Cuando hablamos del ser humano es importante entender que se trata de un todo integral formado por cuerpo y alma.

 

El término alma también ha sido nombrado por algunos como espíritu o por otros como mente. Pues bien, la clave del bienestar reside sencillamente, en encontrar el equilibrio entre ambas dimensiones para alcanzar la paz y gozar de una buena energía física y espiritual.

Para alcanzar la relajación es importante escuchar el silencio, es decir, saber desconectar del estrés y de la rutina laboral haciendo un punto de inflexión en la rutina diaria. Por otro lado, algunas prácticas como el yoga o el taichí pueden serte de gran utilidad. Pero también puedes utilizar otros métodos como la meditación que favorece la introspección. Además, para tener un buen equilibrio mental es esencial vivir en contacto con el pensamiento positivo, con la ilusión y la esperanza. Por tanto, apuesta por la amistad y el amor en tu día a día. La soledad puede generarte un gran sufrimiento, especialmente, cuando no es elegida.

 

En relación con el plano físico, es bueno hacer deporte. Sin embargo, hoy día se ha puesto de moda el hecho de ir al gimnasio y la verdad es que nada como disfrutar del contacto con la naturaleza, respirar aire puro, practicar natación, patinaje, andar en bicicleta o dar un paseo diario por la ciudad a buen ritmo. En caso de optar por dar un paseo puedes realizar este ejercicio en compañía de tus amistades.

 

Por otro lado, también es esencial respetar el descanso diario de ocho horas. Opta por una alimentación saludable basada en la dieta mediterránea. El principio de la salud empieza por cuidar de uno mismo.

Comparte este artículo!