acromegalia

¿Qué es Acromegalia? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Qué otros trastornos puede ocasionar? Diagnóstico y Tratamiento

La acromegalia es un trastorno endocrino donde hay un desequilibrio hormonal en el cuerpo. La condición es causada por demasiada hormona de crecimiento (GH).

La hormona del crecimiento normalmente es producida por la glándula pituitaria. Esta es una pequeña glándula del tamaño de un guisante que se encuentra dentro del cerebro. En la acromegalia, la hipófisis produce cantidades excesivas de GH. El exceso de producción puede deberse a un tumor benigno o no canceroso en la hipófisis. Estos tumores se llaman adenomas.

Síntomas de la acromegalia

Sin tratamiento, la acromegalia puede causar complicaciones graves e incluso la muerte. La acromegalia es tratable en la mayoría de los pacientes. Tiene un inicio lento y gradual y a menudo no se nota en sus fases iniciales.

Algunos de los síntomas de la acromegalia incluyen:

  • Crecimientos de las manos y los pies.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Debido al exceso de crecimiento de las manos, los nervios de la muñeca se pueden comprimir y producir una afección dolorosa llamada síndrome del túnel carpiano. Incluso sin padecer este síndrome, puede haber una sensación de hormigueo en las manos y los pies debido al pinzamiento de los nervios.
  • Piel gruesa, áspera y grasa. También hay sudoración excesiva, olor corporal y presencia de marcas en la piel.
  • Aumento de labios y nariz. Puede haber una frente prominente y una lengua y mandíbula agrandadas. Los dientes también se espacian ampliamente. Esto altera la apariencia significativamente. Hay una protuberancia de la mandíbula inferior y esto se llama prognatismo.
  • La voz se vuelve más gruesa y profunda. Debido al agrandamiento de la lengua, de estructuras dentro del cuello y de la parte posterior de la garganta puede haber apnea del sueño u obstrucción de las vías respiratorias durante el sueño. Esto también provoca debilidad en el día, fatiga y cansancio debido a la falta de descanso.
  • Debido al crecimiento alterado de los huesos faciales, puede haber presencia de dolores de cabeza y problemas de visión. Los dolores de cabeza también pueden indicar que el crecimiento del tumor de la glándula pituitaria está presionando los tejidos y nervios cercanos.
  • Hay presencia de disfunción sexual con pérdida de deseo sexual o libido e impotencia en los hombres y períodos anormales en las mujeres.
  • La artritis se puede ver comúnmente.
  • Los órganos del cuerpo como el corazón, el hígado, la próstata, los riñones y las glándulas tiroides pueden aumentar de tamaño.
  • Con frecuencia se observan enfermedades del corazón que incluyen presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, anomalías del ritmo cardíaco y cardiomiopatías.
  • Aumento de la hormona prolactina, puede provocar galactorrea (secreción de la mama) y amenorrea (ausencia de menstruación) en las mujeres.

Acromegalia y otros trastornos

La acromegalia puede conducir a otros trastornos, que incluyen:

  • Diabetes tipo 2.
  • Presión sanguínea alta.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Pólipos de colon que pueden convertirse en cáncer de colon a medida que avanzan
  • Artritis
  • Las mujeres embarazadas con acromegalia tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional e hipertensión inducida por el embarazo o presión arterial alta. Esto puede aumentar el riesgo de parto prematuro o de nacimiento muerto.
  • Debido al crecimiento excesivo de las estructuras de la parte posterior de la garganta y la lengua, puede haber desarrollo de apnea obstructiva del sueño y esto lleva a la interrupción del sueño.
  • Existe un alto riesgo de desarrollo de pólipos en el colon. Estos pólipos, si no se detectan temprano y se extirpan, pueden continuar formando adenocarcinoma de colon o cáncer de intestino. Por lo tanto, las personas con acromegalia requieren una detección precoz y regular del cáncer de intestino.
  • Un tumor pituitario puede causar un aumento en la secreción de la hormona prolactina por la glándula pituitaria. Puede haber deficiencias adicionales de cortisol, producción de hormona tiroidea y esteroides sexuales debido a los defectos en la producción de hormonas pituitarias.
  • A medida que el tumor de la hipófisis crece, puede presionar sobre el quiasma óptico. Este quiasma óptico es un punto de unión donde convergen los nervios ópticos de ambos ojos. A medida que se presiona el quiasma, puede haber un deterioro severo de la visión. La pérdida de la visión generalmente afecta los campos visuales externos y se llama hemianopsia bitemporal.
  • El dolor de cabeza intenso se puede ver como una complicación de la acromegalia.
  • Como una complicación de la cirugía o radioterapia, los pacientes con acromegalia pueden desarrollar hipopituitarismo. Esto conduce a una disminución severa de las hormonas secretadas por la hipófisis. Existe el riesgo de desarrollar insuficiencia renal.

Gigantismo y acromegalia

Si el trastorno ocurre en la infancia, conduce a gigantismo en lugar de acromegalia. En los niños, el exceso de hormona de crecimiento conduce a una prolongación excesiva de los huesos largos (en las piernas) y esto lleva a una ganancia de altura excesiva.

Los huesos largos en respuesta a la hormona de crecimiento especialmente crecen en las placas de crecimiento, áreas cerca de cada extremo del hueso. Una vez que el niño alcanza la pubertad, las placas de crecimiento se fusionan y, por lo tanto, después de alcanzar la pubertad, el exceso de hormona del crecimiento no conduce a gigantismo ni a un aumento de altura excesivo.

Aquellos con acromegalia generalmente no tienen crecimiento de sus extremidades. Sin embargo, los huesos de las manos, los pies y la cara pueden crecer. La forma de la cara se puede ver alterada. La mandíbula se vuelve más grande, con espacios que aparecen entre los dientes, y las cejas se vuelven más prominentes. La piel se vuelve áspera y grasa y también se produce un crecimiento excesivo de la lengua.

¿Quién puede verse afectado?

La acromegalia se diagnostica con mayor frecuencia en adultos de mediana edad entre los 40 y 45 años. Aunque los síntomas de la afección pueden aparecer a cualquier edad.

Diagnóstico

La acromegalia tiene un curso lento y los síntomas a menudo tardan meses o incluso años en desarrollarse. Si hay una sospecha, se prescriben pruebas de diagnóstico. Las pruebas se resumen de la siguiente manera.

Análisis de sangre: Se prescriben análisis de sangre para detectar los niveles de hormona del crecimiento en el cuerpo. En personas con Acromegalia, los niveles de hormona de crecimiento son elevados.

Para el diagnóstico, una sola medición de un nivel elevado de hormona de crecimiento en la sangre no es suficiente. Esto es porque normalmente esta hormona es secretada por la hipófisis en impulsos o chorros y tiene varios picos y ondas que pueden cambiar la concentración en la sangre de minuto a otro.

Los profesionales de la salud a menudo usan la prueba de tolerancia oral a la glucosa para diagnosticar la acromegalia. En una persona normal, beber de 75 a 100 gramos de solución de glucosa reduce los niveles de hormona de crecimiento en sangre a menos de 1 nanogramo por mililitro (ng/ml). En aquellos con Acromegalia y sobreproducción de hormona de crecimiento, esta supresión no ocurre. Por lo tanto, la prueba de tolerancia oral a la glucosa es un método confiable para confirmar un diagnóstico de Acromegalia.

Las pruebas también se prescriben para medir los niveles en sangre del factor de crecimiento 1 similar a la insulina (IGF-1). Este nivel aumenta a medida que aumentan los niveles de la hormona del crecimiento. Debido a que los niveles de IGF-I son mucho más estables que la hormona del crecimiento a lo largo del día, la detección de Acromegalia con niveles de IGF-1 es un método más confiable.

Los niveles elevados de IGF-I casi siempre indican acromegalia. Sin embargo, debe recordarse que el embarazo causa un aumento fisiológico de IGF-1 y con la edad los niveles de IGF-1 disminuyen. Los niveles pueden ser bajos en personas con diabetes mal controlada o enfermedad hepática o renal.

La proteína 3 de unión a IGF (IGFBP-3) es una proteína que se une al IGF circulante en el cuerpo. Cuando se elevan los niveles de IGF-1, estos niveles de proteína también aumentan. Esto se puede usar en el diagnóstico de Acromegalia. Se puede estimar la concentración de la hormona liberadora de la hormona de crecimiento (GHRH).

Con la participación de la glándula pituitaria, otras hormonas pueden verse afectadas. La evaluación de estas hormonas, incluidas la prolactina, la glándula suprarrenal, la tiroides y las hormonas gonadales, puede ayudar a detectar anomalías.

Además, la glucosa en sangre, el fosfato sérico y los triglicéridos séricos también pueden aumentar. El examen de orina puede revelar niveles elevados de calcio en la orina.

Después de que los niveles en sangre indiquen Acromegalia, se prescriben estudios de imágenes. Una exploración de imágenes de resonancia magnética del cerebro y la glándula pituitaria la primera opción de diagnóstico. Esto ayuda a detectar la ubicación y el tamaño del tumor.

La resonancia magnética es la técnica de imagen más sensible, pero se puede usar una tomografía computarizada (TC) alternativa.

En pacientes que tienen tumores no hipofisarios en otros lugares que secretan hormona de crecimiento u hormona liberadora de la hormona del crecimiento (GHRH), se puede indicar una tomografía computarizada o una resonancia magnética de cuerpo entero.

En algunos pacientes se prescribe una gammagrafía corporal total para la detección de estos tumores no hipofisarios.

Pruebas de campo visual: se llevan a cabo para ver la extensión del daño al quiasma óptico y los nervios ópticos.

Electrocardiograma y ecocardiograma: Los pacientes se someten a exámenes de detección de enfermedad cardíaca con Electrocardiograma y ecocardiograma. Dado que existe un alto riesgo de cáncer de colon y pólipos de colon entre los pacientes con Acromegalia, está indicada una evaluación de los mismos.

Tratamiento

El tratamiento de la acromegalia tiene como objetivo reducir el exceso de hormona de crecimiento, aliviar la presión que el tumor está ejerciendo sobre las estructuras circundantes y así mejorar los síntomas de la enfermedad. Si no se trata, la condición puede empeorar y eventualmente conducir a síntomas severos y la muerte.

El tratamiento se puede lograr de dos maneras: cirugía o medicamentos.

Comparte este artículo!