Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Relaciones tóxicas

Cuando estás en una relación sana, todo funciona. Claro, hay obstáculos en el camino, pero generalmente toman decisiones juntos, discuten abiertamente cualquier problema que surja y disfrutan genuinamente de la compañía del otro.

Las relaciones tóxicas son otra historia. Y cuando estás en una, puede ser más difícil ver las banderas rojas.

Si constantemente te sientes agobiado o infeliz después de pasar tiempo con tu pareja, podría ser una señal de que las cosas deben cambiar.

Te contamos algunos signos distintivos de toxicidad en una relación y qué hacer si estás en esa situación.

Dependiendo de la naturaleza de la relación, los signos de toxicidad pueden ser sutiles o muy obvios.

Si estás en una relación tóxica, es posible que reconozcas algunos de estos signos en ti, en tu pareja o en la relación misma.

Falta de apoyo

El tiempo juntos ha dejado de ser positivo o de apoyo en sus metas.

Las relaciones saludables se basan en el deseo mutuo de que el otro tenga éxito en todas las áreas de la vida. Pero cuando las cosas se vuelven tóxicas, cada logro se convierte en una competencia.

En otras palabras, no sientes que te respalden.

Comunicación tóxica

En lugar de tratarse con amabilidad, la mayoría de sus conversaciones están llenas de sarcasmo, críticas u hostilidad manifiesta. Incluso pueden comenzar a evitar hablar entre ustedes.

Celos

Si bien es normal experimentar celos de vez en cuando, pueden convertirse en un problema si no puedes pensar o sentirte positivamente sobre su éxito.

Controlar comportamientos

Cuestionar dónde estás todo el tiempo o enojarte demasiado cuando no respondes los mensajes de inmediato son signos de un comportamiento controlador, lo que puede contribuir a la toxicidad en una relación.

En algunos casos, estos intentos de control pueden ser una señal de abuso.

Resentimiento

Aferrarse a los rencores y dejar que se infecten destruye la intimidad.

Con el tiempo, la frustración o el resentimiento pueden acumularse y hacer que un abismo más pequeño sea mucho más grande.

Deshonestidad

Te encuentras constantemente inventando mentiras sobre tu paradero o con quién te encuentras para evitar pasar tiempo con tu pareja.

Patrones de falta de respeto

Llegar crónicamente tarde, "olvidar" eventos casualmente y otros comportamientos que muestran falta de respeto por su tiempo son una señal de alerta.

Comportamientos financieros negativos

Tu pareja puede tomar decisiones financieras, incluida la compra de artículos caros o el retiro de grandes sumas de dinero, sin consultarlo.

Estrés constante

Una cantidad normal de tensión atraviesa cada relación, pero encontrarse constantemente al borde es un indicador de que algo anda mal.

Este estrés continuo puede afectar la salud física y emocional.

Ignorando tus necesidades

Aceptar lo que sea que tu pareja quiera hacer, incluso cuando vaya en contra de tus deseos o tu nivel de comodidad, es un signo seguro de toxicidad.

Por ejemplo, puedes aceptar unas vacaciones que planearon, ya sea intencionalmente o no, en fechas que no son convenientes para ti.

Relaciones perdidas

Dejaste de pasar tiempo con amigos y familiares, ya sea para evitar conflictos con tu pareja o para evitar tener que explicar lo que está sucediendo en tu relación.

Falta de cuidado personal

En una relación tóxica, es posible que abandones tus hábitos habituales de cuidado personal.

Es posible que dejes de lado los pasatiempos que practicabas, descuides tu salud y sacrifiques tu tiempo libre.

Esperando el cambio

Es posible que permanezcas en la relación porque ves el potencial de la otra persona o piensas que si cambias tú y uts acciones, la otra parte también cambiará.

Caminando sobre cáscaras de huevo

Te preocupa que al sacar a relucir los problemas provoques una tensión extrema, por lo que evitas los conflictos y te guardas los problemas para ti.

¿Se puede salvar la relación?

Mucha gente asume que las relaciones tóxicas están condenadas al fracaso, pero no siempre es así.

¿El factor decisivo? Ambos socios deben querer cambiar, dice Manly. “Si solo un socio invierte en la creación de patrones saludables, hay, desafortunadamente, pocas probabilidades de que ocurra un cambio”, explica.

Aquí hay algunas otras señales de que es posible que pueda resolver las cosas.

Voluntad de invertir

Ambos muestran una actitud de apertura y voluntad de invertir para mejorar la relación.

Esto puede manifestarse por un interés en profundizar las conversaciones o apartando bloques de tiempo regulares para pasar tiempo de calidad juntos.

Aceptación de responsabilidad

Reconocer los comportamientos pasados ​​que han dañado la relación es vital en ambos extremos. Refleja un interés en la autoconciencia y la responsabilidad propia.

Pasar de culpar a comprender

Si ambos pueden desviar la conversación de la culpa y más hacia la comprensión y el aprendizaje, es posible que haya un camino a seguir.

Apertura a la ayuda externa

Este es un grande. A veces, es posible que necesites ayuda para volver a encarrilar las cosas, ya sea a través de consejería individual o de pareja.

¿Cómo podemos avanzar?

Reparar una relación tóxica requerirá tiempo, paciencia y diligencia.

Este es especialmente el caso, dado que la mayoría de las relaciones tóxicas a menudo ocurren como resultado de problemas de larga data en la relación actual, o como resultado de problemas no resueltos de relaciones anteriores.

Estos son algunos pasos para cambiar las cosas.

No te detengas en el pasado

Claro, parte de la reparación de la relación probablemente implica abordar eventos pasados. Pero este no debería ser el único enfoque de tu relación en el futuro.

Resiste la tentación de referirte constantemente a escenarios negativos.

Mira a tu pareja con compasión

Cuando te des cuenta de que quieres culpar a tu pareja por todos los problemas de la relación, intenta dar un paso atrás y observar los posibles motivadores detrás de su comportamiento.

¿Han pasado por un momento difícil en el trabajo? ¿Hubo algún drama familiar que pesara mucho?

Estas no son excusas para el mal comportamiento, pero pueden ayudarte a comprender mejor a tu pareja.

Iniciar la terapia

La apertura a la terapia puede ser una buena señal de que las cosas se pueden arreglar. De hecho, seguir adelante con esto puede ser clave para ayudar a que la relación avance.

Si bien la terapia de pareja es un buen punto de partida, la terapia individual puede ser una adición útil.

Encuentra apoyo

Independientemente de si decides probar la terapia, busca otras oportunidades de apoyo.

Tal vez esto implique hablar con un amigo cercano o unirse a un grupo de apoyo local para parejas que enfrentan problemas específicos en su relación, como la infidelidad o el abuso de sustancias.

Practica una comunicación saludable

Presta mucha atención a cómo se hablan mientras arreglan las cosas. Sean amables el uno con el otro. Eviten el sarcasmo.

También enfócate en usar declaraciones en primera persona, especialmente cuando se habla de problemas de relación.

Por ejemplo, en lugar de decir "No escuchas lo que estoy diciendo", podrías decir "Siento que no me estás escuchando cuando sacas el teléfono mientras hablo".

Se responsable

Ambos deben reconocer su participación en el fomento de la toxicidad.

Esto significa identificar y asumir la responsabilidad de sus propias acciones en la relación. También se trata de estar presente y participar durante las conversaciones difíciles.

Sanar individualmente

Es importante que cada uno de ustedes determine individualmente lo que necesita de la relación y dónde se encuentran sus límites.

Incluso si sientes que ya sabes cuáles son las necesidades y límites, vale la pena revisarlos.

El proceso de reconstrucción de una relación dañada ofrece una buena oportunidad para reevaluar cómo te sientes acerca de ciertos elementos de la relación.

Tiempo y espacio para el cambio del otro

Recuerda, las cosas no cambiarán de la noche a la mañana. Durante los próximos meses, trabajen juntos para ser flexibles y pacientes con los demás a medida que crecen.

Abuso vs toxicidad

La toxicidad en una relación puede tomar muchas formas, incluidas formas de abuso. Nunca hay excusa para un comportamiento abusivo. Es poco probable que cambie el comportamiento de tu pareja por su cuenta.

El abuso se presenta en muchas formas y tamaños. Esto puede hacer que sea difícil de reconocer, especialmente si has estado en una relación tóxica a largo plazo.

Los siguientes signos sugieren abuso físico o emocional. Si reconoces alguno de estos en tu relación, probablemente lo mejor sea alejarse.

Autoestima disminuida

Tu pareja te culpa de todo lo que sale mal y te hace sentir como si no pudieras hacer nada bien.

Terminas sintiéndote pequeño, confundido, avergonzado y, a menudo, exhausto. Es posible que lo hagan con condescendencia, avergonzandote en público.

Estrés y ansiedad crónicos

Es normal tener períodos de frustración con tu pareja o dudas sobre su futuro juntos. Pero no deberías pasar mucho tiempo preocupándote por la relación o tu seguridad.

Separación de amigos y familiares

A veces, lidiar con una relación tóxica puede hacer que te apartes de tus amigos y familiares. Pero una pareja abusiva puede distanciarte enérgicamente de tu red de apoyo.

Por ejemplo, podría desconectar el teléfono mientras hablas o buscar la forma de distraerte. También puede convencerte de que tus seres queridos no quieren saber de ti, de todos modos.

Interferencia con el trabajo o los estudios

Prohibirte buscar empleo o estudiar es una forma de aislarte y controlarte.

También puede intentar humillarte en tu lugar de trabajo o centro de estudios provocando una escena o hablando con tu jefe o maestros.

Miedo e intimidación

Una pareja abusiva puede explotar de rabia o usar tácticas de intimidación, como golpear las paredes con los puños o no permitirte salir de la casa durante una pelea.

Insultos y humillaciones

Los insultos destinados a humillar y menospreciar tus intereses, apariencia o logros son abuso verbal.

A continuación, se muestran algunos ejemplos de lo que podría decir una pareja verbalmente abusiva:

  • "No vales nada".
  • "No puedes hacer nada bien".
  • "Nadie más podría amarte".

Restricción financiera

Puede controlar todo el dinero que ingresas y evitar que tengas tu propia cuenta bancaria, restringir el acceso a las tarjetas de crédito o solo darte una asignación diaria.

Gaslighting

El gaslighting es una técnica que te hace cuestionar tus propios sentimientos, instintos y cordura.

Por ejemplo, puede intentar convencerte de que nunca han abusado, insistiendo en que todo está en tu cabeza. O puede acusarte de ser el que tiene problemas de ira y control al actuar como la víctima.

Amenazas de autolesión

Amenazar con suicidarse o autolesionarse como una forma de presionar para que hagas cosas es una forma de manipulación y abuso.

Violencia física

Las amenazas y los insultos verbales pueden convertirse en violencia física. Si tu pareja te empuja, abofetea o golpea, es una clara señal de que la relación se ha vuelto peligrosa.

Consigue ayuda inmediatamente

Si sospechas que podrías estar en una relación abusiva, confía en tus instintos y recuerda que no tienes que vivir de esta manera. Pide ayuda. El número de teléfono 016 atiende exclusivamente situaciones de posible violencia de género ofreciendo información y asesoramiento. (España)

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.