Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sarampion

¿Qué es el Sarampión y cómo puede prevenirse?

El sarampión es una enfermedad altamente infecciosa causada por un virus que se transmite de persona a persona a través de gotitas en el aire. Puede causar muchas molestias y a menudo conduce a complicaciones graves.

Cualquiera puede contraer sarampión si no ha tenido la enfermedad antes, aunque es mucho más común en los que no han sido vacunados.

El sarampión es una enfermedad prevenible por vacunación y se recomienda la vacunación contra la enfermedad como parte de la inmunización infantil de rutina.

Síntomas de sarampión

Los primeros síntomas del sarampión incluyen fiebre, tos, sensación de cansancio, dolor de garganta, secreción nasal, incomodidad al mirar la luz y ojos irritados y llorosos. Aparece una erupción después del tercer o cuarto día. Las manchas son rojas y ligeramente elevadas.

Una persona con sarampión es infecciosa desde 24 horas antes de que aparezca la erupción, y hasta cuatro días después. La enfermedad generalmente dura unos 10 días.

Cualquier persona que sospeche que podría tener sarampión debe quedarse en casa y no debe asistir a la escuela, a la guardería, ni al trabajo en caso de ser adulto.

El tratamiento del sarampión consiste en controlar y mitigar los síntomas, con antitérmicos, analgésicos y antitusígenos.

Prevención del Sarampión

La mejor manera de protegerse y proteger a los demás es vacunarse.

El sarampión suele ser mucho más grave que la varicela, la rubéola o las paperas. Las complicaciones graves incluyen infecciones de oídos, pulmones (neumonía) y cerebro (encefalitis), que pueden provocar daño cerebral y la muerte. El calendario vacunal vigente recomienda la vacunación en forma de triple vírica (sarampión-rubéola-parotiditis) a los 12 meses y a los cuatro años de edad.

La vacuna del sarampión no debe ser administrada a mujeres embarazadas, ni a personas con alteraciones inmunológicas.

Inmunidad contra el sarampión

Cualquiera que no haya tenido sarampión antes y no haya sido vacunado puede infectarse. Sin embargo, los casos de reinfección después de haber tenido el virus son extremadamente raros porque el cuerpo genera inmunidad (resistencia) al virus.

La mayoría de las personas que no están inmunizadas al sarampión y están en contacto cercano con alguien que está infectado se contagiarán.

¿Qué causa el sarampión?

El sarampión es causado por un tipo de virus llamado paramyxovirus. Este tipo de virus se transmite de persona a persona a través de "gotitas" de la tos o el estornudo. El sarampión es tan contagioso que aproximadamente 9 de cada 10 personas que entran en contacto con el virus se contagiarán si no son inmunizadas.

El virus del sarampión puede sobrevivir en las superficies durante algunas horas. Así que si tocas algo infectado y te llevas las manos a la boca o a la nariz puedes contagiarte.

Una vez dentro del cuerpo, el virus se multiplica en la parte posterior de la garganta y los pulmones antes de extenderse por todo el cuerpo, incluido el sistema respiratorio y la piel.