adiccion trabajo salud

Adictos al trabajo son más propensos a tener TDAH, TOC y depresión, según un estudio.

Ser adicto al trabajo tiene serias implicaciones para la salud.

¿Te sientes identificado con alguno de los puntos siguientes?

  • Trabajas hasta el punto de tener dolores de cabeza, estás agotado o tienes otros problemas de salud.
  • Tu familia, amigos, compañeros, siempre se quejan de que trabajas demasiado.
  • La idea de ir de vacaciones y no trabajar te estresa.

Si esas descripciones reflejan tu realidad, puede que seas adicto al trabajo, y eso puede tener consecuencias desastrosas para tu bienestar mental, según estudios publicados en PLoS ONE. Investigadores de la Universidad de Bergen en Noruega analizaron la salud psiquiátrica de más de 16,000 trabajadores noruegos. De ellos, 7.8% fueron clasificados como adictos al trabajo.

¿Los resultados? Descubrieron que los adictos al trabajo tenían más probabilidades de padecer condiciones psiquiátricas, como TDAH (32.7% comparado con 12.7% de los adictos al trabajo), trastorno obsesivo compulsivo (25.6% versus 8.7%), ansiedad (33.8% versus 11.9%) y depresión (8.9% versus 2.6%).

Cada una de estas condiciones puede predisponerte a trabajar todo el día. Por ejemplo, las personas con TDAH pueden asumir una carga de trabajo demasiado grande impulsivamente. Los que sufren de ansiedad, por su parte, pueden ser neuróticos e incapaces de manejar bien el estrés, por lo que pasan más tiempo en el trabajo. Aquellos con depresión pueden considerar la oficina como un escape.

La adicción al trabajo consiste en trabajar compulsivamente e invertir todo el tiempo en el trabajo, excluyendo otros aspectos de la vida. Los verdaderos adictos al trabajo tienen una gran implicación en el trabajo, gran impulso, pero en realidad no disfrutan trabajando.

La adicción al trabajo también puede llevar al agotamiento, pudiendo llegar hasta el agotamiento crónico, poca capacidad de recuperación para los estresores menores de la vida (en otras palabras, se asusta de cosas menores), e incluso apatía y cinismo. Y registrar largas horas, más de 55 por semana, está relacionado con un aumento del 13% en el riesgo de enfermedad cardíaca y un 33% más de riesgo de accidente cerebrovascular, según una investigación de 2015 en The Lancet.

Ser joven, soltero, con nivel cultural alto y mujer, fueron factores vinculados a ser un adicto al trabajo, mostró el estudio. La buena noticia es que este estudio (así como otros estudios) descubrió que a medida que se asciende en la carrera, tienden a volverse menos adicto al trabajo. (Así que sí, hay esperanza)

Los autores escriben que los adultos jóvenes necesitan las herramientas para "suprimir e inhibir las tendencias adicto al trabajo y mantener un equilibrio positivo de 'vida laboral'. Ah, ese equilibrio 'trabajo-vida' otra vez. Ser capaz de lograr un verdadero equilibrio puede requerir trabajar con un terapeuta, que puede sugerir la terapia cognitivo-conductual para ayudar a identificar los fundamentos de su adicción al trabajo, y luego poner en marcha herramientas para cambiar esos hábitos.

Aprender técnicas de relajación como la meditación consciente también puede ayudar. Y eso incluye la adaptación a tiempo para recargar las baterías lejos del trabajo con el fin de desarrollar resistencia al estrés. Esto llevaría a buscar un espacio y organizar el tiempo en tu calendario (al igual que lo haría en una cita de trabajo) para actividades de cuidado personal, como hacer ejercicio, pasar tiempo con amigos o cocinar.

Comparte este artículo!