Cómo afectan las etiquetas a los niños

Tímido, cabezota, patoso, fantasioso, torpe, inteligente: ¿Cómo podemos evitar etiquetar a nuestros hijos?

A menudo es más fuerte que nosotros: tendemos a considerar ciertos comportamientos de nuestros hijos como rasgos permanentes. Negativos, pero también positivos, estos juicios deben sin embargo ser proscritos ya que encierran al niño en una visión de la que luego luchará por salir.

¿Qué es exactamente una "etiqueta"?

Ponerle una etiqueta a nuestro hijo es como encerrarlo en un papel que no corresponde a quien es. Torpe, mandón, serio, valiente, terco o tímido, nos fijamos en un rasgo de carácter particular, que se expresa en un momento dado, y lo aplicamos regularmente para describir a nuestro hijo, delante de él o de otros.

Lo hacemos la mayoría de las veces sin darnos cuenta, para hacer comparaciones, porque encontramos el rasgo divertido o desestabilizante. Podemos hablar de ello con orgullo o, por el contrario, lamentarlo: "Qué terco es: igual que su padre".

El problema es que esta etiqueta no refleja objetivamente lo que es el niño. Todos tenemos una personalidad rica y multifacética. El niño en particular pasa por varios estados y emociones. Experimenta diferentes rasgos de carácter en diferentes etapas de desarrollo. Etiquetarlo es reducirlo a una calidad o un defecto. Al centrar nuestra atención y la suya en esto, generalizamos y cristalizamos este comportamiento a lo largo del tiempo. También a veces reproducimos lo que escuchamos de niños. Por ejemplo, un padre que a menudo escuchó que era "caprichoso" puede legar esta etiqueta a su hijo, haciéndole creer que la heredó de él.

¿Cuáles son las consecuencias de las etiquetas?

Cuando se le dice que es demasiado "así" o "no lo suficiente así", el niño termina convenciéndose de que es realmente como se le describe. Cuanto más se convence de esto, más se encierra en esta etiqueta e inconscientemente trata de conformarse a esta imagen. La forma en que lo ves se convierte en la forma en que él se ve a sí mismo. Cuando le dices a un niño que es torpe o desordenado, se convierte en una profecía autocumplida. El niño asume el papel que se le ha dado y tendrá cada vez menos energía para hacer valer su diferencia y salir de este patrón ya hecho.

tu hijo también puede interpretar tu frustración como una decepción y puede pensar que lo amas menos porque no se corresponde a lo que esperas de él. Poco a poco, perderá la confianza en sí mismo, un verdadero círculo vicioso.

¿Cuáles son las palabras que más duelen?

Algunas frases son más hirientes y devaluadoras que otras y por lo tanto deben evitarse por completo: "¡Eres un tonto!", "¡Siempre tienes que ser malo!", "¡Estoy harto de ti y de tus arrebatos!", "¡Estoy harto de ti y de tu mal genio!", "Eres un niño/niña travieso/a", "Si sigues teniendo rabietas, te dejaré", "¡Deja de ser tan tímido! ", "Nunca he visto un niño tan torpe!", "Eres insoportable todo el tiempo: si pudiera devolverte, lo haría", "No es un cerebro lo que tienes, es un colador! "Eres tan lento... ¡Ya no sé qué hacer contigo!", "¡Pobrecita mía, eres tan mala en matemáticas como tu madre!", "¡Pero qué hice para tener un hijo tan estúpido/insoportable/autoritario/tontoliento!"...

Devastadores en extremo, duelen para siempre. Otras frases más insidiosas son también menos inofensivas de lo que uno podría pensar: "¡Pero no es tan difícil de entender!", "¡Tienes tanto miedo!", "¡Ay, ay, ay, pero no sabes cantar!", "¡No creo que sea para ti!", "A la misma edad, tu hermano/hermana sabía hacer esto o aquello"... Estas afirmaciones, también, impactarán en la autoestima.

¿Qué hay de las etiquetas positivas?

"Eres tan lista y responsable", "Lo lograrás, eres tan inteligente", "Siempre serás la chica más linda de tu clase", etc. Incluso las etiquetas que parecen positivas son pesadas de llevar. Por supuesto, los comentarios negativos dejan mucha más huella que estas generalidades positivas, pero estas últimas, repetidas diariamente, también debilitan a los niños. Por un lado porque hacen al niño dependiente: para avanzar como adulto, siempre necesitará estos cumplidos. Sin embargo, no es seguro que encuentre un valor tan alto en su vida profesional o amorosa. Por otra parte, porque le ponen una cierta presión sobre sus hombros: el niño descrito como extraordinariamente inteligente tenderá a decirse a sí mismo que debe ser así todo el tiempo. Cuando crezca, nunca se dará el derecho de cometer errores y puede sufrirlos seriamente.

¿Cómo podemos evitar pegar etiquetas a nuestros hijos?

Lo primero que hay que hacer es tener cuidado con estos juicios apresurados. Reconsidera la situación, puede que hayas encontrado a tu hijo tímido, insoportable o enfadado en ese momento. Pero otro padre podría haber hecho una evaluación diferente de la situación. Así que es tu propia visión la que debe ser cambiada primero.

Si tu hijo tiene tendencia a repetir ciertas actitudes (gruñidos, torpeza, lentitud, etc.), intenta en cambio centrar la atención en todas las veces que no se exprese de esta manera. Haciendo esto, cambiarás tu percepción, pero también la percepción de su comportamiento. Poco a poco, con este estímulo, podrá persuadirse a sí mismo de que puede ser más generoso / más confiado / más tranquilo / más atento, etc. "Trabaja en cómo decirlo". Evita el "tú" y en su lugar habla de cómo te sientes con el "yo". En lugar de "Eres lento", di: "Ojalá me ayudaras y por la mañana te pusieras más rápido el abrigo y los zapatos, porque tengo una cita en el trabajo y tengo prisa".

Repasa la descripción precisa para hacerte entender. Y recuerda evitar las generalidades ("siempre / nunca / realmente"), así como las comparaciones (con hermanos, amigos...), que son perjudiciales para la confianza en uno mismo. Finalmente, presta atención a los juicios negativos que haces sobre ti mismo: si te llamas a ti mismo "torpe" o "estúpido" cada vez que cometes un error, ¡es muy probable que tu hijo haga lo mismo!

Trata de averiguar qué está pasando

Ten en cuenta que el comportamiento repetido a menudo oculta una necesidad que tal vez no pueda verbalizar.

  • ¿Es terco o celoso? Tal vez necesite más atención o quiera que le asegures que lo amas.
  • ¿Es demasiado atrevido para tu gusto? ¡Su cuerpo seguramente le recomienda estar en movimiento! ¿Es muy inteligente? Sin duda necesita tranquilidad.
  • ¿Siempre está enfadado? Pídele a su hermanita que no le quite sus juguetes. En lugar de ponerle una etiqueta, trata de ver cómo puedes acompañar su emoción y darle una respuesta.
  • ¿Es tímido cuando te cruzas con alguien? No lo obligues a saludar, dale tiempo para que se adapte.
  • ¿Odia las verduras? No le obligues a comer sus judías verdes: puede que mañana tenga antojo de zanahorias.
  • ¿Se queja todo el día? Tal vez necesite dormir más: revisa su ritmo diario y acuéstale más temprano.
  • ¿Es perezoso? Los proyectos motivadores deberían aumentar su entusiasmo.

Ayúdale a poner palabras a sus emociones también, para guiarte. Hablar de cómo te sientes te ayuda a sentirte comprendido y tranquilizado. A veces es suficiente para mejorar un comportamiento. Sé tolerante, comprensivo y, en la medida de lo posible, paciente. tu hijo aún se está desarrollando: es normal que explore diferentes comportamientos para descubrir lo que es.

También puedes darle herramientas para reaccionar mejor. Por ejemplo, la meditación, el yoga y la relajación son útiles para ayudar a regular las fases de sobreexcitación o ira. El arte dramático puede ayudar a domar la timidez temporal. El rigor de la danza puede ayudar a superar una cierta torpeza, etc.

Hazle cumplidos detallados

Por supuesto, no hay nada malo en decirle a su hijo: "Eres listo", "Tienes talento" o "Eres útil". Tales cumplidos alimentan la reserva de amor y dan confianza en sí mismo. Pero son aún más positivas si van acompañadas de un comentario descriptivo.

Por ejemplo, en lugar de decir, "Eso es bonito, eres genial", di, "Gracias por compartir tus juguetes con tu hermano, eso es muy generoso", o "Hemos esperado mucho tiempo en el médico esta mañana. Has sido paciente y has estado tranquilo, eso es genial". Esta descripción permite al niño entender exactamente lo que hizo bien y repetir este buen comportamiento en el futuro.

Anímalos con frases cortas que empiecen con "Me gustó... (cuando hiciste esto o aquello)", cuando una situación podría haberse salido de control. Muéstrale el camino: "Me gusta cuando te lavas las manos tú solo cuando vuelves del colegio"; "Me gusta cuando limpias tu plato sin que yo te lo pida"; "Me gustó cuando tranquilamente le dijiste a tu hermano que no tomara prestado tu suéter sin pedirte permiso: te controlaste muy bien" o "Me gustó cuando perseveraste en esta tarea tan difícil, realmente tienes mucha fuerza de voluntad". "A un niño más grande también le puedes hacer preguntas que lo hagan sentir aún más valorado y le ayuden a movilizar sus recursos la próxima vez: "Hiciste un gran trabajo controlándote, ¡eso es genial! ¿Cómo te sentiste cuando recibiste esta buena nota?. Este diálogo realmente aumentará la autoestima y permitirá a los niños desarrollar un discurso positivo y seguro de sí mismos".

Y si fallamos, ¿cómo lo compensamos?

Adquirir nuevos reflejos lleva tiempo: no te autoflageles al primer error. La buena noticia es que es posible compensarlo cuando una palabra desafortunada se ha escapado (lo que le ocurre a todo el mundo con prisas, irritación, fatiga, estrés...). En ese mismo momento, completa tu frase: "Eres estúpido... cuando pasas la luz roja sin mirar"; "Eres torpe... cuando dejas caer el frasco de salsa de tomate sobre la mesa"; "Eres tonto o qué... cuando no estudias si sabes que vas a tener un examen"; "Eres molesto... cuando saltas cuando te pedí que te detuvieras para poder hacer una llamada telefónica". Pero también, después, cuando la presión está fuera y te sientes culpable. Un simple "Lo siento, no debería haberte hablado así, no fue agradable y no creo que seas tonto/sucio/estúpido en absoluto..." es suficiente para suavizar el juicio.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!