Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

reflujo gastroesofagico

Reflujo gastroesofágico. Causas, síntomas, prevención, diágnostico y tratamiento.

El esófago es un tubo formado por músculos y revestido con una capa de mucosa sensible que se extiende desde la boca hasta el estómago. A medida que el ácido del estómago se filtra en el esófago, provoca acidez estomacal o ardor en el pecho, dolor o incomodidad. La filtración del ácido en el esófago también conduce a un sabor agrio o amargo en la parte posterior de la boca y en casos graves, dolor y dificultad para tragar. La mayoría de las personas tienen reflujo ácido del estómago en algún momento de sus vidas, ya sea como acidez estomacal o regurgitación ácida.

Causas de la acidez estomacal

El reflujo ácido o la acidez estomacal pueden ser causados ​​por múltiples factores. Normalmente, el esófago está protegido en su extremo inferior por una válvula llamada esfínter esofágico inferior que se abre para permitir que la comida se introduzca en el estómago. Y se cierra para evitar la fuga de ácido del estómago hacia el esófago. En personas con reflujo ácido, el músculo de este esfínter puede no funcionar correctamente.

Además, quienes son fumadores, alcohólicos, toman analgésicos como el ibuprofeno y consumen una dieta alta en grasas o picante, son obesos, tienen sobrepeso o están en mayor riesgo de padecer reflujo y acidez estomacal.

Además, la cafeína que contiene alimentos como chocolates, café y menta también debilita el esfínter esofágico. Algunas personas tienen ardor de estómago cuando se inclinan o se acuestan.

La frecuencia del reflujo ácido del estómago varía de una persona a otra. El riesgo aumenta con la edad y puede disminuir significativamente la calidad de vida y el bienestar general.

Riesgos asociados con acidez estomacal o reflujo

Si no se trata, el ácido del estómago puede irritar el revestimiento interno del esófago. Esto puede llevar a esofagitis. En casos más severos, esto puede provocar llagas abiertas o úlceras dentro del esófago. Esto se llama esofagitis erosiva. Con el tiempo, en casos raros, esto puede convertirse en cáncer (cáncer de esófago).

Tratamiento de la acidez estomacal

El tratamiento del reflujo ácido debe incluir un componente principal del cambio de estilo de vida. Una vez que esto falla, se intensifica la terapia para incluir antiácidos que ayudan a neutralizar los efectos del ácido estomacal. Los cambios de estilo de vida incluyen:

  • Dejar de fumar
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Perder peso
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Evitar los alimentos grasos y picantes, etc.

El diagnóstico de acidez estomacal o trastorno de reflujo gastroesofágico incluye lo siguiente.

Historial médico

Esto implica tomar una evaluación detallada de los antecedentes familiares. Historial de ingesta de ciertos medicamentos (como analgésicos) u otras afecciones que pueden aumentar el riesgo de reflujo como el tabaquismo y el alcoholismo es importante.

Se señalan los factores que agravan la afección, incluida la de acostarse, tomar alimentos picantes o grasos, etc. También se solicitan los factores que alivian la condición, como la ingesta de alimentos o agua.

Examen físico

El examen físico busca características como anemia, pérdida de peso y desnutrición debido a la dificultad para tragar. El reflujo también puede provocar complicaciones en los pulmones, como el absceso pulmonar, la neumonía y la fibrosis pulmonar intersticial.

Eliminar otras condiciones

La acidez estomacal también puede ser causada por ataques cardíacos, lesiones en las costillas, esofagitis por ingestión de sustancias corrosivas o medicamentos como AINE, úlcera péptica, infecciones en pacientes VIH positivos y otros pacientes inmunodeprimidos debido a herpes, candida, citomegalovirus, etc. Estos deben descartarse.

Endoscopia

La endoscopia es el siguiente paso. En este, un instrumento llamado endoscopio examina el interior del esófago. Este es un tubo largo, delgado y flexible con una cámara en su punta. La cámara envía imágenes del área examinada al monitor externo.

El endoscopio se inserta en la boca y pasa al esófago. El endoscopio revisa el interior del esófago en busca de posibles irritaciones e inflamaciones causadas por el ácido refluido.

Manometría

El reflujo ácido también se puede diagnosticar mediante manometría. Se sugiere una manometría si la endoscopia no encuentra ninguna evidencia de daño al esófago. Esta prueba evalúa la fuerza del esfínter esofágico inferior. Mide los niveles de presión dentro del músculo del esfínter.

Se pasa un pequeño tubo al esófago hasta llegar al esfínter. El tubo contiene una cantidad de sensores de presión que están conectados a un ordenador externo. El paciente recibe algo de comida y bebida para tragar y se registra la presión.

Monitoreo de pH

Se puede recomendar un monitoreo de pH de 24 horas. Cuanto menor es el nivel de pH dentro del esófago, mayor es el contenido de ácido.

Exámenes de sangre de rutina

Se recetan análisis de sangre de rutina. Esto ayuda a detectar la anemia causada por la desnutrición.

Prevención

La acidez estomacal y el reflujo ácido pueden prevenirse mediante varios cambios simples en el estilo de vida. Algunos de estos incluyen:

  • Dejar de fumar.
  • Comer en pocas cantidades y más frecuentemente.
  • Evitar ciertos alimentos. Algunos causan un aumento de las secreciones de ácido. Aquellos propensos al reflujo ácido necesitan evitar estos alimentos para prevenir los ataques de acidez estomacal. Éstas incluyen:-
  • Carnes grasas
  • Alimentos fritos y picantes
  • Cítricos y jugos con limones, naranjas, etc.
  • Tomates, salsas, productos alimenticios a base de tomate.
  • Chocolates y cafeína que contienen alimentos como el café.
  • Menta
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Bebidas carbonatadas: estas son malas para el reflujo, tanto por los gases producidos, como por los altos contenidos de cafeína.
  • Chiles y pimientos.
  • Ajo y cebolla.

Alimentación saludable

Las comidas deben ser saludables con abundancia de frutas frescas, vegetales, agua y pescado fresco. La obesidad aumenta la presión dentro del abdomen. Esto puede empujar el contenido del estómago hacia el esófago. Al menos un 10% de pérdida de peso puede ayudar a reducir los síntomas de acidez estomacal. Todas las personas con acidez estomacal deben tratar de mantener un peso corporal normal.

Evita acostarte después de las comidas. Acostarse inmediatamente después de comer aumenta el riesgo de reflujo.

Al acostarse, es recomendable elevar la cabeza unos centímetros por encima del resto del cuerpo.

Evitar la ropa ajustada

Debe evitarse la ropa demasiado ajustada, los corsés y los cinturones, especialmente después de comer. La ropa que se ajusta apretadamente alrededor del abdomen aprieta el estómago y presiona contra el esfínter esofágico inferior.

Relajación y meditación

El estrés es uno de los factores importantes que conducen al reflujo y la acidez estomacal. La relajación y la meditación ayudan a prevenirlo. La relajación debe incluir dormir unas 7-8 horas diarias.