somnolencia diurna alzheimer

Estar somnoliento durante el día podría ser una señal de advertencia de Alzheimer

Los investigadores saben que una condición tan complicada como la enfermedad de Alzheimer no se puede remontar a una sola o simple causa. Los factores genéticos contribuyen al desorden cerebral degenerativo que priva a las personas de su memoria, y el proceso biológico relacionado con el envejecimiento también juega un papel.

Pero en los últimos años, los científicos han descubierto algunos comportamientos que también pueden influir en el riesgo de Alzheimer. En el último estudio publicado en JAMA Neurology, un grupo de ellos informa cómo el sueño, la somnolencia diurna, en particular, puede ser un indicador del Alzheimer.

Los investigadores querían abordar un problema desconcertante en el campo. Los estudios demostraron que las personas con enfermedad de Alzheimer tienden a interrumpir el sueño, lo que tiene sentido: estudios biológicos revelaron recientemente que mientras el cerebro duerme, elimina los depósitos de amiloide, la proteína que se acumula y finalmente estrangula las células nerviosas en la enfermedad de Alzheimer. Pero no estaba claro si los depósitos de la placa amiloide condujeron a la interrupción del sueño, o si los cambios en los hábitos de sueño contribuyeron a la acumulación de la proteína.

Para averiguarlo, el equipo de investigación se aprovechó de un estudio de larga duración de casi 3.000 personas mayores en el Mayo Clinic Study of Aging, todos ellos reclutados en el condado de Olmsted, Minnesota. Para el estudio, Vemuri seleccionó a 283 personas sin demencia, con más de 70 años, que respondieron preguntas sobre sus hábitos de sueño y acordaron hacerse varios escáneres cerebrales para detectar amiloide durante el período de estudio de siete años.

Entre las personas en el estudio, el 22% informó problemas con la somnolencia diurna, un signo de sueño desordenado. Cuando se comparó los escáneres cerebrales de todos los voluntarios desde el inicio del estudio hasta el final, se descubrió que las personas que informaron somnolencia diurna excesiva al inicio del estudio tenían más probabilidades de mostrar aumentos en el contenido de amiloide en sus cerebros, según el estudio. Estas personas también tienden a mostrar una deposición más rápida de la proteína que aquellos que no informaron somnolencia diurna. Además, el amiloide era más pesado en dos regiones del cerebro: el cíngulo anterior y precuneo cingulado, que generalmente muestran altos niveles de amiloide en personas con Alzheimer.

Se descubrió que la somnolencia diurna estaba causando una mayor deposición de amiloide en personas que ya eran positivas para amiloide, por lo que estaba influyendo en la tasa de deposición con el tiempo.

Si bien el estudio hizo todo lo posible para intentar rastrear cómo los niveles de amiloide en el cerebro cambian con el tiempo en personas con y sin somnolencia diurna, aún no proporciona una respuesta definitiva sobre si las interrupciones del sueño contribuyen a la acumulación de amiloide o si surgen problemas de sueño. Pero los hallazgos refuerzan la importancia del buen sueño para mantener el cerebro saludable.

Los buenos hábitos de sueño son importantes para tener un cerebro sano, ya que puede prevenir el amiloide, que es una de las principales proteínas subyacentes de la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores ya están estudiando si la mejora de los hábitos de sueño de las personas podría tener un impacto en la acumulación de amiloide. Pero se dan cuenta de que estos estudios deben comenzar cuando las personas tienen entre 40 y 50 años, ya que la acumulación de amiloide comienza al menos una década, si no más, antes de que los síntomas cognitivos comiencen a ser obvios. Eso significa que si el sueño va a ser una forma de retrasar o incluso prevenir el Alzheimer, la gente tendrá que acostumbrarse a dormir bien por la noche tan pronto como sea posible.

Comparte este artículo!