aumentar la seguridad en Internet

Los riesgos del uso de Internet afectan tanto a los ordenadores como nuestra familia y también a la información personal. 

Es por lo tanto fundamental poder distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, asumir la responsabilidad de nuestra propia conducta y asumir las consecuencias de nuestras acciones. Proteger a nuestra familia de los riesgos derivados del uso de Internet, exige conocerlos, entenderlos e identificarlos.

Para ello es importante hablar abiertamente del tema con nuestros hijos, orientándolos a tener un comportamiento adecuado y seguro cuando usen Internet.
Cuatro pasos básicos para protegernos y proteger a nuestra familia de los riesgos de Internet:

  • Hablar para entender el uso que se hace de Internet.
  • Establecer reglas claras de uso.
  • No dar nunca datos personales sin la autorización de un adulto.
  • Usar un software de protección en Internet.

A todos los padres nos preocupa el uso que nuestros hijos hacen o pueden hacer de Internet. Por eso es importante que les enseñemos a navegar por Internet, para que su experiencia sea segura, educativa y divertida. El punto de partida es “saber” cómo lo usan, qué esperan y qué opinan de Internet.

Cuando tu hijo se conecte a la red hay que explícale que cualquiera puede publicar información en Internet, por lo que no nos podemos creer ni fiar de todo lo que vemos o leemos. Diles que no den sus datos personales o contraseñas a nadie, ni siquiera a sus amigos, ya que la información que faciliten casi nunca será privada.

Déjale claro que las personas en Internet no siempre son quienes dicen ser, por lo que no es aconsejable hablar con desconocidos ni mucho menos, quedar con alguien a quien han conocido a través de la red. 

Hazle ver la importancia de no fiarse de las personas que les pidan información personal, como el teléfono o la dirección, y que comuniquen inmediatamente a un adulto de confianza (en especial a los padres) cualquier cosa extraña o desagradable que vean en la red. Que eviten las páginas que les pidan dinero, el número de la tarjeta de crédito o su nombre y dirección.

Padres: Normas para el buen uso de Internet

1º Establece junto a tus hijos reglas consensuadas para navegar por Internet. Una idea es reunirse y redactar un contrato de código de conducta que todos acepten seguir. Podemos crear un contrato distinto para cada niño de la familia, en el que se plasmen por escrito las reglas de uso de Internet adaptadas a su edad. Negociadas las reglas, todos deben firmar el contrato para demostrar que las comprenden y aceptan, y que las aplicarán cuando usen Internet. Este contrato, una vez firmado, debe estar disponible para el adolescente en todo momento y en un lugar fácilmente visible, para que le ayude a recordar las reglas del uso de Internet (por ejemplo ponerlo en la pared al lado del ordenador).

EJEMPLO DE CONTRATO DE CÓDIGO DE CONDUCTA EN EL USO DE INTERNET

Me comprometo a:

  • Hablar con mis padres para conocer las reglas del uso de Internet, que incluyen los sitios a los que puedo ir, lo que puedo hacer, cuándo me puedo conectar y cuánto puedo estar en línea horas       minutos
  • No dar nunca información personal como mi dirección particular, número de teléfono, dirección o número de teléfono del trabajo de mis padres, números de tarjeta de crédito o el nombre y la ubicación de mi escuela, sin el permiso de mis padres.
  • Hablar inmediatamente con mis padres si veo o recibo algo en Internet que me haga sentir incómodo/a o amenazado/a; esto incluye mensajes de correo electrónico, sitios web o incluso el correo normal de los amigos de Internet.
  • No acordar nunca citas en persona con nadie que haya conocido en línea sin el permiso de mis padres.
  • No enviar nunca fotografías mías ni de otros familiares o amigos a otras personas a través de Internet o el correo ordinario sin el permiso de mis padres.
  • No decir nunca mis contraseñas de Internet a nadie (incluso a mis mejores amigos) que no sean mis padres.
  • Tener buen comportamiento en línea y no hacer nada que pueda molestar o hacer enfadar a otras personas o que sea ilegal.
  • Nunca descargar, instalar o copiar nada de discos o de Internet sin el permiso correspondiente.
  • No hacer nunca nada en Internet que valga dinero sin el permiso de mis padres.
  • Dejar que mis padres sepan mi nombre de inicio de sesión en Internet y los nombres de chat, que se indican a continuación:

Firmas y Fecha

Nombre (niño o niña) Padre / Madre / Tutor

2º Habla con tus hijos sobre sus hábitos de uso de Internet. Es esencial conocer y comentar con ellos cómo y para qué usan Internet.

3º Deja que naveguen sólo cuándo haya un adulto en casa.  Recuerda que en el icono -Historial- puedes saber las páginas a las que ha accedido anteriormente.

4º Preferiblemente coloca el ordenador en el salón o zona de uso común.  Si esto no es posible y es necesario que esté en la habitación del menor, colócalo de manera que la pantalla quede visible a cualquier persona que entre en la habitación.

5º Procura conocer los contactos y contraseñas de las cuentas de correo de tus hijos.

6º Navega y chatea de vez en cuando con tus hijos, así podrás conocer sus hábitos y preferencias y crearás un clima de mayor confianza entre vosotros. Además es divertido poder chatear con nuestros hijos.

7º Diles que no intercambien direcciones, números de teléfonos ni datos personales que puedan identificarlos, es un riesgo innecesario que deben evitar, sobre todo si están solos.

8º Evita que se conecten a Internet por la noche, especialmente a los Chats. Se sabe que el 30% de los menores que chatean en Internet recibe algún tipo de provocación e incitación a conductas peligrosas.

Establece también límite de tiempo que pueden estar conectados.

10º Procura alcanzar el nivel de habilidad informática de tus hijos.

11º Utiliza todos los sistemas de protección disponibles en la actualidad para evitar el acceso a páginas no aprobadas para menores. En la propia red encontrarás páginas en las que puedes descargar estos programas de protección infantil. Procura tener actualizado en sus ordenadores un buen antivirus.

Fuente: LaRiojaSalud

Comparte este artículo!