no es necesario cambiar el momento ni el método de parto (parto vaginal o cesárea). Las mujeres que estén enfermas probablemente no necesiten un parto por cesárea.

Se considera que el lugar más seguro para dar a luz es un hospital. Es posible que tu hospital o centro de maternidad esté ajustando sus políticas. Por ejemplo, puede haber cambios en el número de visitantes permitidos y en la duración de la estancia en el hospital. Consulta con tu hospital cualquier duda que tengas al respecto.

¿Qué ocurrirá durante el parto si tengo COVID-19?

Mientras estés en el hospital, debes llevar una mascarilla si tienes COVID-19. Pero cuando estés empujando durante el parto, llevar una mascarilla puede ser difícil. Por esta razón, tu equipo de atención médica debe usar mascarillas u otro equipo de protección respiratoria. También pueden tomar otras medidas para reducir el riesgo de propagación del virus, como el uso de gafas o protectores faciales.

¿Dónde se quedará mi bebé después del parto si tengo COVID-19?

Hay muchos beneficios en que el bebé se quede en la misma habitación que tú después del parto, incluso si tienes COVID-19. Por ejemplo, el hecho de que se alojen en la misma habitación puede ayudarte a crear un vínculo con tu bebé y a iniciar la lactancia materna si lo deseas.

Los informes actuales sugieren que el riesgo de que un bebé contraiga COVID-19 no cambia en función de si el bebé permanece en la habitación de la madre o en una habitación separada. Si se alojan juntos en la habitación, la cuna del bebé debe estar a una distancia mínima de 2 metros de la madre. Algunos centros utilizan cunas de plástico transparente que están cerradas y mantienen una temperatura uniforme.

Se recomienda permanecer en una habitación separada si estás muy enferma o tu bebé corre un alto riesgo de enfermarse. Si decides estar separada y piensas dar el pecho, puedes pedir un sacaleches y utilizarlo para extraer (bombear) la leche. De este modo, alguien que no esté enfermo podrá dar el biberón a tu bebé. La extracción de leche también puede ayudarte a mantener la producción de leche para cuando empieces a dar el pecho.

Como todo puede variar dependiendo del país o centro hospitalario. Lo mejor es hablar con tu equipo de atención médica sobre las opciones más adecuada para ti y tu bebé.

¿Puedo seguir amamantando si tengo coronavirus?

¿Puede COVID-19 pasar al bebé a través de la leche materna?

No es probable que COVID-19 pueda pasar a través de la leche materna y causar una infección en el bebé. La mayoría de la información muestra que es seguro alimentar al bebé con leche materna cuando tienes COVID-19. Recuerda que la leche materna es la mejor fuente de nutrición para la mayoría de los bebés. La leche materna también ayuda a proteger a los bebés de las infecciones, incluidas las de los oídos, los pulmones y el sistema digestivo. Por estas razones, el hecho de tener COVID-19 no debe impedirle dar leche materna a su bebé.

¿Cómo puedo evitar transmitir COVID-19 a mi bebé?

Mientras estés en el hospital o en el centro de maternidad y después de irte a casa, debes tomar las siguientes medidas para evitar transmitir la infección a su bebé:

  • Utiliza una mascarilla cuando tengas al bebé en brazos, incluso durante la alimentación. No coloques una mascarilla sobre la cara del bebé.
  • Lávate las manos antes de tocar al bebé. Consulta los consejos sanitarios sobre el lavado de manos.
  • Lávate las manos antes de tocar cualquier pieza del sacaleches o del biberón y limpia todas las piezas del sacaleches y del biberón después de su uso.
  • Si es posible, deja que alguien sano te ayude a cuidar a tu recién nacido. Esta persona puede dar el biberón al bebé después de que te saques la leche. Debes llevar una mascarilla y mantener las manos limpias. 

¿Cómo protegerse del coronavirus durante el embarazo?

  • Una de las mejores formas de protegerse del coronavirus es lavarse muy bien las manos con agua y jabón (o con desinfectante). Debe hacerse con regularidad y tener una buena higiene en general.
  • Al toser y estornudar, cubre la boca o la nariz con un pañuelo de papel o la manga, nunca con las manos.
  • Después de toser o estornudar, tira los pañuelos usados ​​en un contenedor basura inmediatamente.
  • Siempre que sea posible, evita el contacto cercano con personas que tienen síntomas.
  • No te toques los ojos, la nariz o la boca sin lavarte las manos primero.
  • Usa Mascarilla.

Hacer vida normal: trabajo, vida social, etc. A menos que hayas tenido contacto con alguien que haya confirmado que tiene el coronavirus o que haya regresado recientemente de lugares de riesgo:

¿Qué debo hacer si estoy embarazada y creo que tengo coronavirus?

Recuerda: Si tienes fiebre, dolor de garganta, dificultad para respirar o síntomas similares a los de la gripe y has estado en contacto con alguien a quien recientemente se le diagnosticó COVID-19 o que ha estado en áreas de riesgo conocidas, debes quedarte en casa y llamar al 112.

No acudas al médico de cabecera o farmacia, ya que podrías transmitir el virus a otras personas.

*La Organización Mundial de la Salud - OMS aconseja el uso de mascarilla en el caso de que se presenten síntomas respiratorios, tos o estornudos, si se cree que se ha contraído el COVID-19 con síntomas leves o si se está cuidando de alguien que podría estar infectado. En muchos lugares la mascarilla es obligatoria.

Actualizaciones y últimas noticias referentes al embarazo y la lactancia con coronavirus:

Ultima actualización 09 septiembre 2021

¿Por qué debo ponerme la vacuna COVID-19 estando embarazada?

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad más grave por el coronavirus (COVID-19) que las no embarazadas. Vacunarse puede protegerte de una enfermedad grave. La vacunación también puede ayudar a proteger a tu bebé.

Se recomienda que todas las mujeres embarazadas se vacunen contra el COVID-19. Si estás embarazada y quieres saber más sobre las vacunas, habla con tu ginecólogo-obstetra. Esta conversación no es necesaria para vacunarse, pero puede ser útil.

Datos sobre seguridad y fertilidad

  • Las vacunas no pueden provocar COVID-19. Las vacunas no utilizan el virus vivo que causa el COVID-19.
  • Las vacunas contra la COVID-19 son seguras durante el embarazo. Los científicos han comparado los embarazos de mujeres que han recibido las vacunas contra la COVID-19 y los de mujeres que no las han recibido. Los informes muestran que estas mujeres han tenido resultados de embarazo similares. Los datos no muestran ningún problema de seguridad.
  • Después de vacunarse, los anticuerpos producidos por tu cuerpo pueden pasar a través de la leche materna y pueden ayudar a proteger a tu bebé del virus. Se recomienda que las mujeres en periodo de lactancia se vacunen contra el COVID-19.
  • No hay pruebas de que las vacunas contra el COVID-19 afecten a la fertilidad. Se recomienda la vacunación para cualquier persona que pueda considerar quedarse embarazada en el futuro.

Vacunas frente a COVID-19 y lactancia materna ðŸ¤±ðŸ»

¿Son compatibles la vacunación frente a COVID-19 y la lactancia materna?

Sí, la vacunación de la madre frente a COVID-19 se considera segura para la propia mujer, para la lactancia, así como para el bebé:

  • Las vacunas frente a COVID-19 basadas en el ARNm no contienen microorganismos vivos, no tienen capacidad infectiva.
  • Con las demás vacunas, no se ha demostrado nunca la presencia de componentes vacunales activos en la leche materna (con la excepción de la fiebre amarilla).
  • La salud de la madre es determinante clave para la lactancia y la salud de su bebé.

No es necesario que dejes de amamantar si quieres vacunarte. Cuando te vacunas, los anticuerpos producidos por tu cuerpo pueden pasar a través de la leche materna y ayudar a proteger a tu hijo del virus.

No obstante, tanto la lactancia como la vacunación deben responder a una decisión de la madre, que debe disponer de la mejor información posible y a la vez, ser alentada a reforzar las medidas generales de prevención de la transmisión horizontal al bebé y los demás convivientes (lavado de manos, etc.).

Las decisiones sobre la Lactancia Materna suelen adoptarse antes del parto, por lo que debe ofrecerse a las gestantes la oportunidad de hablar con su equipo de atención médica sobre estas cuestiones.

Esta recomendación debe considerarse provisional y podrá ser modificada en función de la información que se genere en las investigaciones en curso.

Fuente: Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas - FACME

Recomendaciones FACME para la vacunación frente a COVID-19 en mujeres embarazadas

¿Puedo vacunarme si estoy embarazada? 🤰🏻

Sí. En base a los estudios y datos que hay hasta la fecha, que no indican ningún efecto negativo sobre el embarazo, y las recomendaciones de otros países, se recomienda vacunar a las embarazadas con vacunas de ARNm cuando les corresponda según el grupo de priorización al que pertenezcan.

Si estás embarazada y quieres saber más sobre las vacunas, puedes hablar con tu ginecólogo-obstetra u otro profesional de la salud. Esta conversación no es necesaria para vacunarse, aunque puede serte útil. Puedes hablar de tu riesgo de contraer COVID-19 y de enfermedad grave en caso de contagiarte. Una vacuna puede protegerte de una enfermedad grave, lo que podría ayudarte a ti y al bebé por nacer.

Es posible vacunar, dado que el embarazo no constituye una contraindicación en la ficha técnica de la vacuna. Sin
embargo, debe ser una decisión voluntaria de la embarazada en función de su propio balance de beneficio-riesgo individual. Para tomar esa decisión es necesario que la mujer reciba la información necesaria a través del personal médico que la atiende.

Se ha demostrado que las embarazadas presentan riesgo mayor de COVID-19 grave, ingreso en UCI,
necesidad de ventilación mecánica y muerte que la población general, aunque el riesgo absoluto permanece bajo.
Además, podrían tener un riesgo incrementado de efectos adversos relacionados con la gestación, como el parto
pretérmino.

Si además existen otros factores de riesgo que podrían ser tenidos en cuenta en la decisión de vacunación, tales como: obesidad, tabaquismo, diabetes, HTA, inmunodepresión… El riesgo asociado a la exposición en el puesto de trabajo también debe considerarse.

En cuanto a los riesgos de la vacunación, existe limitada experiencia de uso en mujeres embarazadas. Los estudios en animales no indican efectos dañinos directos o indirectos con respecto al embarazo, desarrollo embrionario / fetal, parto o desarrollo posnatal, aunque no hay datos disponibles sobre la posible transferencia placentaria de la vacuna. Además, parece improbable que los componentes de la vacuna supongan un riesgo para la gestante o el feto (el mRNA es rápidamente degradado en el interior celular y no se trata de una vacuna con virus vivos).

En espera de más datos y en base al principio de precaución, no debe proponerse la vacunación generalizada a las mujeres embarazadas en esta primera etapa de vacunación. A medida que se disponga de más información en cuanto a seguridad y eficacia, se irán modificando las recomendaciones.
Puede administrarse la vacuna solo a una paciente embarazada que por sus condiciones tuviera un
riesgo individual de complicaciones por COVID-19 muy elevado, tras decisión voluntaria de la embarazada después de ser informada y en función de su propio balance beneficio-riesgo individual.

¿Puedo vacunarme contra la COVID-19 si estoy intentando quedarme embarazada?

Sí, si estás planeando o intentando quedarte embarazada, puedes vacunarte contra la COVID-19. No hay pruebas de que las vacunas COVID-19 causen infertilidad

Como medida preventiva, se recomienda retrasar el quedar embarazada unos días después de la última dosis, para que el sistema inmunitario se estabilice. Por eso, algunos expertos recomiendan un plazo de espera hasta de dos meses.

Algunas vacunas COVID-19 requieren dos dosis. Si descubres que estás embarazada después de recibir la primera dosis, debes seguir recibiendo la segunda.

¿Se debe interrumpir el embarazo tras una vacunación inadvertida?

NO se debe recomendar la interrupción del embarazo después de una vacunación inadvertida a una mujer embarazada, ya que los datos disponibles no muestran efectos dañinos directos o indirectos sobre el feto.

Si me han administrado alguna vacuna durante el embarazo, ¿debo esperar para vacunarme contra el coronavirus?

Se recomienda programar la vacuna COVID-19 al menos 14 días antes o después de cualquier otra vacuna para minimizar las posibilidades de complicaciones que puedan surgir por recibir dos o más vacunas simultáneamente. Una opción mejor y más prudente sería consultar a tu médico sobre el mejor momento para programar la vacuna COVID-19.

Lactancia materna y coronavirus

Fuente de la información que damos a continuación: Sociedad Española de Neonatología - (SENEO)

No hay datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por Coronavirus / SARS-CoV-2.

1. No hay evidencia clara de transmisión vertical (antes, durante o tras el parto por
lactancia materna) del SARS-CoV-2 si bien a todos los hijos de madre con COVID-19
deben realizarse test virológicos y seguimiento clínico.

2. Existe posibilidad de transmisión postnatal (lo más frecuente) vía respiratoria y/o
de contacto.

3. En las madres con COVID-19, se debe evitar la separación de su recién nacido tras el
nacimiento, si bien la decisión de mantener el alojamiento conjunto, debe ser
individualizada, teniendo en cuenta la situación clínica de la madre y el niño y la
logística hospitalaria y manteniendo siempre medidas de aislamiento de contacto y
gotas entre ambos.

4. Se recomienda la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las
condiciones clínicas del neonato y su madre así lo permitan.

5. Los neonatos sintomáticos deben ser ingresados en las Unidades Neonatales con
estrictas medidas de aislamiento, teniendo en cuenta que si existe la posibilidad de
formación de aerosoles el personal debe protegerse de forma especial.

6. Aunque todavía no se dispone de muchos datos los neonatos infectados no parecen
mostrar formas graves de la enfermedad.

7. No existe un tratamiento neonatal específico aprobado frente al SARS-CoV-2; las
medidas a aplicar deben ser los tratamientos/cuidados sintomáticos habituales.

8. Los criterios de alta dependerán de la clínica neonatal y los resultados de los test
virológicos.

9. En niños asintomáticos (tanto negativos como positivos) hijos de madre COVID-19
positiva, se puede valorar el alta hospitalaria a partir de las 48 horas y continuar en
régimen de aislamiento domiciliario bajo seguimiento telefónico/presencial.

10. Tanto durante la hospitalización como tras el alta, es importante la información y
apoyo familiar.

11. No es preciso pasteurizar la leche extraída antes de administrarla.

12. En prematuros ingresados, se debe utilizar leche de banco.

***Recuerda que estas recomendaciones pueden ir variando cada día según las Indicaciones que vayan dictando las autoridades sanitarias. Ante cualquier duda consulta siempre con el médico.

*Estas recomendaciones se han consensuado con por el Comité de Nutrición y Lactancia materna de la  Asociación Española de Pediatría (AEP).

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!