Si quieres encontrar un trabajo entonces debes asumir que la búsqueda de un empleo es en sí misma, un trabajo que te implica horas, constancia y también esfuerzo.

Es decir, debes planificar tu tiempo de forma adecuada en base a la consecución de objetivos razonables que debes marcarte de una forma lógica. Es decir, también debes tener tu tiempo para el ocio y el descanso, por tanto, merece la pena que el fin de semana puedas descansar y disfrutar con libertad.

A la hora de elaborar tu currículum puedes pedirle consejo a un profesor o a un amigo que ya haya pasado por este proceso. La presentación y el diseño debe de ser claro y atractivo. Céntrate en explicar de forma cronológica, por una parte, cuál es tu formación. Y por otra, intenta explicar cuál es tu experiencia profesional. En caso de que todavía no hayas empezado a trabajar entonces no te preocupes, dedica más tiempo a la formación e incluye, incluso, aquellas labores que hayas realizado de forma voluntaria.

En el currículum debes incluir una fotografía reciente que muestre una imagen profesional de ti. Es decir, intenta que sea una foto en la que tu look sea acorde a la búsqueda de un empleo. Posar con una blusa blanca por ejemplo y una americana te ayudará. Tampoco debes descuidar la redacción de la carta de presentación en donde debes explicar los motivos por los que te gustaría trabajar en esa empresa en concreto. Para ello, previamente, debes haberte informado de a qué se dedica esa empresa.

Existen servicios que pueden ayudarte a redactar bien tu currículum. Consulta con el servicio de Salidas Laborales de tu universidad o también, pregunta en el INEM. El verano es una buena época para encontrar un trabajo. Mucha suerte.