acanthamoeba 

Acanthamoeba es un género de Amoebozoa, uno de los protistas más comunes del suelo y también frecuentes en agua dulce y otros hábitats. Además, es parte de una familia más amplia de amebas de vida libre que pueden sobrevivir de forma autónoma en el medio ambiente, pero también pueden parasitar en humanos, y dar lugar a infecciones graves.

Descubierto en 1930 como un contaminante del cultivo de levadura, se ha vuelto cada vez más conocido en las últimas décadas debido a su potencial para causar enfermedades en usuarios de lentes de contacto y personas un sistema inmunológico defectuoso, pero también debido a su capacidad de actuar como reservorio de varios patógenos como virus, bacterias y hongos.

Tres tipos principales de síndromes clínicos raros pueden ser causados por la encefalitis amibiana granulomatosa por Acanthamoeba, que afecta el cerebro y la médula espinal, la queratitis por Acanthamoeba, que afecta al ojo y la infección diseminada que a menudo se manifiesta con diversas lesiones cutáneas.

Encefalitis amebiana granulomatosa

Inicialmente, el término "encefalitis amebiana granulomatosa" se acuñó principalmente para describir la infección cerebral causada por especies de Acanthamoeba. Sin embargo, se ha demostrado que otras amebas de vida libre (específicamente Balamuthia mandrillaris y Sappinia diploidea) pueden dar como resultado una presentación clínica análoga.

La Acanthamoeba afecta con mayor frecuencia las estructuras posteriores del cerebro en individuos con enfermedades subyacentes como diabetes, insuficiencia renal, lupus eritematoso sistémico y virus de la inmunodeficiencia humana. Otros factores pueden ser el trasplante de órganos, el abuso de drogas, la quimioterapia o la radioterapia, así como el alcoholismo.

El diagnóstico clínico temprano de esta afección a menudo es complicado ya que los síntomas se asemejan a un accidente cerebrovascular isquémico o algún otro tipo de encefalitis infecciosa. En esta etapa, la enfermedad generalmente se manifiesta con confusión, dolor de cabeza, fiebre, rigidez en el cuello, letargo y déficits neurológicos focales. A medida que la infección empeora, predominan los signos de presión intracraneal elevada, lo que inevitablemente conduce al coma y la muerte.

Queratitis por Acanthamoeba

La queratitis por Acanthamoeba representa un proceso multifactorial generalmente asociado con el uso de lentes de contacto. También se puede encontrar en usuarios de lentes sin contacto, especialmente aquellos con bajos niveles de anticuerpos IgA en su película lagrimal o cambios en la superficie de la córnea.

El proceso comienza con la desintegración de la barrera epitelial y la invasión estromal por Acanthamoeba, que induce una respuesta inflamatoria vigorosa y posterior necrosis estromal con posible cegamiento. También existe la posibilidad de una sobreinfección bacteriana que complica aún más el diagnóstico oportuno.

Los síntomas generalmente se restringen a un ojo e incluyen dolor, hinchazón, enrojecimiento, lagrimeo, fotofobia (sensibilidad a la luz), blefaroespasmo (contracción anormal del párpado), así como visión borrosa en los casos en que la lesión corneal involucra el eje visual.
Infección diseminada y lesiones en la piel.

Si la Acanthamoeba atraviesa la piel a través de una herida o las fosas nasales, puede viajar a través del torrente sanguíneo, diseminarse a otros sistemas de órganos y provocar una infección diseminada. El curso clínico en tales casos puede ser fulminante llegando a causar la muerte.

La infección con Acanthamoeba también puede manifestarse con diversas lesiones cutáneas que generalmente comienzan como nódulos papulares firmes, y posteriormente se convierten en ulceraciones induradas. Todavía no está completamente claro si tales manifestaciones de la piel surgen como un foco primario de infección o como resultado de la diseminación hematógena desde otros sitios.

Si se examinan histológicamente, las lesiones cutáneas antes mencionadas a menudo se caracterizan por una necrosis focal rodeada de células inflamatorias, vasculitis y amebas. Aún así, incluso entonces, la condición puede confundirse con otras infecciones causadas por virus, hongos o micobacterias, especialmente si el organismo no se visualiza en la muestra de biopsia individual.

Comparte este artículo!