Desde un punto de vista psicológico es totalmente normal que algunas personas tengan miedo de envejecer por la sencilla razón de que estamos en una sociedad en donde la presión por la belleza y la perfección es extrema, incluso, inhumana.

Lo peor es que se ha perdido por completo el norte y el juicio y, a veces, especialmente en el caso de las mujeres, parece que cumplir cuarenta años se haya convertido en una especie de trauma, en una barrera que no se deba superar. Tal vez te parezca extremo pero sólo tienes que encender la televisión para darte cuenta de que la mayoría de las presentadoras son jóvenes. Y también, la gran mayoría de las actrices de moda son chicas que se encuentran en la década de los veinte: Amaia Salamanca, Ana de Armas o Blanca Suárez son un ejemplo de esta cuestión.

¿Es fácil superar el miedo a envejecer? Sí, cuando te das cuenta de que el paso del tiempo es algo natural y que de hecho, debes sentirte afortunada por estar viva y por seguir aquí y ahora disfrutando de los placeres del universo. Pero no es fácil superar este miedo cuando te comparas con otras personas o cuando echas de menos tu propia juventud. En ese caso, deberás analizar qué te aporta la madurez para poder vivir el proceso de envejecimiento desde un punto de vista pleno. Además, hoy día, sólo tienes que observar que existen personas de setenta años con una calidad de vida que es excelente.

Por otra parte, resulta muy triste observar que en claro contraste con esa obsesión por la estética y la imagen, muchas personas no se molestan en cultivar su sabiduría, potenciar la lectura, mejorar su educación y su dominio del vocabulario.