¿Cómo puedo enseñar a mi hijo a hacer pis por la noche? ¿A qué edad se debe enseñar a ir al baño por la noche?

Tu hijo ha llegado a la edad en la que has empezado a enseñarle a usar el orinal y, después de unos días o semanas, has conseguido enseñarle a usar el orinal durante el día. Pero, ¿Qué pasa con la noche?

No es raro que tu pequeño siga teniendo accidentes nocturnos mucho después de haber aprendido a usar su orinal. Aquí es donde entra en juego el concepto de que aprenda a ir al baño durante la noche.

Es casi exactamente lo mismo que el aprendizaje diurno para ir al baño, pero con algunos pasos adicionales para prepararse para ir a la cama.

No debes preocuparte demasiado si tu hijo todavía moja la cama: es mucho más difícil mantener el control de la vejiga por la noche para un niño pequeño, especialmente cuando está profundamente dormido y no controla sus acciones.

Sólo cuando tenga 5 años y siga mojando la cama deberías preocuparte por algo más serio, pero lo más habitual es que tu hijo tarde un poco más en adaptarse a todo el proceso, así que incluso en ese caso no hay que estresarse demasiado.

Aunque he dicho que el aprendizaje del orinal diurno y el nocturno son prácticamente iguales, el aprendizaje del orinal nocturno requiere más esfuerzo por parte de los padres.

Consejos para facilitar el aprendizaje nocturno del orinal

Coordinar el proceso diurno con el nocturno

La razón principal es que el aprendizaje diurno será el peldaño que les prepare para sus futuras noches secas, ayudando a establecer los fundamentos para la sequedad nocturna.

Muchos pediatras sugieren hacerlo cerca del periodo en el que se inician las rutinas de aprendizaje diurno porque será mucho más fácil para ellos cogerlo en lugar de hacerlo más tarde.

La edad recomendada para comenzar el aprendizaje para ir al baño es entre los 2 y los 3 años, ya que es el momento en el que su desarrollo ha dado un salto y está preparado para el complejo proceso de controlar las funciones de la vejiga y finalmente deshacerse del pañal.

Si necesitas un indicador más concreto, probablemente debas empezar a entrenar a tu hijo por la noche cuando empiece a tener periodos más largos de sequedad a lo largo del día; por ejemplo, cuando tenga los pañales secos durante al menos dos horas de forma constante.

Adaptar el plan al niño

Cada niño es un individuo, único y perfecto a su manera. Esto significa también que el proceso de entrenamiento correspondiente a cada niño debe ser diferente, construido en torno a sus hábitos y su nivel de adaptabilidad.

Empieza por el plan de aprendizaje diurno, ya que es lo primero que hay que conseguir. Es muy recomendable utilizar libros de control de esfínteres para aumentar la motivación.

Una vez que lo hayan dominado, es el momento de empezar a emplear las distintas estrategias de entrenamiento nocturno para ir al baño.

Es útil anotar cuál es su dieta diaria y cuántas veces suele "ir" en un período de 24 horas.

De este modo, puedes empezar a anticiparte a cuando se produzca un accidente y detenerlo antes de que ocurra, evitando que se ensucie una sábana más en el proceso.

Una visita al baño como parte de la rutina antes de acostarse

El consejo más sencillo que se puede dar es convertir en un hábito que tus hijos vayan al baño y hagan sus necesidades antes de acostarse, para vaciar la vejiga y reducir el riesgo de que se produzcan accidentes nocturnos.

Lo mismo ocurre al levantarse, ya que los intestinos tienden a funcionar durante la noche, así que haz que vayan al baño y hagan sus necesidades nada más levantarse.

Limitar la ingesta de líquidos antes de acostarse

De este modo, no tendría nada en la vejiga que pudiera provocar un accidente, manteniendo los pañales y la ropa interior después secos más a menudo.

Hacer viajes al baño durante la noche

Aunque esto puede ser un poco difícil de hacer, resultara muy útil.

Elige un periodo durante la noche, normalmente dos o tres horas después de la hora inicial de acostarse del niño, y despiértalo para que vaya al baño y haga sus necesidades.

Los tiempos pueden variar, pero si tu pequeño tiene un periodo específico en el que se producen sus accidentes nocturnos, asegúrate de que el despertar se produzca antes.

De este modo, entrenas a tu hijo para que controle mejor su vejiga, permitiéndole sentir lo que es una vejiga llena después de despertarse, haciéndolo más consciente en el futuro y haciendo que potencialmente se despierte y vaya al baño sin tu ayuda.

Aunque es un método que puede funcionar fantásticamente, sólo debes utilizarlo si tus hijos no tienen problemas para volver a dormirse después de haberse despertado.

Asumir que los accidentes son inevitables

Es inevitable que tengas que cambiar algunos de esos protectores de colchón y sábanas de seguridad impermeables, así que ten a mano repuestos para que puedas tener la cama preparada rápidamente, permitiendo que tu pequeño vuelva a dormir rápidamente, sin arruinar su horario de sueño.

Por supuesto, esto significa tener a mano un juego extra de sábanas, pañales o ropa interior limpia, y un pijama, así como una toalla.

Además, es recomendable tener cerca una luz nocturna y el juguete favorito de tu hijo para que se duerma, ya que el proceso es mucho más fácil que si no los tienes cerca.

Y sí, esto también significa unas cuantas cargas más de ropa para lavar, pero eso es de esperar durante este período y no es nada nuevo.

Aguanta un poco y antes de que te des cuenta todo habrá terminado.

No le des mucha importancia

Tus hijos pueden sentirse estresados aunque sean pequeños, no es una emoción exclusiva de los adultos.

Por lo tanto, si tu hijo sigue mojando la cama más allá del periodo previsto para el aprendizaje nocturno, no te preocupes demasiado, ya aprenderá.

El estrés y la presión añadidos pueden ser los que empeoren el asunto en primer lugar y hagan que los músculos de la vejiga de tu hijo se relajen y se suelten en los momentos más inesperados.

Se trata de una función corporal que tus hijos aprenderán con el tiempo. Respira hondo y relájate.

Tu papel en este escenario es intentar agilizarlo, pero incluso si no estuvieras cerca para ayudarles con su entrenamiento, tus pequeños serían lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta por sí mismos con el tiempo.

Comprueba si hay algún problema que pueda estar interfiriendo

Ya he mencionado uno en forma de estrés que podrías estar proyectando en tu hijo, lo que hace más difícil que se concentre en el entrenamiento nocturno para ir al baño en primer lugar.

Otro problema que podría afectarles es cualquier tipo de problema familiar o simplemente algo que pueda parecerles estresante o algún tipo de problema de salud.

Cualquiera de estos problemas podría provocar un proceso de aprendizaje más lento para tu hijo y es aconsejable llevarlo al pediatra para que pueda descartar cualquiera de ellos.

Aunque, si el problema es el estrés, también puedes dar un paso atrás y buscar el posible origen del problema, identificarlo e intentar eliminarlo.

A tu hijo le resultará mucho más fácil centrarse en el asunto en cuestión una vez eliminada la fuente de sus preocupaciones.

Algunas personas sugieren ofrecer recompensas como incentivo para lograr el entrenamiento, pero personalmente lo desaconsejaría.

Sólo conseguirás que el niño espere siempre una gran recompensa por no mojar la cama o por cosas más pequeñas.

¿Cómo ayudar a tu hijo a dejar el pañal?

¿Cómo hago para que mi hijo no se haga pipí en la cama?

La incontinencia urinaria en niños

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!