Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Santa Cruz de Tenerife se sitúa en el extremo oriental de la isla de Tenerife, la más grande del archipiélago canario. Es la Capital de la isla.

plaza-espana-santa-cruz-de-tenerife

Historia de La Ciudad

Antes de la llegada de los conquistadores castellanos, el territorio donde hoy se asienta la ciudad estaba constituido por zonas de vegetación salvaje pertenecientes al menceyato (reino) de Anaga, que gobernaba el Mencey Beneharo. La historia prehispánica de la ciudad está protagonizada por el legado de los guanches y por algunas expediciones extranjeras que llegaban a la costa. En 1494, en uno de estos viajes, arribaron los castellanos y establecieron en Santa Cruz el campamento base para la conquista de la isla, que se prolongó hasta 1496, año en que Tenerife fue incorporada a la Corona de Castilla.

Desde el principio el núcleo económico de la ciudad residía en el puerto. El primer muelle, construido en 1548, se localizaba en la playa de Añazo, pero fue destruido por un temporal. El actual puerto se corresponde con cuatro antiguos puntos de atraque en el litoral municipal: el puerto de Caballos con la caleta de Negros, la caleta de Blas Díaz, Paso Alto y el Bufadero. La bahía de Santa Cruz era apreciada por los navegantes debido a sus ventajas naturales, que la convertían en foco de avituallamiento para los navíos que partían hacia el Nuevo Mundo.

Al final del siglo XV se empezó a formar una sociedad heterogénea compuesta por soldados, marineros, mercaderes y los propios guanches que llegaron a integrarse. Los primeros asentamientos poblacionales se localizaban en el entorno del castillo de San Cristóbal, una fortaleza que protegía al pequeño pueblo de casitas terreras que se iba creando. En la segunda mitad del siglo XVI se empezó a construir la primera plaza, situada frente al castillo, que se denominaría plaza de la Pila y se corresponde con la actual plaza de La Candelaria. A lo largo de la costa se construyeron nuevos castillos defensivos porque los santacruceros tenían que defenderse de los frecuentes ataques de corsarios y piratas berberiscos, galos e ingleses. Hasta la Armada Británica, con el almirante Nelson al frente, cayó derrotada el 25 de julio de 1797. Este episodio, por su trascendencia, marcará la historia de la ciudad.

Santa Cruz siguió creciendo y pronto se topó con el obstáculo del barranco de Santos que fue salvado con la construcción de varios puentes: puente de El Cabo, puente Zurita, puente de Las Asuncionistas, etc. Poco a poco se fue formando un tejido urbano a ambos lados del barranco compuesto por pequeñas calles y caminos de herraduras.

En el siglo XVIII se produjo la primera expansión de Santa Cruz, derivada de una serie de factores, como el traslado de la residencia del comandante general desde la ciudad de La Laguna al castillo de San Cristóbal. El trasvase de la capitalidad de la isla originó una nueva dimensión administrativa. Además, en 1803 Santa Cruz fue considerada villa exenta y se constituyó el primer ayuntamiento. La ciudad cobró importancia y a ello había contribuido también la destrucción del puerto de Garachico, a causa de la erupción volcánica de 1706, pues trajo consigo un desplazamiento de la actividad económica y comercial y el establecimiento de una burguesía que quería controlar los negocios portuarios.

Esta creciente población es la que pronto demandó servicios y zonas de ocio. La Alameda del Duque, la plaza del Príncipe, la plaza de Weyler y la recova acogían el bullicio y el trasiego de los santacruceros. A los primitivos núcleos, como el Toscal, se fueron añadiendo parcelas de casas y parques que compusieron nuevos barrios. En el siglo XX y con la llegada de la modernidad y el "boom" demográfico, la ciudad extendió sus límites todo lo posible hasta convertirse en la gran urbe que es hoy y cuyas fronteras se desdibujan por la cercanía de las aglomeraciones urbanas de los municipios colindantes.

Localización

Santa Cruz de Tenerife se sitúa en el extremo oriental de la isla de Tenerife, la más grande del archipiélago canario, a una latitud norte de 28º 28' y a una longitud oeste de 16º 15'. El término municipal tiene una superficie de 150,56 kilómetros cuadrados y está dividido en dos ámbitos bien diferenciados: de un lado el antiguo Macizo de Anaga y de otro, la rampa meridional formada por coladas que abarcan desde la cumbre de Acentejo hasta la costa. La altitud máxima que se alcanza en el municipio es de 750 metros sobre el nivel del mar aunque hay zonas céntricas como la Plaza de España que se elevan tan sólo 4 metros. Más de la mitad del perímetro municipal está ocupado por superficie costera (58 kilómetros de costa en 111 kilómetros de perímetro municipal).

Clima

El relieve y la orientación del territorio al flujo de los vientos alisios (vientos húmedos del noreste) son factores que generan la existencia de diversos ámbitos climáticos y gran diversidad de climas locales por lo que coexisten en la misma ciudad zonas soleadas y secas de costa en la vertiente de sotavento y, húmedos y nubosos dominios en las alturas y valles de Anaga.

La cercanía al Trópico de Cáncer y la acción de los vientos alisios permite a la ciudad disfrutar de una bondad climática que se refleja en las mínimas variaciones de las temperaturas a lo largo de todo el año, no se registran grandes diferencias entre las estaciones, ni entre el día y la noche. La media anual se sitúa en torno a los 21ºC. El año más caluroso para el término municipal de Santa Cruz de Tenerife fue sin duda 1995, cuya temperatura media fue de 22°C mientras que el año más frío fue 1920 con una temperatura media anual de 20°C.

Las precipitaciones en la ciudad son de moderadas y con una distribución desigual, los meses de octubre a marzo son en los que se producen mayor número de precipitaciones y es la estación estival, la época más seca.

Flora

El área de mayor singularidad y biodiversidad de flora tanto de la ciudad, como del Archipiélago se localiza en el Parque Rural de Anaga. En la ciudad, especialmente en el Parque, coexisten 21 especies endémicas locales (verode volkerii, tajinaste simples, margarita lemsii, etc.), 64 endemismos insulares, 11 especies recogidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, 6 especies afectadas por la Directiva Hábitats 92/43 CEE, otras 6 especies afectadas por el Convenio de Berna, 45 especies afectadas por la Lista Roja de Flora Vascular y 11 especies invasoras que representan o pueden representar peligro, como son: las piteras, los eucaliptos, las pencas, los geranios, el rabo de gato, la acacia negra, etc.

En el Parque Rural de Anaga y en algunas zonas de la ciudad, también conviven diferentes tipos de bosque y vegetación, tales como: tarajales, baleras, bosques, esclerófilos, palmerales, matorrales de aulagas y salados, matorrales de incienso, jarales, Monteverde, fayal-brezal, zarzal, etc.

Las especies más interesantes y al mismo tiempo más amenazadas en la zona urbanizada son los tabaibales y cardonales relícticos de la zona sur del municipio, que también se extienden por las laderas de los barrancos de la periferia meridional del Parque Rural.

Pese a que Anaga se localiza por debajo del límite del pinar, en el macizo aparece un pequeño pinar, presumiblemente de origen no antrópico, constituido por Pinus canariensis, que coloniza la ladera de solana de un pitón fonolítico: el roque de Los Pinos. Asociada al mismo aparece una especie de jara endémica, Cistus chinamadensis, así como diversos elementos termófilos.

Los tarajales costeros, ya mencionados, son una vegetación halófila propia de desembocaduras de barrancos y caracterizada por la masiva presencia del tarajal (Tamarix canariensis). A veces conforma bosquetes cerrados casi monoespecíficos, con orla de otras halófilas como el espino (Lycium intricatum) y el salado (Schizogyne sericea).

Además de los elementos autóctonos, endémicos o no, de la flora del Parque, habría que citar la presencia de numerosas especies introducidas a raíz de la conquista de la Isla, a finales del S.XV, y que se han asilvestrado. Éstas se distribuyen con éxito desigual por los diversos hábitat del Parque, y especialmente en ambientes nitrófilos y ruderales. Podrían citarse como manifestaciones más importantes las repoblaciones de Pinus radiata de El Moquinal, Solís y La Orilla y de Pinus pinea en Casas de la Cumbre, y los Eucalyptus globulus de Jardina, el Llano de los Loros y Cabezo del Viento, entre otros lugares.

Fauna

La Mayor diversidad faunística de la ciudad se concentra también en el entorno de los asentamientos rurales del Parque Rural de Anaga. Según el Banco de Datos informatizado de la Fauna de Invertebrados del Parque, habitan en esta zona 1.910 especies, de las que 512 viven exclusivamente en Canarias, además de otras 239 especies de invertebrados que son endémicos de la isla y 95, que son exclusivas del Parque.

En el Macizo de Anaga se encuentra representada una gran variedad de hábitats (rupícolas, acuícolas, crípticos, forestales, etc.), que se distribuyen por un rango altitudinal de casi mil metros. Esto posibilita que aquí se encuentren prácticamente todos los grupos animales conocidos de Canarias. Los moluscos constituyen el grupo más interesante de los invertebrados no artrópodos, debido a su elevada tasa de endemicidad. Los Roques de Anaga tienen gran importancia para las aves marinas ya que albergan seis especies nidificantes, dos de las cuales (el Petrel de Bulwer y el Paíño de Madeira) tienen aquí sus efectivos más numerosos.

De entre las restantes especies de Anaga, la Paloma Turqué y la Rabiche son endemismos canarios, el Vencejo Unicolor, el Canario y el Bisbita Caminero son endemismos macaronésicos y, ya a nivel subespecífico, hay un gran número de endemismos tanto canarios como macaronésicos. Las principales amenazas para la avifauna son la caza furtiva y la destrucción de hábitats.

En Anaga se encuentran cinco especies de quirópteros: el murciélago montañero (Pipistrellus savii) el murciélago de Madeira (Pipistrellus maderensis) y el murciélago rabudo (Tadarida teniotis) usan para su descanso grietas y cavidades en barrancos y acantilados, mientras que el Nóctulo pequeño (Nyctalus leisleri) y el murciélago de bosque (Barbastella barbastellus) utilizan huecos en árboles y construcciones abandonadas. Todas estas especies han visto reducidos sus efectivos considerablemente en las últimas décadas, sólo al murciélago de Madeira se le puede todavía ver con relativa frecuencia revoloteando en torno al alumbrado público de algunas poblaciones del medio rural.

Con relación a los peces, la única especie que puede considerarse autóctona es Anguilla anguilla, un migrador que tras reproducirse en el mar se adentra en algunos cursos de agua dulce. Su situación es aparentemente buena en los barrancos de Igueste de San Andrés y de Afur. Entre las causas de su regresión podemos citar las actividades que alteran la calidad de las aguas o la construcción de presas en los cauces de los barrancos. Esta especie está calificada a nivel nacional como "vulnerable".

En los fondos de fango y arena encontramos salmonetes (Mullus spp.), chuchos (Dasyatis pasticana), torpedos (Torpedo spp.), angelotes (Sguatina spp.), cazones (Mustelus mustelus y Galeorhinus gleus) y la merluza canaria (Mora moro). Respecto a las especies en peligro, la Lista Roja de Especies Amenazadas, incluye 11 especies que habitan en el término municipal. Como especies invasoras destacan el cangrejo de río que reside en los ambientes más poblados del municipio.

anaga

Espacios Naturales

El término municipal de Santa Cruz de Tenerife cuenta con cuatro espacios naturales protegidos: el Parque Rural de Anaga, la Reserva Natural Integral de Ijuana, la Reserva Natural Integral de Pirajal y la Reserva Natural Integral de los Roques de Anaga, los tres últimos se engloban en el primero.

Parque Rural de Anaga

Situado al noroeste de la isla de Tenerife, ofrece al visitante la oportunidad de disfrutar de un paisaje singular, fruto de una larga y armoniosa convivencia del hombre con un medio natural rico y diverso. Los brumosos bosques de sus cumbres, los numerosos roques, los dispersos caseríos tradicionales y especialmente, el ancestral sistema de bancales esculpidos en las laderas de sus barrancos, son algunos de los elementos que le dan entidad a este paisaje.
Las cumbres están cubiertas de una masa boscosa esenciales en la protección de suelos y recarga de acuíferos, que se distribuye por la cabecera de la mayoría de los abundantes barrancos del macizo. La laurisilva de cumbres, el fayal-brezal, los sabinares de medianías y los cardonales-tabaibales, constituyen una excelente muestra de su hábitat. Para especies como las palomas de laurisilva, este bosque constituye un hábitat de importancia vital para su biología, así como para muchas de las aves que nidifican en los roques de Anaga.
Gran parte del Macizo de Anaga tiene la consideración de Zona especial de protección para las Aves (ZEPA), por la presencia en las zonas forestales del gavilán y de dos palomas endémicas, así como por ser lugar de nidificación de las aves marinas Petrel de Bulwer, pardela chica, pardela cenicienta y paíño de Madeira.

Reserva Natural Integral de Ijuana

Esta reserva alberga la mejor muestra de cardonal-tabaibal de Tenerife. Cuenta con una alta biodiversidad endémica, con muchas especies protegidas y unas pocas consideradas como amenazadas. Los barrancos constituyen elementos geomorfológicos destacados, en cuyos interfluvios sobresale el roque de Juan Bay, un pitón sálico cuyo conducto de emisión ha quedado descubierto por la erosión marina. En conjunto, la reserva representa un paisaje erosivo, agreste y lleno de contrastes, en una de las zonas que podemos considerar más naturales de la isla.
Esta reserva se enmarca dentro del Parque Rural de Anaga.

Reserva Natural Integral de los Roques de Anaga

Los roques son un enclave de gran interés científico, geológico y geomorfológico en buen estado de conservación que destaca por tratarse de elementos singularizados de valor paisajístico. Alberga poblaciones de especies amenazadas y protegidas por normativa regional y convenios internacionales, como el corazoncillo (Lotus maculatus); constituye además una muestra representativa de hábitat de islote y es una zona de vital importancia para especies como el lagarto (Gallotia galloti insulanagae), que tiene aquí su única población conocida, y para algunas aves.

Reserva Natural Integral de Pirajal

Esta Reserva reúne una de las mejores representaciones de flora del período terciario. La laurisilva de Anaga es una de las mejores y más rica en especies de Canarias, y el sector delimitado por esta reserva es de los mejor conservados. La masa forestal juega un papel fundamental en la recarga del acuífero subterráneo por su alta capacidad de condensación de la humedad transportada por los vientos alisios, a lo que hay que unir su facultad protectora del suelo ante la erosión. La existencia de muchas especies endémicas, varias de las cuales están amenazadas y la mayor parte protegidas por la normativa regional, acrecienta su importancia, sobre todo cuando sólo se conocen en este lugar. Para la ornitofauna, la reserva es un magnífico refugio donde nidifican muchas especies. Por otro lado, los roques de Chinobre y Anambro, que limitan la reserva por el sur, constituyen sendos elementos singularizados del paisaje, de interés científico, geológico y geomorfológico.

Litoral

La costa del municipio está cubierta en gran parte por las instalaciones portuarias, aunque hay tramos del litoral dedicados al ocio como la playa de Las Teresitas, el Parque Marítimo César Manrique y, en un futuro, el Parque Marítimo de Añaza.

La península de Anaga es geológicamente una de las zonas más antiguas de la isla. Consiste en una abrupta cordillera de cumbres recortadas de las cuales descienden profundos valles y barrancos que van hasta el mar. Las costas son altos acantilados, de forma que muchas de las playas que se encuentran en las desembocaduras de los valles sólo son accesibles por mar o después de unas cuantas horas de marcha a pie por veredas que ofrecen impresionantes vistas sobre los precipicios. El punto más alto de Anaga es la Cruz de Taborno y se encuentra a 1.024 metros sobre el nivel del mar.

Hubo un tiempo en el que el litoral de Santa Cruz estaba formado por pequeñas playas de arenas negras o de piedras, que con el tiempo fueron dejando lugar a las instalaciones portuarias. Entre los años 30 y los 70, el Balneario de Santa Cruz, con su playa y sus piscinas, fue el gran centro de encuentro de la ciudad con el mar.
Las playas actuales se encuentran a las afueras de la ciudad. La playa de Las Teresitas es la más popular de Santa Cruz. Se encuentra a unos 7 kilómetros del centro de la ciudad, siguiendo la Avenida Marítima que lleva al barrio de San Andrés. Acondicionada y ampliada en 1973, con arena traída del Sáhara, tiene 1,5 kilómetros y un arrecife artificial que cubre la marea alta, protege la playa del oleaje y las corrientes. Es una playa para toda la familia, segura, limpia y dotada de unos servicios que se verán ampliados muy pronto, con el proyecto del arquitecto francés Dominique Perrault, para la urbanización y remodelación del entorno.

Más allá de Las Teresitas, la carretera de la costa continúa en dirección a Igueste, trepando los acantilados y ofreciendo impresionantes vistas como la del mirador de la Punta de los Órganos. Dos kilómetros adelante, un desvío a la derecha lleva a la playa de Las Gaviotas. Esta playa, de arenas negras volcánicas, que se cubre en marea alta, está abierta al oleaje. La playa de Las Gaviotas se estableció, por costumbre popular reconocida por las autoridades, como playa nudista 'a voluntad'. Las playas de Roque de las Bodegas, Almáciga y Benijo se encuentran al norte de la Península de Anaga, más allá de Taganana. Si no se respetan las señales y avisos, estas playas completamente abiertas a los vientos alisios pueden ser poco seguras, dado el fuerte oleaje y las corrientes. Sin embargo, son bellísimas. Su arena es negra, las grandes olas forman muchas veces espectaculares rompientes, y están enmarcadas por altos acantilados, arrecifes y grandes islotes. En la costa del municipio se enclava una de las áreas propuestas como Lugares de Importancia Comunitaria a incluir en la Red Natura 2000, el Sebadal de San Andrés. Asimismo las aguas de la zona norte, desde Punta del Frontón hasta Punta de Antequera, se incluyen en la propuesta de Reserva Marina de Anaga al objeto de conservar los recursos pesquero-marineros y los ecosistemas presentes.

Zonas Recreativas Forestales

Las zonas recreativas de montaña del municipio son ideales para pasar un día rodeados de naturaleza, comer bajo la agreste vegetación y respirar el aire puro perfumado por los pinos y el bosque de laurisilva.

Parque Rural de Anaga

Al noreste de la ciudad se encuentran las montañas del macizo de Anaga, catalogado como Parque Natural en 1987 por su gran valor ecológico y que recibió posteriormente la calificación de Parque Rural en 1994.
El macizo de Anaga es un espacio que asciende rápidamente desde el nivel del mar hasta casi los mil metros de altitud. A partir de esa cordillera central salen agudos lomos y profundos barrancos que conducen hasta el mar, dando lugar a una variedad de microclimas y de flora, con abundantes endemismos.
La formación de Anaga, consecuencia de un período de intensa actividad volcánica, se remonta a 6,5 millones de años y es una de las escasas reservas mundiales del bosque de laurisilva, vegetación originaria del período terciario y que supone un recurso muy importante en cuanto a la provisión de agua de toda la zona. También crece en Anaga otro tipo de vegetación, como pequeños reductos de bosques termófilos y extensiones de cardones y tabaibas que albergan especies animales peculiares, como las palomas de la laurisilva.
En Anaga es posible observar "el mar de nubes", fenómeno meteorológico que se origina en las faldas de las montañas como consecuencia de los vientos alisios, las frecuentes brumas y el alto nivel de humedad.
El paisaje humano de la zona está ligado a las actividades agrícolas, ganaderas y pesqueras. Aquí la gente conserva las costumbres y tradiciones heredadas del pasado, como la artesanía. Se siguen confeccionando cestos de mimbre y de palma, rosetas y calados.

Parque de la Ensillada

Es un parque recreativo que dispone de asaderos y mesas de madera. Para llegar hasta aquí hay que coger la carretera hacia el barrio de Chamorga, en el Parque Rural de Anaga.

Parque de Las Quebradas

Parque situado en el kilómetro 14 de la carretera TF-12. Los visitantes pueden llevar su comida y asarla en los fogones, también hay mesas y zonas para pasear y estar en contacto con la naturaleza.

Parque de Rosa Sosa

Ubicado en la entrada al túnel de Taganana, ofrece a los visitantes mesas y merenderos, pero no dispone de asaderos donde hacer de comer.

Parque de las Mesas

El parque de las Mesas es el único situado fuera de Anaga, se accede hasta aquí por la carretera de Los Campitos, una vez superado el barrio de Ifara. Los terrenos lindan con las instalaciones técnicas de Radio Nacional de España (RNE). El Ayuntamiento de Santa Cruz firmó hace pocos meses un convenio con RNE para la rehabilitación y remodelación de esta zona recreativa que posee excelentes vistas sobre la ciudad.

playa teresitas

Zonas Recreativas Marítimas

Playas

Santa Cruz de Tenerife mira hacia el mar y, aunque sus pequeñas playas de arena negra y "callaos" (piedras pulidas por el mar, el viento y la arena) han desaparecido bajo el Puerto de la ciudad, aún son muchos los rincones en los que poder disfrutar de los baños de sol y del agua salada.

Playa de Las Teresitas

Es la playa más popular de Santa Cruz. Se encuentra a unos 7 kilómetros del centro de la ciudad, siguiendo la avenida marítima que lleva al barrio de San Andrés. Acondicionada y ampliada en 1973 con arena traída del Sahara, tiene 1,5 kilómetros y un arrecife artificial que cubre la marea alta, protege la playa del oleaje y las corrientes. Próximamente los servicios de la playa se verán incrementados con las obras previstas de remodelación y construcción de complejos de ocio.

Playas de Anaga

Las playas de Las Gaviotas, Las Bodegas, Antequera, Almáciga y Benijos se encuentran fuera del núcleo urbano, integradas en el macizo de Anaga. Estos enclaves son frecuentados por los amantes del surf dado el fuerte oleaje, aunque la bravura del mar no anula la posibilidad del baño en algunas zonas. Las playas de Anaga, al ser menos accesibles, son las más tranquilas y las que aún conservan su carácter natural y salvaje.

Parque Marítimo César Manrique (en la actualidad permanece cerrado)

Cuenta con varias piscinas de agua salada en medio de las que se levantan islas ajardinadas, fuentes y cascadas. Fue diseñado por el conejero César Manrique, uno de los artistas canarios más universales de todos los tiempos, bajo los parámetros del estilo tradicional canario y el respeto a la naturaleza. El recinto, que dispone de bares, restaurantes, vestuarios y todo tipo de servicios, se abre a una playa de arena negra que complementa las posibilidades de baño.

Puertos deportivos

La Marina del Atlántico

Situada en la Dársena Pesquera de los Llanos, con un total de 67 atraques. Teléfono 922 298 184.

La Marina de Tenerife

Ubicada en la vía principal de la Dársena Pesquera, con un total de 282 atraques. Se pueden alquilar barcos a motor, para pesca o paseo. Teléfono 922 591 247.
Real Club Náutico de Tenerife
Situado en la avenida Francisco la Roche (avenida de Anaga). Teléfono 922 273 700.


Zonas Recreativas Urbanas

Parques públicos

Santa Cruz de Tenerife es una ciudad llena de coquetos parques públicos donde descansar, dar un paseo, leer un libro a la sombra o hacer deporte. Los parques municipales más destacados por su amplitud y la diversidad de las especies de flora que acogen son el Parque García Sanabria y el Parque de La Granja, aunque en casi todos los barrios se pueden encontrar parques y zonas verdes para disfrutar, como el Parque Secundino Delgado en el Barrio de Salamanca o el Parque de Ofra.

Parque García Sanabria

El Parque García Sanabria ocupa 55.000 metros cuadrados de una parcela flanqueada en su parte superior por la rambla del General Franco y por la avenida Méndez Nuñez en su parte inferior.
En 1881, el periodista Patricio Estévanez lanzó la idea de un parque municipal, que hizo suya el alcalde de Santa Cruz, Don Santiago García Sanabria en 1926. Para ello se creó la llamada "Comisión Pro-Parque", suscripción popular encaminada a recaudar fondos para adquirir los terrenos necesarios.
El primer proyecto fue realizado por el arquitecto Antonio Pintor en 1910, muy parecido al actual, aunque el diseño definitivo responde al plano de la Casa Leyra, compañía de Granada especializada en jardinería y floricultura.
El Parque constituye un auténtico jardín botánico que cuenta con más de 200 especies vegetales llegadas de todos los países, además de paseos, fuentes, estanques, zonas ideadas para el disfrute de los niños, monumentos y esculturas de gran interés. Los lugares más significativos y populares de este vergel son:

El Reloj de Flores, regalo del cónsul de Dinamarca, lo construyó la casa suiza Favag en 1958 y permanece engalanado con flores frescas todo el año.
La Fuente Central, que se levantó para homenajear al alcalde García Sanabria y se compone de varios monolitos de piedra y relieves de figuras masculinas, así como del busto del alcalde y la figura de la Maternidad, obra del escultor Francisco Borges Salas.
El Paseo de las Pérgolas, que está decorado con adelfas, buganvillas y rosales trepadores. Entre la vegetación surgen cuatro esculturas que representan a las estaciones del año.
El Estanque, donde se apuestan seis bustos de mármol del siglo XIX del escultor italiano Angelo Cherubini, que se identifican con personajes de la mitología clásica, como Baco o Apolo.
El Tamarindo. Es el árbol más antiguo del Parque, existía antes de que los jardineros plantasen los primeros árboles.
El Paseo de los Bambúes, un paseo exótico cubierto por una espesa vegetación de cañas de bambú.
Parque de La Granja

Muchos vecinos de Santa Cruz asocian la práctica del deporte con este parque al que se puede acceder desde la avenida de Madrid o Benito Pérez Armas. El Parque de la Granja, construido en 1969, tiene una extensión ligeramente superior al Parque García Sanabria y en su interior destacan los grupos de palmeras reales y los cañaverales de bambú, amplias zonas de césped, un parque infantil y varias esculturas, una de ellas erigida por Belén Morales en honor a Félix Rodríguez de la Fuente.

De Interés Geológico

Los roques formados por lavas fonolíticas que se yerguen en el macizo y en la costa de Anaga tienen un gran interés morfológico y estructural. Los principales domos que despuntan en barrancos y en la costa son:

Roque de las Ánimas (Taganana). Roque con una relación altura diámetro pequeña.

Roque de Aderno. Se encuentra situado en las proximidades del caserío de Las Palmas de Anaga. Constituye una impresionante masa de forma monolítica y de paredes prácticamente verticales.

Roque del Caserío del Draguillo. Se sitúa al este del Caserío del Draguillo. De forma alargada con un engrosamiento en su zona central.

Roques de Anaga. Son dos pequeños islotes separados de la isla, junto a la costa norte de Anaga. El Roque de Dentro, es un promontorio fonolítico separado de tierra firme por un pequeño tómbolo que emerge casi por completo en marea baja. El Roque de Fuera, de menor tamaño que el anterior, constituye un islote separado unos 2 km de distancia de la costa norte del Macizo de Anaga. Se trata de una masa alargada, que está profundamente desmantelada por la erosión marina. Su zona central presenta una notable estructura columnar verticalizada. A cierta distancia de él se encuentra otro pequeño afloramiento, denominado Baja de la Palometa, que surge escasamente por encima del nivel del mar.

Playa levantada de Tachero . Se localiza al oeste de Taganana a una altura de uno y dos metros sobre el nivel del mar. Consiste en un nivel de arenas y cantos basálticos algo cementado. Tiene gran interés paleontológico por la riqueza de la fauna que alberga: algas calcáreas, fragmentos de corales, briozoos y equinodermos, así como especies propias de mares cálidos como Ostrea edulis, Morula nodulosa, Planaxis lineatus y Cantharus viverratus.

De interés Arqueológico

Los restos arqueológicos existentes en el Parque Rural de Anaga no difieren de los del resto de la isla, dado que fue la misma cultura, la de los guanches, la que ocupó la isla y el macizo. Entre los yacimientos arqueológicos más importantes destacan cuevas (restos de enterramientos y de viviendas), manifestaciones rupestres en rocas (grabados y canales) y restos en superficie (cabañas, concheros, paraderos, etc.)
En Santa Cruz de Tenerife las principales excavaciones arqueológicas se han llevado a cabo en la Necrópolis de Roque de Tierra (Las Palmas de Anaga), en la Necrópolis de La Calera (Las Mesas) y en la Necrópolis de Los Auchones (El Chorro, Taganana).
Otros lugares de gran relevancia arqueológica que han sido incluidos en la lista de Bienes de Interés Cultural patrimonio de la ciudad son el barranco del Muerto, el barranco del Pilar y zonas del barrio de La Gallega.

tranvia

Cómo llegar

Carreteras

El crecimiento de la población y de la actividad económica ha provocado el aumento del flujo diario de vehículos que entran y salen de la ciudad. Por este motivo se han tenido que realizar obras que faciliten las comunicaciones de la capital con el resto de la isla.

El acceso más cómodo desde el sur para llegar a la zona baja de la ciudad es tomar el desvío de la Vía de Penetración ó TF-4, una autopista de cuatro carriles, de apenas cuatro kilómetros, que bordea la costa, atraviesa la zona industrial y desemboca en la avenida de la Constitución, donde se encuentra el Recinto Ferial de Tenerife y el Parque Marítimo César Manrique. Aunque también se puede continuar por la TF-1 hasta llegar a la entrada por la Rambla General Franco para dirigirse a la zona centro de la ciudad.

La entrada por el norte se realiza a través de la TF-5, vía que dispone de cuatro carriles ascendentes y tres descendentes en el tramo capitalino y que ha sido recientemente reformada. El tráfico proveniente de la TF-5 discurre básicamente por la avenida Manuel Hermoso Rojas y la avenida Tres de Mayo (para ir a la zona baja) y por el acceso a las Ramblas por la Piscina Municipal Acidalio Lorenzo.

En esta zona se ha remodelado la avenida de Tres de Mayo y se ha construido un túnel que canaliza la mayoría del tráfico de salida bajo tierra.

En los últimos meses se han sucedido las obras que permitirán una salida rápida por toda la zona suroeste: se ha remodelado la calle 70, la calle Fomento y se ha habilitado un carril bus. Además próximamente se creará un enlace directo entre la autopista del sur y la avenida Príncipes de España en el barrio Ofra. Al sureste se prevé trazar una vía que enlace directamente la zona con el término municipal de La Laguna para lograr así descongestionar el tráfico de las Ramblas y la avenida de Anaga.

Aeropuertos

Aunque ninguno de los dos aeropuertos de la isla se encuentra en el término municipal de Santa Cruz de Tenerife, gran parte de los turistas y pasajeros que llega a ellos pasa por la ciudad. El Aeropuerto Internacional Reina Sofía (Tenerife Sur), está abierto las 24 horas del día y por él transitan anualmente casi nueve millones de personas. Hasta ahora el aeropuerto de Tenerife Norte, el más cercano a la capital, se limitaba a acoger vuelos interinsulares y nacionales, pero la reciente apertura de la nueva terminal aeroportuaria y la entrada de vuelos internacionales ha permitido mejorar las conexiones de la ciudad con el resto del país y el extranjero. Este aeropuerto prevé duplicar en diez años el tráfico de pasajeros, que en 2002 fue de casi dos millones y medio de personas.

Información
Para obtener mayor información sobre instalaciones y servicios de los aeropuertos de la isla, así como las distintas compañías aéreas que vuelan a Tenerife, puede acudir a la página web del organismo de aeropuertos nacionales españoles: www.aena.es o llamar a los siguientes números de teléfono:

Aeropuerto Tenerife Norte 922 635 635
Aeropuerto Tenerife Sur 922 759 000

Puertos

El Puerto de Santa Cruz de Tenerife se ha convertido en uno de los principales puertos del país en tránsito de pasajeros, sólo en 2002 llegaron y salieron por el Puerto casi un millón y medio de personas. El creciente tráfico marítimo entre islas y la llegada de numerosos cruceros han originado la necesidad de nuevas instalaciones.

El proyecto de unión del puerto y la ciudad de los arquitectos suizos Herzog y De Meuron recoge la edificación en un futuro próximo de una terminal internacional de cruceros y la remodelación de todo el complejo portuario.

Para obtener mayor información sobre instalaciones y servicios del Puerto de Santa Cruz, así como ver las compañías que operan en este puerto, puede visitar la página web de la Autoridad Portuaria: www.puertosdetenerife.org o llamar al teléfono 922 289 410.

Transporte Público

Taxis

Quien lo desee puede optar por desplazarse en taxi desde cualquier punto de la isla a la ciudad o dentro de la propia capital. Los taxis de Santa Cruz son blancos y llevan una banda azul transversal en los laterales.

Radio Taxis Santa Cruz: 922 311 012
Radio Taxis Santa María: 922 671489

Guaguas

La principal empresa de transporte público que opera en la ciudad es la compañía de guaguas TITSA (Transportes Interurbanos de Tenerife Sociedad Anónima). En guagua se puede viajar desde cualquier municipio a Santa Cruz y también dentro de la ciudad el transporte urbano posibilita cualquier tipo de desplazamiento.

La estación de guaguas de Santa Cruz se encuentra junto al Palacio de Justicia, en la convergencia de la avenida de La Constitución y la avenida Tres de Mayo y en ella se realizan casi todos los trasbordos de líneas, aunque algunas líneas urbanas parten actualmente de la calle Bravo Murillo. La estación es un edificio moderno con amplias cristaleras, cafetería y sala de espera para pasajeros, y que se ha visto ampliado recientemente con la incorporación del intercambiador.

Como proyectos para el futuro del transporte público de la ciudad se vislumbran ya el tren y el tranvía. Un tranvía que agilizará el tráfico interno de pasajeros y hacia La Laguna y un tren que trasladará, con mayor comodidad y en menor tiempo, a quienes diariamente viajan hasta las localidades del sur de la isla.

Información de Líneas y Horarios: 922 531 300

Tranvía

Actualmente están en funcionamiento dos líneas. La línea 1 (Intercambiador-La Trinidad) consta de 21 paradas a lo largo de un trazado de 12,5 km. Cada unidad de los 20 tranvías está capacitada para trasladar a 200 pasajeros (60 sentados) a una velocidad máxima de 70 km/h.

Su recorrido completo es el siguiente: Intercambiador, Fundación, Teatro Guimerá, Plaza Weyler, La Paz, Puente Zurita, Cruz del Señor, Conservatorio, Chimisay, Príncipes de España, Hospital de la Candelaria, Taco, El Cardonal, Hospital Universitario de Canarias, Las Mantecas, Campus de Guajara, Gracia, Museo de la Ciencia y el Cosmos, Cruz de Piedra, Padre Anchieta y La Trinidad.
Metropolitano de Tenerife tiene previsto aumentar el recorrido del tranvía haciendo una ampliación de la línea 1, con cuatro paradas más, incluida una última parada en el Aeropuerto de Tenerife Norte, con lo que al recorrido actual se le añadirían las paradas de San Antonio, San Lázaro, Park and ride y Los Rodeos-TFN.

La línea 2, va de La Cuesta hasta Tíncer, con las siguientes paradas: La Cuesta, Ingenieros, Hospital Universitario, El Cardonal, San Jerónimo y Tíncer, con correspondencia con la línea 1 en Hospital Universitario y El Cardonal.

Centro de Atención al Cliente

Teléfono: 902 075 075
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información obtenida en la web del ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.