trastorno atracon

¿Qué es el trastorno por atracón compulsivo?

El trastorno por atracón no es lo mismo que comer en exceso ocasionalmente. Mucha gente come demasiado de vez en cuando. ¿Quién no ha tenido dolor de estómago después de una gran cena? Sin embargo, las personas con este trastorno alimentario se sienten obligadas a hacerlo regularmente, al menos una vez a la semana durante un período de 3 meses o más.

Sentimientos de angustia

Las personas que padecen el trastorno por atracón sienten que no pueden controlar cuánto o incluso lo que están comiendo. A menudo comen solos, hasta que se sienten enfermos o cuando no tienen hambre. La culpa, la vergüenza, el disgusto o la tristeza vienen después del atracón. Las personas pueden sentirse tan avergonzadas por su comportamiento que se desviven por esconderlo de sus amigos y familiares.

¿En que se diferencia de la bulimia?

La bulimia y el trastorno por atracón no son lo mismo, aunque comparten algunos síntomas. Las personas con bulimia también comen en exceso regularmente, y pueden sentir las mismas emociones negativas, como la pérdida de control, la vergüenza o la culpa. La diferencia clave es que las personas con bulimia se "purgan" después. Pueden vomitar, usar laxantes o diuréticos, o hacer demasiado ejercicio. La purga no es parte del trastorno de atracones compulsivos.

¿Quién está en riesgo?

Cualquier persona puede desarrollar un trastorno por atracón, independientemente de su raza, sexo, edad o peso. Aunque las mujeres son ligeramente más propensas a tenerlo, los hombres también pueden tenerlo.

Cómo afecta el peso

Muchas personas que desarrollan el trastorno por atracón también luchan con su peso. Entre las personas con el trastorno, aproximadamente dos tercios son obesos, y un estudio encontró que hasta el 30% de las personas que buscan tratamiento para perder peso también pueden tenerlo. Las personas con sobrepeso u obesas también corren el riesgo de tener problemas de salud relacionados, como enfermedades del corazón, presión arterial alta y diabetes tipo 2.

Relación con problemas de salud mental

Muchas personas con este trastorno también tienen otros problemas emocionales o de salud mental, como depresión, ansiedad, trastorno bipolar y abuso de sustancias. También pueden sentirse estresados, tener problemas para dormir y luchar contra la baja autoestima o la vergüenza de la imagen corporal.

¿Qué causa el trastorno por atracón?

Los expertos no están seguros exactamente qué causa los trastornos alimenticios. Una combinación de factores, incluidos los genes, la psicología y los antecedentes de una persona, pueden estar involucrados. Hacer dieta puede llevar a un trastorno por atracón, pero no se sabe si eso solo puede desencadenarlo. Algunas personas pueden ser más sensibles a las señales de comida, como los olores o las imágenes de los alimentos. El trastorno también puede ser el resultado de acontecimientos de la vida estresantes o traumáticos, como la muerte de un ser querido o ser objeto de burlas sobre el peso.

La recuperación es posible

Si crees que podrías tener un trastorno por atracón, debes saber que puede tratarse con éxito. El primer paso es obtener un diagnóstico. Para hacer eso, un médico u otro profesional de la salud harán un examen físico y preguntas sobre tus hábitos alimenticios, tu salud emocional, tu imagen corporal y tus sentimientos hacia los alimentos.

Tratamiento: ayuda con pensamientos, sentimientos y comida

Hablar con un psiquiatra u otro consejero es clave para trabajar en asuntos emocionales. La terapia conductual cognitiva (TCC) tiene como objetivo cambiar los patrones de pensamiento negativos que pueden provocar el atracón compulsivo. La terapia interpersonal aborda problemas de relación que pueden estar involucrados. También ayuda trabajar con un nutricionista para aprender hábitos alimenticios saludables y mantener un diario de alimentos a medida que te recuperas.

¿Qué pasa con los medicamentos?

No hay medicamentos específicos para tratar el trastorno por atracón. Pero, hay varios tipos de medicamentos que pueden ayudar a reducir los síntomas, especialmente cuando se combina con psicoterapia. Algunos ejemplos son: los antidepresivos y los medicamentos anticonvulsivos específicos que pueden ayudar a controlar los antojos de alimentos y las ganas de atracones.

Perder peso con trastorno por atracón

Los atracones pueden conducir al aumento de peso y dificultar para perder los kilos de más y mantenerlos para siempre. Como parte del tratamiento, las personas con trastorno de atracones pueden necesitar ayuda con eso. Los programas tradicionales de pérdida de peso pueden ayudar, pero algunas personas luchan con dietas estrictas. Consulta con el médico y/o nutricionista para que te den un programa especializado de pérdida de peso para personas con desórdenes alimenticios.

Prevención

Si estás en riesgo de sufrir atracones compulsivos, puedes tomar medidas para evitar contraerlo. Hay que estar atento a sentimientos como culpa, vergüenza o ser impulsivo en torno a la comida o tener baja autoestima. Si tienes este tipo de problemas, o si los trastornos de la alimentación se producen en tu familia, habla con un médico o un terapeuta.

Comparte este artículo!